Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Madrid MIÉRCOLES 20 4 2005 ABC El Parque Nacional del Guadarrama ocupará casi el 10 por ciento de la región Tendrá una superfice de 73.000 hectáreas y se extenderá a Castilla y León ABC MADRID. La Comunidad de Madrid propondrá que el futuro Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama ocupe una superficie de 73.000 hectáreas, equivalente a casi el 10 por ciento del territorio de la región, según figura en el estudio previo del Plan de Ordena- MADRID DIMES Y DIRETES EL SÁBADO A LA SIERRA ANTONIO SÁENZ DE MIERA ción de Recursos Naturales (PORN) de este espacio natural, que ayer fue entregado a la presidenta regional, Esperanza Aguirre. El PORN es un documento preceptivo para que la Sierra de Guadarrama sea declarada finalmente como Parque Nacional, un proyecto que también impli- ca a Castilla y León, en su vertiente segoviana, y que está supeditado a la decisión final del Ministerio de Medio Ambiente. Aguirre confió en que este proceso culmine en la actual legislatura y la ministra Narbona observó que la declaración está a mitad de camino Fue Don Enrique Herreros un gran tipo... eso es, quizás, lo que hubiera escrito Herreros de un personaje como él. Fue un gran montañero, un gran escritor, un gran dibujante y un hombre de bien. Fue muchas cosas más en una época difícil, la de la España de los años cincuenta, tan lejana ya y tan desconocida para la mayoría. Por eso serán ya muchos los que no hayan oído hablar de Herreros. Sé que no me equivoco si les digo, a esos que no lo conocen, que fue un hombre de lo mejor de aquel tiempo duro, inclemente; era un hombre honesto y digno, cuando era verdaderamente difícil serlo: hombre libre, independiente, comprometido con lo que pensaba y quería. Y eso era mucho para la época. La Comunidad de Madrid y Peñalara acaban de publicar un libro suyo que no debería pasar desapercibido. Se llama El Sábado a la Sierra el mismo encabezamiento que llevaban los 249 artículos publicados por Herreros en el diario Arriba de 1951 a 1956, recogidos ahora en esta obra con unas deliciosas ilustraciones del propio autor. Tiene más de 650 páginas y una excelente introducción de Juan José Zorrilla, basada en una larga conversación con el hijo de Enrique. Aquellos artículos de Herreros, que en aquellos años eran una referencia, un remanso de serenidad y genio, hoy pueden ser una joya, un verdadero descubrimiento para muchos, por el valor del personaje y de su escritura. El amor por la sierra es el hilo conductor de las reflexiones de Herreros. Habla de otras muchas cosas, pero su pasión por la montaña se cuela en sus palabras en cuanto se descuida. Sus escapadas de los sábados eran, nos dice, lo más serio de su vida. Disfrutaba con cada uno de los mil encantos de la montaña: A mí me gusta contemplar los pájaros, las flores, las cintas de colorines, las nubes y hasta los pedruscos Y no podía por menos de animar a todos a que se acercaran a ese prodigio de sierra chiquitina que el Sumo Hacedor había regalado a los madrileños y a los segovianos. No entendía que no lo hicieran si querían ser mejores y estar mejor. Su amigo, el del café con puro, nos cuenta, era un hombre rollizo y fíjense cómo está, mientras que él podía seguir caminando por senderos abruptos con tiempo suficiente para descansar, mirar y pensar No se pierdan este artículo, por favor. No se pierdan ninguno de los de este libro extraordinario, si aman ustedes la naturaleza y el deporte y quieren disfrutar de una prosa ágil, espontánea y sabrosa.