Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 20 4 2005 45 El Gobierno francés, presa de tensiones internas a causa del referéndum de la Constitución europea Japón abre otro frente en su crisis con China al negarse a indemnizar a las víctimas de la II Guerra Mundial Adolfo Scilingo Ex represor argentino En la Escuela de Mecánica de la Armada me ordenaron actuar al margen de la ley y me hicieron un delincuente Berlusconi anuncia que mañana se someterá a un voto de confianza Fini afirma que apoyará a la mayoría, pero podría retirar a sus ministros ministro intentará demostrar hoy ante el Parlamento que la coalición de la mayoría aún está unida y que funcionan los pactos con la UDC S. MORA. SERVICIO ESPECIAL ROMA. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se enfrenta no sólo a una crisis de Gobierno sino a la fuerte indisposición de sus aliados. La conferencia de portavoces del Senado italiano anunció ayer que el Gobierno se someterá mañana a un voto de confianza ante el Parlamento para solucionar la crisis gubernamental. No obstante esta votación estaba ayer por ver si se celebraba, puesto que la última hipótesis es que Berlusconi podría presentar su dimisión, para formar el Ejecutivo que le reclaman sus aliados, después de su comparecencia de hoy ante el Senado. Esta posibilidad, que entre otros ha hecho circular el presidente del Consejo Nacional de Forza Italia, Alfredo Biondi, está destinada, de cumplirse, a coronar la petulancia del primer ministro, que estos días se ha jactado de haber engañado a todos. El principal apoyo de Forza Italia en la coalición Casa de la Libertad, el partido ex neofascista Alianza Nacional, amenazó ayer con retirar a sus ministros del Ejecutivo, que se sumarían a los cuatro que ya se retiraron de la Unión de Demócratas Cristianos (UDC) lo que originó la actual crisis b El primer Por la boca muere el pez CARMEN DE CARLOS gubernamental. El secretario de la Alianza Nacional (AN) Gianfranco Fini, anunció ayer que aunque apoyará a la mayoría en el voto de confianza, sus ministros ya le han presentado la carta de dimisión en espera de lo que suceda. BUENOS AIRES. El ex capitán de corbeta Adolfo Francisco Scilingo pasará a la historia por participar en los vuelos de la muerte y ser condenado por ello en un banquillo extranjero. Mediocre marino en los talleres de vehículos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) la catedral de la tortura y la muerte durante la dictadura argentina, Scilingo fue un oficial anodino cuya carrera quedó truncada, a su juicio, por hablar más de lo que debía con sus superiores. Según él, su fallo fue confiarles que no podía superar el trauma de haber ayudado a empujar al mar, desde dos aviones, a detenidos desaparecidos atontados con inyecciones de pentonaval argot de la Marina para referirse al pentotal: Nunca pude superar el shock aseguró hace años. Con las manos manchadas de sangre, atravesó problemas de alcoholismo en la vida civil, en la que fue condenado por estafa: Cometí errores de gravedad, tanto de conducta como a nivel empresarial- económico Condenado ayer por un tribunal español, sus palabras le habían traicionado mucho antes: En la Escuela de Mecánica de la Armada me ordenaron actuar al margen de la ley y me transformaron en un delincuente Elecciones anticipadas Berlusconi intentará demostrar hoy ante el Parlamento italiano que la coalición de la mayoría aún está unida, que funcionan los pactos con la UDC y que se puede seguir gobernando. En caso contrario, se deberán convocar elecciones anticipadas. Por el momento, todavía no se ha decidido cómo se resolverá la ausencia de los tres ministros democristianos. Il Cavaliere explicará esta tarde a las 15.30 horas la situación del Gobierno en un debate en el Senado que está previsto que dure unas cuatro horas. A continuación acudirá a la Cá- mara Baja para exponer los mismos argumentos ante los diputados. La semana pasada, después de la amplia derrota electoral de la coalición de centro- derecha en las elecciones regionales, AN y la UDC habían pedido cambios radicales en el Gobierno, que incluían tanto el diseño de un nuevo documento programático centrado en las exigencias del sur del país y en la competitividad de las empresas italianas, como la formación de un nuevo equipo. Pese a ello, Silvio Berlusconi sorprendió a todos con su decisión de no dimitir y de que fuese el Parlamento el que decidiese el futuro del Gobierno mediante un voto de confianza. Insatisfactorio La respuesta insatisfactoria de Berlusconi a sus socios de la UDC provocó que la dirección del partido democristiano decidiera retirar a sus ministros de Función Pública, Mario Baccini; de Políticas Comunitarias, Rocco Buttiglione, y de Relación con el Parlamento, Carlo Giovanardi, así como a un viceministro y cinco subsecretarios, aunque se comprometió a apoyar desde fuera al Ejecutivo si éste llevaba a cabo un cambio de programa. Berlusconi acudió anteayer ante el presidente de la República, Carlo Azeglio Ciampi, quien aceptó la dimisión de los ministros de la UDC pero exigió al presidente del Gobierno que acudiese al Parlamento para explicar la situación actual del Ejecutivo. El líder de Alianza Nacional dijo que sus ministros ya le han presentado la carta de dimisión En caso de no convencer a los parlamentarios, Il Cavaliere deberá adelantar los comicios trucción total o parcial de un grupo nacional, étnico, racial o religioso) Los magistrados justifican la intervención de España en este proceso con algo más que un reproche a las autoridades argentinas: La actuación de la jurisdicción española en virtud del principio de universalidad ha venido determinada por la falta de una actuación eficaz (de la justicia bonaerense) que ha dado lugar a la situación de impunidad de los responsables penales de los hechos... En la misma línea señala, además, que ha quedado constatada la incapacidad de las autoridades argentinas para dar una respuesta aceptable a las demandas de justicia de las víctimas aunque agradece únicamente la cooperación de Claudio Bonadío, juez de la Cámara Federal de Buenos Aires, en este proceso. Fini y Berlusconi, en un encuentro con la prensa con motivo de la elección del nuevo Papa Benedicto XVI AP