Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23 4 2005 29 Madrid El Ayuntamiento proyecta instalar videocámaras en la Plaza Mayor para frenar la inseguridad El Ministerio de Fomento paraliza de forma indefinida la operación Chamartín Un taxista jubilado quema viva a su vecina y dispara a una niña de 14 años tras una discusión Ocurrió frente a la casa del presunto agresor, en San Lorenzo de El Escorial, donde fue detenido b Los vecinos alertaron de que una persona estaba envuelta en llamas en plena calle. La menor ingresó grave en el Doce de Octubre, aunque no se teme por su vida C. HIDALGO M. J. ÁLVAREZ MADRID. Salvaje crimen el que azotó ayer por la tarde a la tranquila localidad de San Lorenzo de El Escorial. Un taxista jubilado de 66 años quemó viva a su vecina más próxima e hirió gravemente de bala a la hija de ésta, una niña de tan sólo 14 años. Van, por lo tanto, 15 personas asesinadas en la región en lo que va de año. A las 17.51 horas, la Oficina del 112 recibía la llamada de un vecino que afirmaba, visiblemente nervioso, que junto a su chalé, en el barrio de Las Casillas, se había oído una explosión y había una persona envuelta en llamas. Se recibieron otras dos llamadas por el mismo hecho. Inmediatamente, se personaron dos dotaciones de los Bomberos de la Comunidad, que sofocaron las quemaduras de la que, momentos después se supo, era Marlene de Block, también vecina del municipio. El cuerpo se encontraba justo a las puertas de la entrada al número 12 de la calle del Pozo de las Nieves. Se trataba del chalé donde vivía desde su jubilación el presunto autor del asesinato, F. R. A. indicaron fuentes de la Benemérita, quien, según las primeras investigaciones, había entablado una discusión con su vecina que derivó en tan tremenda tragedia. Al parecer, el hombre tomó su escopeta de caza y descerrajó un disparo sobre la mujer, de mediana edad y nacida en Holanda. La víctima intentó huir, pero el agresor, quizá llevado por la locura, presuntamente vació un bidón de gasolina sobre Marlene y la prendió fuego. La autopsia tendrá la última palabra sobre si, previamente, fue tiroteada. La hija de la mujer, Jossie, de tan só- lo 14 años, recibió, asimismo, un impacto de bala en su antebrazo izquierdo, que le provocó un importante desgarro. Pese a que de su cuerpo brotaba gran cantidad de sangre, pidió auxilio a los vecinos, y cayó en el mismo jardín de su casa. Fue trasladada en una UVI del Summa hasta la explanada que hay junto al Monasterio de El Escorial, donde fue subida a un helicóptero que la evacuó al Hospital Doce de Octubre. No se teme por su vida. En medio de tal orgía de sangre, F. R. A. fue detenido en la misma puerta de su domicilio por los agentes de la Guardia Civil, quienes afirmaron posteriormente que el hombre no había opuesto resistencia alguna. Fue llevado al Cuartel de la Guardia Civil para que prestara su primera declaración. Un poco pirado A partir de ahí, todo eran interrogantes. Vecinos y amigos de las víctimas se apostaban en las inmediaciones del lugar preguntándose qué es lo que había llevado al hombre que, aunque había fijado su residencia en el pueblo desde que se jubiló, llevaba unos 20 años acudiendo allí durante sus períodos de descanso, puesto que había trabajado y vivido en la capital. Está soltero e incluso había permanecido allí temporadas con su hermano, ya fallecido. Pese a todo, algunos vecinos aseguraban que no se relacionaba mucho con la gente del pueblo. Siempre lo vi un poco pirado- -indicaba alguno de ellos- pero nunca se metía con nadie La mujer asesinada, Marlene, vivía en el número 10, justo un chalé más abajo del de su agresor. Era bastante conocida en la zona, quizá por su aspecto extranjero y, también, por su simpatía, aunque residía, junto a su segundo marido, Richard, en San Lorenzo de El Escorial- -siempre, según el testimonio de algunos vecinos- desde hacía ocho o diez años El cuerpo de la mujer asesinada, en el lugar donde ocurrió la tragedia EFE La familia de origen de la menor la dio en adopción por no poder mantenerla La breve vida de Jossie, con sus 14 años, está siendo un continuo renacer. Vino al mundo en México, en el seno de una familia humilde que, hace tres años, tuvo que darla en adopción al carecer de recursos para su mantenimiento. Así lo aseguraban, entre lágrimas, sus amigas de San Lorenzo, compañeras de clase de 3 A de la ESO del Colegio de la Inmaculada Concepción. Vivía en el pueblo desde que Marlene y Richard se hicieron cargo de ella. Jossie hablaba de ellos cariñosamente como sus tíos. La niña tiene otra hermana, de 9 años, en México. Según las amigas de la chica, la relación con el presunto agresor era buena, hasta el punto de que F. R. A. le dejaba su perro para que lo paseara. Nadie se explica qué llevó al hombre no sólo a matar a su vecina, sino a descerrajarle un disparo con su escopeta de caza la niña. Marlene era conocida como una excelente persona. Era decoradora de profesión y trataba con hospitalidad a todo el que se acercaba a su casa.