Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 VIERNES 22 4 2005 ABC Internacional Palacio toma posesión como presidente de Ecuador y designa a parte de su gobierno Obtiene el apoyo del Ejército, la Iglesia y la mayoría de la clase política b Mientras Lucio Gutiérrez pasaba la noche refugiado en la residencia del embajador de Brasil, la Organización de Estados Americanos guardaba un compás de espera CARLOS ROJAS ARAUJO SERVICIO ESPECIAL QUITO. Ayer, Quito amaneció en calma, lluviosa y fría. Tras un miércoles vertiginoso, en el que en menos de dos horas cayó Lucio Gutiérrez y le sucedió Alfredo Palacio como presidente, la capital ecuatoriana recobraba la calma. Los quiteños, que con sus protestas acababan de derribar al Gobierno, acudían con normalidad a sus trabajos y quehaceres. El tráfico era fluido. Los únicos síntomas de la convulsión vivida eran el recuerdo de los tres muertos de la revuelta, restos de barricadas, colegios cerrados y conversaciones en las calles con una pregunta unánime: ¿Cuánto durará Palacio? El presidente tiene ante sí el desafío de responder a las expectativas de un pueblo harto de los políticos y de la corrupción generalizada. La ciudadanía espera que el discurso que mantuvo durante dos años como vicepresidente no cambie al asumir el poder. No tiene un cheque en blanco, será vigilado por los movimientos ciudadanos. ra poner en marcha un nuevo gobierno y un programa político. Interrogado sobre si disolverá el Congreso, como exige la ciudadanía, el presidente se declaró demócrata y afirmó que jamás romperé la Constitución A esas horas de la noche, se sabía ya que Gutiérrez había escapado del Palacio de Carondelet en helicóptero, pero no pudo abandonar el país en avioneta al estar tomado el aeropuerto Mariscal Sucre por los manifestantes. Pese al anuncio de la fiscal Cecilia de Armas, que afirmó que el ex presidente estaba bajo arresto en la base militar de La Balbina, la realidad era que Gutiérrez pasó la noche en la residencia del embajador de Brasil en Quito, Sergio Florencio. Tras obtener de Brasil asilo político se esperaba que ayer abandonase Ecuador con su familia a bordo de un avión militar brasileño. Pese a la efervescencia desatada entre las decenas de miles de forajidos como calificó Gutiérrez a sus detractores, no parece que la consigna Lula, amigo, no le des asilo haya triunfado. Ayer al mediodía, Palacio asumía su cargo en la sede de la Presidencia, en La residencia del embajador de Brasil en Quito, custodiada por fuerzas especiales Carondelet, acompañado de la cúpula militar. El mandatario designó como ministro de Gobierno (Interior) a Mauricio Gándara; como titular de Exteriores, a Antonio Parra Gil; como ministro de Economía, a Rafael Correa; titular de Defensa, a Solón Espinoza, y secretario General de la Administración Pública, a Luis Herrería. que será además portavoz de la Presidencia. Todos, caras conocidas. El mandato del nuevo presidente concluirá en enero de 2007. La Iglesia, el alcalde de Quito, Paco Montoya, y el de Guayaquil, Jaime Ne- GUSTAVO DE ARÍSTEGUI Refundar la patria Hastiados de la inestabilidad y de la repetición de nombres en la vida política, los ecuatorianos quieren caras nuevas, políticos de otro corte, que no se enquisten en el poder. Los nuevos protagonistas tal vez emerjan de las asambleas populares que florecen, sin orden ni concierto, como reflejo de que el poder reside en el pueblo en palabras del propio Palacio, empeñado en refundar la patria En su primer paso como máximo dirigente, Palacio comparecía el miércoles por la noche en el Ministerio de Defensa, flanqueado por la cúpula de las Fuerzas Armadas, con el vicealmirante Víctor Hugo Rosero, jefe del comando conjunto, a la cabeza. El presidente dijo que gobernará con el pueblo y para el pueblo y sentenció: Soy la única esperanza que tiene la nación No soy un político insistió una y otra vez Palacio, que advirtió que no se dejará manosear y pidió tiempo pa- OTRO SÍNTOMA DE GRAVE ENFERMEDAD a destitución, por el Congreso, del presidente Lucio Gutiérrez, de Ecuador, es otro síntoma más de la grave enfermedad que aqueja a América Latina y que si no se ataja a tiempo podría acabar haciendo metástasis. El auge de movimientos populistas vacíos de toda ideología, el fracaso de los partidos políticos tradicionales en un creciente número de países, junto con la pobreza y el hecho de que los sistemas políticos no hayan sabido integrar a las mayorías sociales, ha dado inicio en el continente americano a una de las eras más preocupantes de su reciente historia. España, por compromiso histórico, L sentimental y económico, entre otros muchos, no puede ignorar la profunda inestabilidad a la que se están viendo abocados centenares de millones de personas. El avance y consolidación de caudillos como Chávez, su financiación y apoyo a movimientos radicales o la emulación que otros populistas hacen del chavismo, como Abdalá Bucaram, han encendido las luces de alarma en las cancillerías y en las más importantes empresas del planeta. Las recetas frente a profundas crisis, como la presente, no son fáciles de hallar, menos de aplicar. Sin embargo, las dos internacionales políticas con mayor influencia, el centro- izquierda de la Internacional Socialista y el centro derecha de la IDC, deben dejar de lado las legítimas diferencias y trabajar conjuntamente para evitar que la primavera democrática de los 90 se convierta en un sueño olvidado. La reforma de los sistemas políticos donde sea necesaria, impulsar la formación de la clase política, la firmeza frente a las derivas totalitarias, el apoyo a los regímenes más sensatos, el apoyo económico donde sea preciso, son algunas de las más urgentes medidas que en cooperación con las democracias de la región, debemos poner en marcha ya. No podemos dejar el continente a los Castro, Chávez, Bucaram, Evo Morales o cualquier otro movimiento radical y o irresponsable que se le antoje tomar el poder abusando del sufrimiento y desesperación de millones de seres humanos. Esa es la responsabilidad compartida del mundo desarrollado hacia América Latina, pero muy especialmente de España. Espero que el gobierno y sus laxitudes y utópicos vínculos con dictadores y caudillos tome nota de lo que está ocurriendo para enderezar el rumbo cuanto antes.