Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad SÁBADO 23 4 2005 ABC Salud Sanidad propondrá a la industria farmacéutica modificar todos los prospectos de los medicamentos Un informe revela, tras analizar los 25 más vendidos, que son ininteligibles para el consumidor medio a la redacción de los prospectos en la reforma que prepara de la Ley del Medicamento, y las pactará con los laboratorios GONZALO ZANZA MADRID. El Ministerio de Sanidad última una iniciativa para modificar, en colaboración con la industria farmacéutica, la redacción y presentación de los prospectos de todos los medicamentos de venta en España, cifrados en unos once mil. Sanidad tomará esta medida tras constatar que los contenidos no son legibles para la mayoría de los consumidores. Esta es una de las propuestas de la dirección general de Farmacia para lograr un mayor uso racional del medicamento. Desde el Ministerio se considera que el paciente no dispone de la información que realmente requiere. Por eso, en los planteamientos que trasladará a la industria, pedirá que no se emplee un lenguaje técnico al ser consciente que puede afectar a la eficacia de los tratamientos e inducir a la automedicación. Las modificaciones de la actual normativa, que emana de la trasposición en 2004 de una directiva europea y de otras normas dispersas, se incluirán en la reforma de la Ley del Medicamento que el Gobierno quiere concluir antes del verano. Posteriormente, una vez aprobadas una serie de disposiciones generales, éstas se desarrollarán a través de otra norma. b Incluirá disposiciones relativas 19 fármacos puntuados con 0 Un documento de trabajo al que ha tenido acceso ABC analizó la legibilidad de los 25 medicamentos más vendidos en España: suspendieron todos. En una escala donde el 10 significa que la información puede ser entendida por el consumidor sólo se alcanzó una media de 1,2. Pero de los 25, un total de 19 fueron valorados con 0. El estudio, elaborado por técnicos del Ministerio y de la Escuela Andaluza de Salud Pública, analizó las expectativas de pacientes, asociaciones de usuarios y profesionales sanitarios sobre la información contenida en los prospectos, alcanzando una conclusión: Bajísima legibilidad lingüística, frases y palabras largas, lenguaje muy técnico y distante de las necesidades reales de sus destinatarios El mismo grupo de trabajo que ha redactado este primer documento ha am- pliado su análisis a otros 75 medicamentos más, siguiendo el criterio de los más vendidos. De momento ha sugerido varias propuestas de mejora En el terreno de la información piden que se elaboren los prospectos diferenciando la información para profesionales y pacientes que adjunten explicaciones de la enfermedad y de los resultados del tratamiento; mayor claridad e información en la posología; y, que se indiquen con porcentajes la incidencia de los efectos secundarios, cuestión que centra la atención de los pacientes cuando los leen. En el campo del lenguaje requieren la sustitución del lenguaje técnico por uno más coloquial, expresiones más sencillas e información entre paréntesis así como dar a la información un tono divulgativo, no alarmista El cuerpo de la letra será modificado. De momento quieren un tamaño legible presentado de forma más amena con colores y dibujos. Los especialistas que han redactado el documento de trabajo demandan una página web que informe ampliamente de la medicación para usuarios no sanitarios, así como un teléfono de consulta. La revisión de los contenidos tendrá que ser realizada, en su opinión, por agentes externos al fabricante por lo que solicitan mayor implicación de la Administración y de las instituciones científicas. Portavoces del Ministerio de Sanidad señalaron que la industria farmacéutica no está incumpliendo la normativa, pero la redacción es confusa y, por lo tanto, mejorable. Todas las medidas se tomarán con el acuerdo de los laboratorios Hay personas que cuando lo leen se alarman La Asociación para el Autocuidado de la Salud (Anefp) lleva casi dos décadas demandando modificaciones en los prospectos y ha constituido otro grupo de trabajo con el Ministerio de Sanidad. De momento ya ha logrado cambiar los correspondientes a 42 principios activos que se venden libremente. Ahora queda lo más difícil, redactar en lenguaje legible y no técnico los que requieren receta. El presidente de Anefp, Rafael García Gutiérrez, tiene claro que hay personas que cuando leen el prospecto se alarman. Unos llaman al médico o al farmacéutico para aclararse, otros abandonan el tratamiento Rafael García opina que los prospectos son ilegibles para el consumidor: Están pensados con demasiadas palabras técnicas, como si los fuesen a leer los médicos a los que, sin embargo, no les interesan Sobre los contenidos que recogen para explicar los efectos secundarios, el presidente de Anefp cree que son tan extensos y prolijos que los ciudadanos no los entienden Como ejemplo pone los fármacos que tienen efectos nocivos en combinación con los denominados IMAO, sin especificar que son antidepresivos inhibidores de monoaminooxidasa. ¿Si no explican qué son los IMAO, cómo lo va a entender el enfermo? concluye. Pedirá a los laboratorios que no utilicen un lenguaje técnico porque puede afectar a la eficacia del tratamiento