Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24 4 2005 Nacional 23 EMHAMED KHADDAD Coordinador del Frente Polisario con la Minurso España da las nueces a Marruecos y a los saharauis las cáscaras TEXTO: LUIS AYLLÓN FOTO: JULIÁN DE DOMINGO -El responsable de Exteriores del Frente Polisario, Mohamed Salem Uld Salek, se reunió hace poco con el ministro español Miguel Ángel Moratinos, después de que hayan expresado en diversas ocasiones su malestar por la política del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en relación con el Sahara Occidental. ¿Siguen molestos por ello? -Es evidente un cambio en la postura ha seguido España en los últimos 19 años. Modificar su voto sobre el Sahara en la Cuarta Comisión de descolonización de las Naciones Unidas o avalar, directa o indirectamente, intereses económicos en el territorio es una manera de dar ánimos a Marruecos, precisamente en un momento en que Rabat está cerrando todas las puertas de paz, incluso a las últimas propuestas de Baker. Eso, en vez de trabajar por la paz, es contribuir a una situación explosiva en la región. ¿Quiere decir que España se ha puesto en manos de Marruecos? -Públicamente, el Gobierno ha declarado que va a favorecer una solución del conflicto en el marco internacional, pero salvo algunas iniciativas, que valoramos, sobre todo la ayuda humanitaria y los contactos políticos a alto nivel, lo cierto es que se muestra a favor de Marruecos. Y ello a pesar de que Marruecos rechaza la legalidad internacional y la aplicación de todos los planes adoptados por la ONU desde 1991 hasta el último plan Baker. Y rechaza incluso toda consulta popular en el territorio. No vemos nada que contribuya a favorecer un referéndum en el Sahara. Imponernos algo guisado detrás de las cortinas, sin nuestro consentimiento, no lo podemos tragar. No lo hemos tragado en 29 años y Marruecos ha fracasado en su intención de dominar a la población saharaui. Hay que trabajar por una solución demo- crática, porque sólo la democracia puede estabilizar el Magreb y el entorno de España en su ribera sur. Lo que no es aceptable es que España nos dé las cáscaras a nosotros y para Marruecos sean las nueces. ¿Cuál debería ser entonces la posición del Gobierno español? -La neutralidad efectiva, que es apoyar la legalidad internacional sin doble rasero. La misma para Irak que para el Sahara Occidental o Timor. Que se dé la palabra al pueblo saharaui. Esa es la política conforme con la opinión pública española y que va en interés de la región, no lisonjear a Marruecos y mantener el estatu quo en la zona. -Lo cierto es que el Plan Baker parece haber quedado arrinconado y que las cosas están paralizadas... -Porque hay intereses de grandes potencias, sobre todo de Francia, que, como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, está obstaculizando todo progreso hacia la paz en el Sahara y está amparado la posición marroquí. ¿Y cree usted que España se ha colocado al lado de Francia? -Hay una inclinación de la posición española incluso a nivel europeo. Antes mantenía una posición moderada, que permitía, al menos, matizar la posición contundente de Francia en favor de Marruecos. Hoy eso ya no existe y lo que que predomina a nivel europeo es la actitud francesa. Apostar por un Sahara marroquí es una via equivocada que desestabiliza la región. -Entonces, ¿qué piden al Gobierno español? -Queremos más protagonismo por parte de España, que juegue el papel que Portugal ha jugado en Timor. En los años ochenta nadie podía apostar por que Timor fuera un día independiente. Y ahora lo es y asume su papel en el entorno regional y en el conjunto de las naciones. Nosotros también queremos jugar ese papel. Eso será bueno para España y para la estabilidad en el Magreb y no será negativo ni para Francia ni para ningún otro país.