Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión DOMINGO 24 4 2005 ABC Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA PRESIDENTE DE HONOR: DIRECTOR: Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil IGNACIO CAMACHO ETA PREPARA LA NEGOCIACIÓN AS reflexiones que el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, vierte en la entrevista que hoy publica ABC, ofrecen margen para diversas interpretaciones, aunque ninguna de ellas sería acertada si se redujera a segundo plano la continuidad de ETA como cepo para la libertad de decenas de miles de vascos. El robo de 4.000 kilos de sustancias para fabricar explosivos en Francia apunta directamente a la autoría de la banda (lugar, procedimiento y material usual en sus últimos atentados) y supone un recordatorio para los optimistas que dan por inaugurado el camino a la paz negociada Con esos explosivos, ETA puede matar, y más aún si alguien está a la espera de negociar con ella. Si se confirma la autoría del robo, como parece previsible tras las primeras pesquisas policiales, la banda habrá hecho su primer comunicado tras el 17- A, mostrando sus cartas ante una hipotética negociación. En el plano político, es posible que la insistencia con la que Imaz sugiere un pacto de autogobierno a los socialistas vascos y a la izquierda abertzale implique el desistimiento del plan Ibarretxe y la neutralización política del lendakari. Los resultados electorales han castigado la soberbia del PNV en el planteamiento de su propuesta soberanista. Sin embargo, también en 2001 Ibarretxe, con Imaz de portavoz de Ajuria Enea, llamaba a los partidos e instituciones del País Vasco a sumarse al proyecto político de libre asociación. El crédito que reclama Imaz para su oferta está cuestionado por el hecho de que, en cierto modo, es la misma de hace cuatro años; eso sí, con cuatro escaños menos, pero ETA con dos más. En todo caso, Imaz sigue cultivando aquello que más ha beneficiado su buena imagen: la moderación del lenguaje y la suavidad de las formas. Pero no basta. El PNV es un partido que ha hecho de la deslealtad su método político, a partir de una lamentable pérdida de escrúpulos, sin la cual no se explica que en 1996 pactara con el PP la investidura de Aznar y en 1998 acordara con ETA la segregación de los no nacionalistas y el impulso de un proceso soberanista. Esta es una lección definitiva de que el L discurso del PNV carece por anticipado de cualquier margen de confianza. El principal destinatario formal de esta oferta nacionalista de diálogo es el PSE. Otra cosa es que el PNV plantee condiciones inadmisibles y le dejen expedita la formación del gran frente abertzale con los comunistas de las Tierras Vascas. El PNV siempre ha sabido endosar culpas a los demás para no pagar precio por sus fracasos. Por eso es importante que el PSE sea consciente de que cualquier acuerdo con el PNV no debe acabar siendo la enésima trampa con la que el nacionalismo salva el pellejo político. Esta vez la exigencia al nacionalismo debería alcanza cotas inéditas de lealtad constitucional y revisión interna de personas y programas. El PSE tiene toda la legitimidad para hablar con el PNV, pero siempre que se den unas condiciones determinadas, porque el problema vasco es un problema español, que nunca alcanzará una solución legítima y duradera sin el PP. No se trata de un escrutinio de votos, sino de un consenso constitucional de gran calado para vencer al terrorismo y suturar la fractura entre vascos. La actitud del PSE ante el nuevo escenario puede contribuir a iniciar este camino, si aprovecha la ocasión para evaluar al nacionalismo por su trayectoria, o a agravar el problema, si opta por una política blanda compuesta sólo de análisis tácticos y rentista de la exclusión del PP. Debería haber un límite infranqueable: el acuerdo con la izquierda proetarra. De ahí que sea pertinente recordar un reciente editorial de Gara órgano de expresión etarra, alabando por primera vez a Zapatero por romper el pacto antiterrorista. Hay datos que están conformando la sensación de que todo lo sucedido con el PCTV responde a un plan para blanquear a la izquierda proetarra y sentarla a la mesa de negociaciones. Peligroso escenario ante el que ETA pudo haber puesto ayer en Francia su primera cláusula en un proceso que el Gobierno habrá de gestionar con suma responsabilidad, pues debe saber que no sólo será responsable de sus errores sino de los que afecten a toda la nación. FERLOSIO EN ALCALÁ U JAPÓN SE INCLINA APÓN es uno de los países más importantes del mundo al menos desde hace siglo y medio, y sin embargo, su primer ministro, Junichiro Koizumi, ha tenido que agachar la cabeza e inclinarse en un público gesto ante China. Como respuesta, la actitud del presidente chino, Hu Jintao, no ha sido la de un caritativo samaritano, sino la de un preceptor estricto que acepta las disculpas por la discutida interpretación del pasado, pero exige que Japón se comprometa a partir de ahora con hechos a no hacer nunca más nada que pueda herir los sentimientos del pueblo chino léase en cualquier decisión política sobre Taiwan. De esta forma tan atroz- -diplomáticamente hablando- -hemos asistido al comienzo de una nueva era en los equilibrios geoestratégicos J mundiales, con la emergencia de una nueva superpotencia a la que todo el mundo conocía desde hace miles de años, pero que nunca se había manifestado como hasta ahora. Si ha podido forzar de esta manera a un país del peso de Japón, es inevitable deducir que quedan pocas naciones en el mundo capaces de resistir un envite similar. Pero el problema no es tanto el potencial económico o militar que pudiese representar el coloso asiático. Lo malo es que China no es un país democrático y su acción exterior carece de ideología o de principios. Aquella frase de Deng Xiaoping sobre la irrelevancia del color del gato mientras sea bueno cazando ratones, adquiere ahora un nuevo e inquietante significado, sobre todo cuando se ve quién es el gato y quiénes pueden llegar a ser los ratones. N año más, y va más de un cuarto de siglo, la ceremonia de entrega del Premio Cervantes en el noble escenario de la Universidad de Alcalá de Henares, bajo la presidencia de Sus Majestades los Reyes, constituye el ángulo cenital de una literatura, la que se expresa en español, en un ámbito que no hace sino agrandar su cartografía y ensanchar la proyección de una lengua sin fronteras. Es la patria de Cervantes, en este año en que se conmemora el IV Centenario de El Quijote, la obra que inventó la novela moderna en Occidente y traspasó las cordilleras de Oriente. Una novela escrita en la lengua que descubrió al mundo, lo que con acierto, el también premio Cervantes, el mexicano Carlos Fuentes, definió como el territorio de La Mancha esa geografía amplia y generosa que hoy recoge el pulso y la creación literaria de más de cuatrocientos millones de hablantes. La misma semana que los Príncipes de Asturias inauguraban en Estocolmo, acompañados por nuestro mayor cervantista, Francisco Ayala, la nueva sede del Instituto Cervantes (estrátegicamente relevante, porque podría alentar desde allí las candidaturas al Nobel de escritores en español) esta misma semana, decimos, se cumplía una gozosa tradición para la literatura en español: la entrega del Cervantes. Nada es casual. La expansión del español, la confluencia del reconocimiento a una obra ejemplar y el hecho mismo de tal ceremonia. Este año el premio ha sido para el narrador y ensayista Rafael Sánchez Ferlosio, colaborador habitual de ABC y capítulo esencial de la reciente historia literaria. Historia viva, presente, audaz, rotunda y ejemplarmente contada. Ferlosio representa un pensamiento libérrimo, nada convencional, pulcro e inteligente que va a contracorriente de las tendencias y los usos acomodados de la literatura española actual. De ahí, el valor de tal reconocimiento. No son tiempos éstos para escritores de la estela y el fuste marcados por Rafael Sánchez Ferlosio. Una prosa límpida y compleja a la vez, una lengua literaria que recela del discurso chato y uniforme, una búsqueda y una curiosidad sin límites ni doctrinas. Como ayer resaltó Don Juan Carlos en el paraninfo de la Universidad alcalaína, el autor de la inconmensurable El Jarama ha ido forjando con los años una escritura de pureza y perfección clásicas, en la que nos ha entregado un mensaje comprometido con la literatura y con la realidad. A la manera de Cervantes, algunas de sus aportaciones más valiosas como escritor han sido la innovación constante y la minuciosa creación de realidades Atinado galardón para un creador imprescindible.