Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 VIERNES 22 4 2005 ABC Madrid La Asamblea rechaza la reprobación de Lamela en otro tenso debate sobre el Severo Ochoa Esperanza Aguirre acusa a Simancas de alimentar la crisis todos los días al consejero de Sanidad por insinuar una orgía de sangre en el hospital de Leganés mientras IU se limitó a distanciarse de la polémica SARAH ALLER MADRID. El Parlamento regional volvió a convertirse ayer en epicentro de la bronca política formada en torno a la crisis del Severo Ochoa. Si los últimos plenos de la Cámara se han caracterizado por lo encendido de sus debates, el de ayer tampoco restó temperatura a la polémica. El motivo del rifirrafe en esta ocasión fue la moción presentada por el PSOE- -y apoyada por IU- -para lograr la reprobación parlamentaria del consejero de Sanidad, Manuel Lamela. Su actuación ante las irregularidades en el hospital de Leganés sigue sin gustar a la oposición y la moción, que no prosperó, era el último pataleo Precisamente, el resultado de la votación- -57 votos en contra de la reprobación frente a 52 a favor- sirvió una vez más para desatar los ánimos en el hemiciclo. Desde los bancos populares, ovación cerrada para el consejero Lamela. Desde las filas de la oposición, una sesión más de pitadas y voces pidiendo su dimisión. La guinda del pastel la puso la presidenta de la Junta de Personal del Severo Ochoa, Isabel Serrano, que abandonó la tribuna de invitados a puro grito contra Lamela. Durante el debate previo, los tres portavoces parlamentarios protagonizaron otra sesión tensa y bronca. El portavoz adjunto de Sanidad del PP, Jesús Fermosel, optó por recordar al PSOE los puntos flacos de su actuación ante la crisis de Leganés. El primer patinazo, dicen, fue el de su portavoz, Rafael Simancas, que habló de eutanasia activa cuando nadie en la Conb El PSOE criticó sejería de Sanidad se había referido al asunto en semejantes términos. Eso se llama cautela y no generar alarma social espetó Fermosel, que sí valoró en cambio la delicadeza empleada por Sanidad al hablar de presunta mala administración de fármacos La actitud del Ministerio El siguiente tirón de orejas tuvo a la ministra de Sanidad, Elena Salgado, como protagonista. El hecho de que conociera las denuncias anónimas y que no actuara e informara a la Consejería hasta que el asunto salió a la luz pública ha sido una actitud que no perdonan desde el Gobierno regional. Sin embargo, el repaso más contundente tuvo como eje la manifestación del pasado martes. Fermosel recordó que la concentración, muy escasa en representación sanitaria, no contó con el apoyo del Colegio de Médicos, ni del Colegio de Enfermería, ni de las Sociedades Científicas, ni de los sindicatos médicos. Los bancos de la oposición, hasta ese momento bastante caldeados, no tuvieron más remedio que Simancas y Aguirre, ayer, en el pleno de la Asamblea optar por el silencio. Desde las filas del PSOE e IU, la crisis se interpreta, sin embargo, de forma diametralmente distinta. Para el portavoz socialista de Sanidad, Lucas Fernández, lo que ha hecho el consejero Lamela es insinuar una orgía de muerte en el Severo Ochoa, no respetar la presunción de inocencia y tener una actitud insensata y soberbia El grupo socialista encuentra pegas en muchos sitios. Por ejemplo, en el comité de expertos que analiza ahora las denuncias y que se ha hecho, dicen, a la carta Tampoco están de acuerdo en el traslado de las historias clínicas, algo que califican de secuestro y que aún no se hayan enviado a la Fiscalía. Su conclusión, que Lamela les recuerda en sus discursos a Aznar, Romero de Tejada y Trillo con el Yakolev y que será recordado como el peor consejero de Sanidad El discurso menos delimitado fue sin embargo el de la portavoz de IU, Caridad García, que habló de casi todo menos del Severo Ochoa. Volvió a pedir por enésima vez la dimisión sin dolor del consejero y agotó sus minutos criticando sobre todo el plan de choque contra las listas de espera, por ser precipitado, los 50 centros de salud que se piensan construir, por no ser nuevos sino traslados y la atención especializada que no tiene recursos González cree que PSOE e IU confunden las esperas quirúrgicas con las diagnósticas El vicepresidente primero de la Comunidad, Ignacio González, criticó ayer las denuncias de manipulación, realizadas por la oposición, sobre la reducción del tiempo de espera para ser intervenido quirúrgicamente en el servicio regional de salud y destacó que está francamente nerviosa y trata, ante el cumplimiento de nuestros compromisos electorales, de engañar a la opinión pública González acusó a socialistas e IU de tratar de mezclar las listas de espera quirúrgicas con las diagnósticas, que son un problema que hay que abordar desde el punto de vista del sistema nacional de salud Señaló que la oposición se dedica a la estrategia de la confusión, irresponsabilidad y el desprestigio y que los datos aportados el pasado jueves por el consejero Manuel Lamela ponen de manifiesto que el compromiso de reducir a 30 días la espera máxima va por buen camino informa Servimedia.