Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Nacional TRAS LAS ELECCIONES VASCAS JUEVES 21 4 2005 ABC El CGPJ frena el equilibrio ideológico que un juez del TSJ vasco impuso en su Sala b Modificó la composición de las tres secciones de la Sala de lo Social para garantizar su tendencia progresista y nacionalista y evitar escoramientos N. COLLI MADRID. La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha acordado por unanimidad iniciar el proceso de revisión de oficio del acuerdo adoptado el pasado 5 de enero por el presidente de la Sala Social del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) Manuel Díaz de Rábago, por considerar que es contraria a la legalidad. Previsiblemente, dicho acuerdo sea finalmente anulado. Este magistrado, en su condición de presidente de la Sala de lo Social, decidió modificar la composición de sus tres secciones con el objeto de compensar las diversas tendencias que se dan entre sus integrantes y con el de centrar los escoramientos que se producen Fuentes del CGPJ aseguran que la decisión de Díaz de Rábago es reveladora de una visión ideologizada y sectaria de la Justicia y propia de alguien que piensa que los jueces actúan en función de sus preferencias ideológicas y no en aplicación de la ley Con la modificación de la composición de las secciones, aseguran, se ha buscado garantizar una mayoría de magistrados progresistas y nacionalistas en cada una de ellas. A primeros de diciembre de 2004, en cumplimiento de las normas dictadas por la Sala de Gobierno del TSJ vasco, el magistrado sustituto Isidoro Álvarez Sacristán, de la conservadora y mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura (APM) ocupó una plaza que había quedado vacante en la Sección Segunda. Ese tribunal quedaba así compuesto por dos jueces de la APM y un no asociado. Un mes después, alegando falta de equilibrio a la hora de tener en cuenta los distintos criterios y sensibilidades el presidente de la Sala Social decidió alterar la composición de la Sección Segunda sacando de allí a Álvarez Sacristán y llevando a Garbiñe Biurrun, hasta entonces en la Sección Primera. Neutralizó a los dos únicos conservadores de toda la Sala Social separándolos aseguran fuentes del CGPJ. Díaz de Rábago ha defendido públicamente tesis de corte nacionalista así como su oposición a la ley de Partidos. Garbiñe Biurrun, por su parte, está siendo investigada por el CGPJ por haber participado en un acto público en contra del cierre del diario proetarra Egunkaria, proceso que calificó de político Los diputados populares señalan al diputado que les insultó DANIEL G. LÓPEZ Rajoy advierte a Zapatero que el caso EHAK le va a estallar en las manos Incidentes verbales en el Congreso, con insultos en la sesión de control de la oposición acusa al Gobierno de esconderse tras el abogado del Estado y el jefe del Ejecutivo insiste: No hay razones jurídicas para ilegalizar a EHAK J. L. LORENTE MADRID. Por primer vez desde que PP y PSOE suscribieron el pacto antiterrorista- -diciembre de 2000- el debate sobre la lucha contra ETA llegó al Congreso a iniciativa de uno de los partidos firmantes. El éxito del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTVEHAK) en las elecciones vascas llevó ayer al presidente del PP a interrogar al jefe del Ejecutivo en el Pleno sobre la negativa del Gobierno a recurrir la lista blanca de Batasuna. El duro enfrentamiento que hasta ahora mantenían a distancia los líderes de los dos grandes partidos políticos se reprodujo con toda su crudeza en la Cámara Baja. En este contexto de agrio debate, el líder de la oposición emplazó al presidente del Gobierno a llevar el asunto a b El líder Llamada al orden por el fachas de un diputado del PSOE No satisfechos con su rifirrafe en el Pleno, los dos principales líderes continuaron el debate en los pasillos. A una rueda de prensa de Zapatero siguió otra de Rajoy. El jefe del Ejecutivo reprochó al líder del PP que utilice la lucha antiterrorista en su labor de control al Gobierno, mientras Rajoy quiso dejar claro que, tras permitir Zapatero la presencia de ETA en la Cámara vasca, cuatro años de combate contra la banda se han ido al garete Mientras Rajoy y Zapatero debatían, los diputados se enzarzaban desde sus bancadas. El parlamentario socialista Herick Campos llamó fachas a los del PP, fue delatado y hoy será llamado al orden por el presidente de ka Cámara, Manuel Marín. los Tribunales antes de que los nueve diputados de EHAK tomen posesión de sus escaños. Zapatero mantuvo su tesis de que no se han encontrado razones jurídicas suficientes para instar la prohibición de un partido que ustedes- -dijo a las bancadas del PP- -legalizaron desde el año 2003 Con estos planteamientos previos, el debate fue subiendo de tono. Rajoy sacó a relucir el informe de la Guardia Civil adelantado el pasado viernes por ABC para subrayar las pruebas demoledoras de que EHAK es ETA y Batasuna. Le recuerdo, señor Rajoy, que en democracia cuentan las certezas jurídicas y no las pruebas morales y políticas contestó Zapatero. Así las cosas, el líder de la oposición acusó al jefe del Ejecutivo de esconderse detrás de sus propios servicios jurídicos. Usted sabe que esa decisión le corresponde tomarla a usted. ¿Por qué no quiere que los jueces hablen, señor presidente? preguntó Rajoy a Zapatero. Para eso, conmigo no cuente El presidente del Gobierno no contestó, echó en cara al líder del PP que ponga en duda el compromiso del Ejecutivo en la lucha contra el terrorismo y recordó que en el último año se han producido 140 detenciones de presuntos etarras. La verdad es que no me extrañan sus palabras después de haber escuchado ayer (por el martes) al señor Aznar dijo Zapatero a Rajoy. En ese momento, el presidente del PP acusó al líder socialista de haber liquidado el pacto antiterrorista. ¿Puede decir usted a esta Cámara si va a dialogar con aquellos que no condenan a ETA? Esto le puede estallar a usted en las manos. No sé a dónde quiere llevar a España, pero oyendo a sus socios y viendo lo que hace, estoy muy preocupado. Conmigo no cuente para estas operaciones que se trae usted entre manos Zapatero evitó contestar de nuevo y, en cambio, tachó al PP de desleal con la lucha antiterrorista.