Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Sociedad VIERNES 22 4 2005 ABC Compartir las tareas domésticas, un deber conyugal El PNV consiguió introducir una enmienda en el debate en la Comisión de Justicia al proyecto de ley del divorcio. En ella, se incorpora un nuevo deber conyugal en el matrimonio que quedará recogido a través del artículo 68 del Código Civil. El texto dice así: Los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente. Deberán, además compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes a su cargo El artículo 68 es uno de los que lee cuando se celebra el matrimonio. Aunque los socialistas no apoyaron esta iniciativa en Comisión, cambiaron de opinión y sí lo hicieron en el Pleno del Congreso de los Diputados. López Aguilar, que defendió la reforma de la ley del divorcio, ayer en el Pleno del Congreso CHEMA BARROSO La reforma que agiliza el divorcio logra el apoyo mayoritario de los diputados La custodia compartida sufrirá modificaciones en la Cámara Baja un fondo que garantice el pago de las pensiones alimenticias a los hijos, que se desarrollará a través de una ley específica M. J. P- B. MADRID. En la intensa jornada de ayer en el Congreso de los Diputados, el Pleno también dio luz verde a la reforma de la ley del divorcio, tras aprobar por 192 a favor, 5 en contra y 127 abstenciones el dictamen elaborado por la Comisión de Justicia sobre esa iniciativa legislativa. Por tanto, el texto entra en el Senado para su ratificación. Pero queda pendiente de que se introduzcan modificaciones en la Cámara Alta en uno de los puntos más polémicos de este proyecto de ley: la custodia compartida, un asunto que además centró ayer todo el debate en el Parlamento. Sobre esta cuestión se pronunció incluso el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado miércoles, comprometiéndose a revisar los planteamientos de la custodia compartida. Así atendía las reivindicaciones de las organizaciones de mujeres. Y es que el texto, que ayer logró la aprobación de sus señorías, permite que, por un lado, la custodia compartida de los hijos sea otorgada por un juez cuando existe acuerdo entre los cónyuges (y así se recoja en el convenio regulador) y, por otro, que también se pueda conceder de manera excepcional con informe favorable del ministerio fiscal, y por petición de uno de los prob El Estado deberá crear currir para solucionar sus litigios y conseguir el mutuo acuerdo, una medida que también se podría desarrollar a través de una norma específica, como solicitó Coalición Canaria e IU. Divorcio a los tres meses El proyecto ha acabado con una cuestión que no tenía mucha aceptación: a partir de ahora los menores de 12 años no deberán declarar en los juicios, sólo irán cuando sea necesario explicó Villarrubia. El resto del texto mantiene la propuesta original del Gobierno: después de tres meses de celebrar el matrimonio, los cónyuges podrán separarse o divorciarse directamente sin alegar causas. Un plazo que no se respetará cuando exista riesgo para la vida, la integridad física o moral o la libertad de indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio genitores. Esta última opción no contó con el apoyo de grupos como el BNG, PNV y PP, aunque los populares se abstuvieron finalmente en la votación. Por error, tres diputados del Partido Popular se mostraron a favor y cinco en contra (Federico Trillo, Antonio Gutiérrez, Juan Morano, Luis de Torres y Francisco José Villar) Otra de las novedades introducidas en el proyecto de ley inicial del Gobierno, y que fue incorporada en la Comisión de Justicia, es que el Estado cree un fondo que garantice el pago de pensiones alimenticias a los hijos a través de una ley específica. Iniciativa que, según el diputado socialista Julio Villarrubia, el Gobierno tiene la voluntad política de regular En este asunto, IU y CiU lamentaron que en ese fondo no se incorpore también el impago de las pensiones compensatorias. Además, en la nueva regulación del divorcio se admitió la mediación familiar como un recurso voluntario alternativo al que los cónyuges pueden re- El periodismo no será el mismo oficio en 10 años, según los editores SERGIO J. VALERA MADRID. El presidente del Foro Mundial de Editores, Bertrand Pecquerie, presentó ayer en Madrid el informe anual sobre Tendencias en las redacciones 2005 en el que se asegura que en un plazo de diez años no se ejercerá el oficio de periodista como en la actualidad. La revolución de internet no significó nada en comparación con la que se avecina, caracterizada esencialmente por la integración del lector en el proceso informativo Pecquerie, quien asistió al acto junto al presidente de la Asociación de Prensa de Madrid, Fernando G. Urbaneja, señaló que Estados Unidos tiene la supremacía en lo que se refiere a fuentes informativas, y que en el resto del mundo se encuentran en situación de clara desventaja por ello, surge el prejuicio de que todo lo que sucede pasa en Estados Unidos Entre las principales innovaciones que transformarán este oficio, según indica el informe, se encuentra el cambio de formato de hoja grande al de tabloide, lo que producirá variaciones en el contenido, en busca de un periódico más manejable y visual. Según explicó Pecquerie, los editores de periódicos tendrán que reestructurar las redacciones. Entiende que habrá que diferenciar entre periódicos dirigidos a jóvenes y los del resto de lectores. A esta fragmentación de la audiencia le achacan el éxito de la prensa gratuita en España, al ocupar el papel de prensa joven El estudio constata que el elevado flujo de información y la participación ciudadana ha dado paso a la apa- rición de un quinto poder integrado por los ciudadanos. Estos son los encargados de controlar al tradicional cuarto poder que está personalizado en los periodistas. El informe pone de relieve que se está evolucionando desde la era de los medios de masas a la de los medios más personalizados. La noticia ya no será el punto final del proceso informativo: se ha convertido en el punto de partida para que el lector participe y ofrezca su punto de vista. A medida que la tecnología llegue a más ciudadanos, va a ser el lector online el que seleccione la información que necesite y deseche el resto, lo que se conoce en Estados Unidos como el Daily me (Mi diario) Se trata de un método de acceso a la información a través del cual el usuario de internet utilizará unos agregadores (RSS) que les destaquen las noticias de su interés. Para Pecquerie, las soluciones técnicas permitirán integrar definitivamente a los ciudadanos en el periodismo