Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 20 4 2005 31 Nacional Perece de frío un bebé de sólo tres meses cuando cruzaba el Estrecho a bordo de una patera con su madre Crispación en la comisión del 11- M tras aplazar sus trabajos al no enviar el Gobierno la documentación reclamada Zapatero anuncia que está dispuesto a llegar hasta el final para pacificar el País Vasco Patxi López iniciaría contactos si Ibarretxe no logra los apoyos suficientes para su reelección b Blanco dice que el PSE tiene la mano tendida hacia Ibarretxe y López no prevé compartir gobierno con él, pero puede apoyarle desde fuera si olvida su plan MANUEL MARÍN MADRID. Segunda jornada de análisis de los resultados en las elecciones vascas y segunda jornada de especulaciones sobre futuros pactos de gobierno. Pero sin resultados concluyentes. Lógico ante un tablero tan abierto. No obstante, los distintos partidos van dejando entrever sus intenciones. Tal como avanzó ayer ABC, el PNV no descarta iniciar la legislatura gobernando en precario con una reedición del actual tripartito en funciones; Eusko Alkartasuna quiere empujar a Ibarretxe a pactar con EHAK y no renunciar al plan Ibarretxe; el PSE de Patxi López se mantiene a la espera de que el lendakari mueva ficha, pero no descarta iniciar una ronda de contactos para promocionarse como su sustituto; y el PP apoyaría a López, siempre y cuando liderara un cambio real que no pasase por un acuerdo socialista con el PNV. Jugadas de billar a varias bandas. En este escenario, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, habló ayer por primera vez de los resultados haciendo público el doble mensaje que ha transmitido a su Ejecutiva: por un lado, calma y, por otro, es tiempo de esperanza para la paz. Han empezado a correr los plazos para la victoria del diálogo frente al enfrentamiento en Euskadi, que será también una victoria definitiva de la paz y de la Moncloa cita a Ibarretxe el 5 de mayo MADRID. El jueves 5 de mayo será la fecha en que José Luis Rodríguez Zapatero reciba en la Moncloa al lendakari en funciones, Juan José Ibarretxe. Antes Ibarretxe ya se habrá entrevistado con Patxi López y María San Gil (el próximo lunes) con los representantes de EHAK, Esker Batua y Aralar (el martes) y con Eusko Alkartasuna y los líderes de su propio partido, el PNV (el miércoles) Zapatero pedirá a Ibarretxe que asuma que los vascos no quieren su plan y que no desaproveche la oportunidad. Zapatero mantuvo un encuentro con la Cámara de Comercio de EE. UU. política democrática frente a la violencia dijo. Hemos empezado el tiempo de las soluciones y hemos dejado atrás la senda de los problemas porque se abre una situación que no sólo interesa al País Vasco, sino a España en general. Y en ese camino, el Gobierno va a llegar hasta el final con todo su compromiso político Fuentes de Moncloa interpretaron esta afirmación de Zapatero como la constancia de que se ha abierto una nueva escena, con nuevos protagonistas (ya no están Aznar, Mayor Oreja, Nicolás Redondo Terreros, Xabier Arzalluz o el mismo Otegi) y con una prolongada etapa sin muertos de ETA (dos años) Por tanto, se da el marco idóneo para la paz si se gestiona bien El mensaje que han recibido los políticos vascos de la sociedad es hablen ustedes de una vez y resuelvan el problema Por eso no hay partidos ni bloques con mayoría absoluta añaden las mismas fuentes y por eso, como analizó Zapatero, es el momento de dar pasos decisivos para el fin definitivo de la violencia Zapatero, que no quiso responder al PP después de que este haya dado por fenecido el Pacto Antiterrorista, se reafirmó en la decisión del PSE de contribuir mediante una negociación con PNV y con el PP, con el que el Gobierno quiere contar expresamente. Y a tenor de lo dicho ayer, Zapatero no cuenta con EHAK porque el diálogo debe ser entre fuerzas que defiendan la vía política, la vía democrática y las libertades JAIME GARCÍA Patxi López tampoco fue explícito respecto a futuros pactos, pero dejó entrever que por el momento descarta entrar en un Gobierno de coalición con Ibarretxe, aunque no respaldarle desde fuera si corrige errores y olvida su plan secesionista. Además, anunció que iniciaría una ronda de contactos con todas las formaciones políticas para lograr acuerdos en el caso de que el lendakari no consiga los apoyos suficientes para ser reelegido. Es una política de mano tendida como ayer la definió el número dos socialista, José Blanco, -quien también desmintió las palabras de Otegi relativas a contactos extraoficiales del PSOE con Batasuna- pero subordinada a que Ibarretxe rectifique.