Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23 4 2005 11 Artur Mas replica al ministro Jordi Sevilla que no quiere una reforma sino un estatuto 11- S: JUICIO A LA TRAMA ESPAÑOLA La primera sesión del juicio contra la célula española de Al Qaida transcurrió con normalidad, salvo la extraña presencia de siete observadores internacionales Un proceso sometido a vigilancia TEXTO: N. V. Un hombre muestra una pancarta en la Casa de Campo antes del juicio EFE La Policía encontró en su domicilio varias armas, que el acusado afirma que tenía para cazar patos vidades ilegales, me habría apartado añadió. El fiscal Pedro Rubira le preguntó también por la cantidad de armas encontradas en su domicilio (una escopeta repetidora Franchi, una carabina automática, una pistola, munición del calibre 22, una gran cantidad de machetes y cuchillos y un chaleco antifragmentación) El acusado se justificó diciendo que en su familia son muy aficionados a las armas y que él tiene varias licencias. Aseguró que las utilizaba sólo para practicar el tiro al plato, y que lo hacía exclusivamente en los locales de la federación deportiva. Además, explicó que nunca ha disparado en compañía de Parlim la persona a la que Abu Dahdah supuestamente encomendó formar el campo de entre- namiento de Al Qaida en Poso (Indonesia) y con quien Galán convivió allí tres semanas. En varias fotografías halladas también en su domicilio, Galán aparece vestido de muyahidín con una cinta verde en la cabeza y portando una escopeta en una mano y una pistola en la otra. El procesado intentó salir del paso alegando que su familia tiene costumbre de disfrazarse. Además, el arma que tengo en la mano es una escopeta de matar patos declaró refiriéndose a la repetidora Franchi. MADRID. Desde primeras horas de la mañana, el cerco policial se extendió alrededor del pabellón de la Casa de Campo en el que se celebra desde ayer el juicio contra los 24 presuntos miembros de la célula que Bin Laden tenía en España y cuya cabeza visible es Imad Eddin Barakat Yarkas, más conocido como Abu Dahdah Policías adscritos a las Unidades de Intervención Policial (UIP) guardias civiles, helicópteros, guías caninos, vehículos patrullando todo el recinto ferial y alrededores y cámaras de vigilancia por circuito cerrado de televisión fueron ayer- -y serán durante los próximos meses- la tónica de una jornada en la que no hubo un solo incidente. La Audiencia, observada de nuevo La publicidad y trascendencia que los medios de comunicación han dado a este procedimiento levantó, sin duda, unas expectativas de afluencia de público que no se han cumplido, probablemente por la lejanía de la nueva sede de la Audiencia Nacional respecto a la natural de Génova. Lo cierto es que la primera sesión del juicio se puede resumir en unos números: un centenar de policías, 170 periodistas acreditados, una veintena de abogados que representan a los 24 procesados y apenas 30 personas que entraron a la sala como audiencia pública. Entre ellos había siete espectadores cuya presencia levantó inmediatamente el interés informativo en una mañana en la que, hasta ese momento, allá por las diez y media de la Invasión de un país sin pruebas Galán quiso dejar claro que el islam condena cualquier derramamiento de sangre y proclamó en varias ocasiones que los musulmanes no somos terroristas Según dijo, hay que diferenciar entre apoyar el régimen talibán y estar a favor de la Justicia. Si se invade un país sin pruebas evidentes de que tuviera algo que ver con 3.000 muertos (el 11- S) se pierden todas las garantías sostuvo. El lunes continuará la declaración de este procesado con el interrogatorio de las defensas. mañana, todo transcurría a cámara lenta. Venían despistados, no hablaban ni una palabra de castellano y aparentemente eran todos iguales, hasta de (pequeña) estatura. Fátima, la mujer del procesado Taysir Alony, se encargó de hacer los honores. Nos topamos de nuevo con observadores, esta vez internacionales, que, quién sabe si siguiendo el ejemplo del enviado por el Gobierno vasco al juicio de los cachorros de ETA, han venido a España a velar por el cumplimiento de todas las garantías en el desarrollo de este procedimiento. Aunque no hablen castellano. Se trata de representantes de la Federación Internacional de Derechos Humanos, de Abogados Sin Fronteras, de la Comisión Árabe de Derechos Humanos, del Comité Árabe de Defensa de los Periodistas... Uno de ellos, Soufiane Khalid, del Comité Internacional de Defensa de Taysir Alony, confiesa que aunque tiene confianza en la Justicia española también sabe que las personas se pueden equivocar a la hora de dictar sentencia, porque todos somos humanos La pregunta es obvia: ¿Qué es equivocarse para usted? El hombrecito sonríe, como si no entendiera. Los siete observadores tienen algo en común: a Fátima, la mujer de uno de los periodistas estrella de la cadena jatarí. En la primera fila, ella les va traduciendo la sesión en un perfecto castellano, mientras los siete van tomando notas, unos en árabe, otros en francés... Si la sentencia no es justa amenazan con elevar un informe al Tribunal de Estrasburgo.