Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 22 4 2005 Opinión 5 ¡Menudo espectáculo! El caos ante los Ayuntamientos es observado por la responsable de Inmigración con una flema insospechada. Aconseja Consuelo Rumí que las colas se vean con normalidad pues también las hay en las taquillas de los espectáculos. Han leído bien. Pero no por banalizar el desbarajusteseva aarreglar ellamentable espectáculo propiciado por la improvisación del Ejecutivo. La ola llega a Zapatero En un año, la confianza que los españoles tienen en Zapatero ha descendido casi 18 puntos. Según el CIS ya hay un 42,3 por ciento de ciudadanos que dice fiarse poco o nada de él La ola del descontento popular- -que ya había arrasado a la mayoría de sus ministros en otros sondeos- -se acerca al presidente del Gobierno, que debería tomar buena nota del resultado de esta encuesta. Las buenas palabras no son suficientes ni sirven para tapar una gestión ineficaz, una impresión que empieza a tener un sedimento cada vez más sólido entre la ciudadanía. Conciliar horarios El presidente del BBVA, que ayer participó en el Foro ABC, reflexionó sobre la necesidad de que los bancos amplíen sus horarios de oficina. Según Francisco González no hay sector comercial que atienda a sus clientes cinco o seis horas de lunes a viernes. Conciliar las disponibilidades de clientes y sucursales, vieja demanda de los usuarios, pasa pues al debate público. JAIME GARCÍA Aznar, consejero de Estado. José María Aznar juró ayer su cargo como miembro nato del Consejo de Estado, desde el que- -afirmó- velará por que prevalezca la continuidad histórica de España y la voluntad de convivencia en libertad Asimismo, dijo estar al servicio de la nación española, cuyos ciudadanos unidos son los titulares de la única soberanía que reconocemos Por su parte, el presidente del Consejo de Estado, Francisco Rubio Llorente, elogió la trayectoria de Aznar, su vida consagrada al servicio del Estado y la sinceridad y firmeza que demostró en el Gobierno. Además, alabó su decisión de autolimitarse los mandatos a dos y le señaló como ejemplo a seguir en este sentido. garantizar la continuidad histórica de España. Aunque es y seguirá siendo una referencia para el centro- derecha, Aznar pone ahora distancia respecto de la coyuntura política, de la que él mismo decidió apartarse. Pensar, decía H. Arendt, exige no sólo inteligencia sino también valor. El nuevo consejero puede prestar a la España constitucional un servicio impagable desde su experiencia y desde el patriotismo que ha inspirado siempre sus actuaciones como líder político. Otro aspecto positivo: mucha gente de bien contempla con alivio que el anterior presidente es objeto, por una vez, del reconocimiento público y no es víctima de alusiones cargadas de mala intención, cuando no directamente de insultos. Acertó de lleno en sus palabras Rubio Llorente, a la altura de su responsabilidad como presidente del alto cuerpo consultivo. Por lo que dijo, y también por lo que no quiso decir, acerca de la notoria discrepancia entre la postura de Aznar y los proyectos del Gobierno socialista, que ha encargado al Consejo algo más que un dictamen sobre la reforma constitucional. El derecho, por fortuna, permite traducir la voluntad política en términos objetivos: bien decía Aristóteles que la ley es razón desprovista de pasión Hermosas palabras que anticipan un duro debate sobre el futuro de España en el que políticos y juristas deben anteponer el interés general a las conveniencias personales o de partido. EN NOMBRE DEL ESTADO DE DERECHO BENIGNO PENDÁS A veces llegan buenas noticias. Todavía queda un resquicio para el sentido común en nuestra agitada vida política. La incorporación de los ex presidentes del Gobierno al Consejo de Estado, constituye, sin duda, un acierto del legislador. El Consejo, órgano consultivo supremo, ha ganado una auctoritas reconocida a través de una larga y fecunda trayectoria. Las instituciones no se improvisan: ya los jurisconsultos romanos obtenían su prestigio por la sabiduría y prudencia en el arte del dictamen. El Estado de Derecho es, a estas alturas de la historia, la única expresión legítima de la razón práctica. No todo en política es ni debe ser griterío, confusión y oportunismo. Llega en buen momento José María Aznar al Consejo de Estado. Es tiempo- -como bien dijo en su discurso de ayer- -para la defensa de la Constitución y el resto del ordenamiento y para