Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 JUEVES 21 4 2005 ABC Gente Los gustos de Salma, la princesa descalza Aficionada a Chanel, Christian Dior o Valentino, a sus 27 años, la esposa del Rey de Marruecos no descuida ni su casa ni a su hijo, el príncipe heredero Mulay Hasán TEXTO: LUIS DE VEGA CORRESPONSAL FOTOS: AP Y ABC James Caan se divorcia. Tras casi diez años de matrimonio, el actor James Caan ha presentado una demanda de divorcio de su mujer alegando diferencias irreconciliables El popular Sonny de El Padrino de 65 años, ha solicitado la custodia compartida de sus hijos, de 6 y 9 años, y no tener que pasar una pensión a su ex mujer. s marroquíes saben desde ahora un poco más- -por qué no decir mucho- -sobre la vida de la Princesa Salma Bennani. Los pilares de Palacio, tan celosos de su intimidad, han temblado cuando el semanario Al Jarida al Ujra El otro diario ha destapado algunos detalles de la vida privada de la esposa del Rey. Como publicaba ayer ABC, el jefe de protocolo de la Casa Real ha enviado una carta al director de la revista expresando su malestar. El caso es que los quioscos siguen vendiendo la publicación, que detalla a lo largo de cinco páginas lo nunca contado hasta ahora de esta joven ingeniera informática de 27 años que conoció a Mohamed VI en 1999 y con el que se casó en 2002. Hasta entonces, según el reportaje, hacía vida totalmente normal junto a su abuela, a la que sigue visitando de vez en cuando, en un apartamento de un barrio popular de la capital por el que pagaban menos de 80 euros al mes. El príncipe heredero Mulay Hasán, que el 8 de mayo cumple dos años, es su principal preocupación siempre que sus compromisos se lo permiten. Para educar al pequeño han elegido tanto a niñeras marroquíes como del extranjero, preferentemente de Francia. Lala Salma, que según Al Jarida al Ujra pesa 58 kilos y se preocupa por mantener la figura, prefiere maquillarse y perfumarse con marcas francesas como Chanel o Christian Dior, y Valentino es uno de sus diseñadores favoritos. Esto, sin embargo, no le impide seguir la tradición marro- Lo quí y frecuentemente luce también la chilaba o el caftán. Cuando está en casa, la Princesa olvida el protocolo, le gusta andar descalza y llama a las criadas a voces. Mantiene, sin embargo, una estrecha relación con el personal que trabaja en la residencia rabatí de Dar Es Salam. Según el reportaje, su comida favorita es el tayín (guiso) de carne con zanahorias y en algunas ocasiones llega incluso a compartir mesa y mantel con los sirvientes. Lo que está claro es que la Princesa está dando un nuevo aire a la vida social de Palacio y, aunque muchos no se acostumbran todavía a verla en público, su imagen ya es un modelo a seguir para muchas jóvenes marroquíes. El semanario Al Jarida al Ujra (a la izquierda) sigue vendiéndose en los quioscos de Marruecos, pese al malestar que ha suscitado en Palacio que se desvelen detalles de la vida íntima de la esposa del Rey Mohamed VI