Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23 4 2005 Sociedad 51 BENEDICTO XVI, NUEVO PAPA EL ACONTECIMIENTO MEDIÁTICO Desde hace un mes, más de 6.000 periodistas han hecho de Roma una auténtica redacción volante y centro de una actualidad marcada por la muerte de Juan Pablo II Doce mil ojos vigilan la Ciudad Eterna TEXTO: J. BASTANTE FOTO: IGNACIO GIL ROMA. Ya no recuerdo cómo es mi casa Paco trabaja en una emisora de radio y se encuentra en Roma desde mediados de marzo, cuando Juan Pablo II salió por última vez del Policlínico Gemelli. Especialista en información religiosa, considera que lo vivido en el último mes es algo histórico, y un desafío para cualquier periodista Pero 30 días durmiendo a deshoras, comiendo poco y mal, entrando a cualquier hora del día y de la noche en directo han hecho mella en su carácter. Los días posteriores a la elección de Benedicto XVI, y en espera de la misa de entronización de mañana han sido algo más tranquilos para los más de 6.000 periodistas, fotógrafos y cámaras procedentes de un centenar de países- -acreditados ante la Santa Sede, pero el cansancio acumulado se ha dejado notar. Entretanto, las jornadas han servido para recopilar multitud de anécdotas, como la retención de una periodista mexicana confundida con una agitadora cuando el nuevo Papa salió por primera vez del Vaticano; una periodista nicaragüense que perseguía literalmente a compañeros españoles para recabar información; comentaristas de la prensa británica y alemana que, tres semanas después, únicamente conocían de Roma la sala de prensa, único lugar de la Ciudad Eterna donde los horarios se cumplían a rajatabla: la misma tarde de la elección papal, la Stampa no dudó en echar el cierre a... ¡las nueve de la noche! dejando huérfanos a casi todos los corresponsales en Iberoamérica. Turistas en los accesos a la plaza de San Pedro del Vaticano Durante semanas, la franja que marca el límite entre Italia y el Vaticano ha sido tomada por cientos de cámaras decenas de improvisados sets desde donde televisiones de todo el mundo conectan a diario con el Vaticano. La CNN tenía alquilado a un precio absolutamente desorbitado el balcón con mejores vistas a la plaza mayor de la Cristiandad. Aunque en los actos oficiales los servicios de seguridad funcionaron a Balcones con las mejores vistas Durante varias semanas, la mítica franja que marca el límite entre Italia y el Vaticano ha sido literalmente tomada por centenares de cámaras, que todos los días dirigen sus objetivos hacia la basílica de San Pedro. Frente a ella, la perfección, no faltaron algunos compañeros que se colaron en los lugares más insospechados. Un periodista de la CNN contaba días después, como la cosa más normal del mundo, como un despiste le llevó a la sala donde los cardenales se vestían para iniciar la misa pro eligendo Pontífice Un poco más, y se cuela dentro del Cónclave. Después de un duro mes de trabajo, Benedicto XVI recibirá esta mañana al grueso de periodistas acreditados ante la Santa Sede. Será un encuentro breve, en el que el Santo Padre agradecerá a los medios de comunicación el trabajo realizado en estas semanas.