Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad BENEDICTO XVI, NUEVO PAPA SUS RAÍCES VIERNES 22 4 2005 ABC En toda la comarca de Oberbayern, decenas de personas lo conocen, han sido vecinos, han ido juntos al río, a la escuela, con él han compartido salchichas y cerveza o han recibido la confirmación, de manos del ya Benedicto XVI El intelectual del pueblo TEXTO: RAMIRO VILLAPADIERNA FOTOS: IGNACIO GIL TRAUNSTEIN. Mucho se movió como estudiante y más como obispo el nuevo Papa: en toda la comarca de Oberbayern decenas de personas lo conocen, han sido vecinos, han ido juntos al río, a la escuela, con él han compartido salchichas y cerveza o han recibido la confirmación, de manos del ya Benedicto XVI. Como hijo de un gendarme local, con frecuentes destinos y prejubilado anticipadamente por su desentendimiento con la autoridad nacional- socialista, Ratzinger vivió en varios pueblos y visitó distintas escuelas en esta esquina oriental de Baviera, en la que el Danubio y los Alpes se acercan y surge Salzburgo. Es muy local, muy de aquí pese a su fama de exceso intelectual, explicaba orgulloso el director del seminario de Traunstein. Siem- pre seguirá siendo un bávaro reaseguraba a toda página a los vecinos el diario local Chiemgauer Zeitung. Casi sin excepción Ratzinger parece haber dejado en todos los pueblos y escuelas fama de listo, enterado y serio según antiguos compañeros de pupitre, como Robert Berger, hoy párroco jubilado y aún amigo cercano. Su altura intelectual ha sido destacada tanto por Jürgen Habermas como por la Iglesia Evangélica. Pero no menor fama que su intelecto han dejado por aquí sus tretas y fechorías en la escuela como le reconocía el propio Ratzinger el verano pasado al periodista local Niko Oberkandler. Una tendencia hacia la cara dura recuerda incluso de su tiempo en el seminario de Traunstein y en el liceo de Chiemgau, el luego brillante teólogo en su au- tobiografía: No podía evitar poner a prueba y traer de cabeza a los profesores sobre todo cuando los nazis trajeron a un nuevo director Era tan brillante como respondón dice Oberkandler y han confirmado viejos amigos como Thaddäus Kühnel y Josef Riepertinger. Dibujo y gimnasia Sus actas escolares, tanto en la escuela elemental de Auschau, como en el instituto y el seminario restan inaccesibles, pero los que lo conocieron recuerdan que sus especialidades fueron latín y griego, mientras él ha reconocido que en dibujo y gimnasia era más bien un desastre esto último para desesperación de sus abuelos maternos, en la vecina Rimsting, que en un tiem- po en que se descubría la importancia educativa del deporte habían fundado la asociación deportiva local. Sus compañeras de primaria, María Niedermeier (77) Fanny Salzeder y Maria Leiler, dicen recordarlo aún perfectamente como el niño con el que hacían cada día el camino juntos a la escuela de Aschau: Se le notaba que era mejor que nosotros. Y que estaba llamado a ser algo aún mejor Josef era muy del campo, pero de los pocos niños que no iba descalzo a la escuela, recuerdan. Como a Rimsting, donde pasaba las vacaciones con sus abuelos, también a Aschau ha vuelto Ratzinger frecuentemente para paseos por el bosque, comuniones y confirmaciones, de ahí que siempre haya alguno por la calle, como Josef Brandl (58) al que el