Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 MARTES 19 4 2005 ABC Deportes Armstrong cuelga el amarillo en julio El texano anunció ayer en Augusta que se retirará del ciclismo después del próximo Tour de Francia, el 24 de julio, y que intentará conseguir su séptimo triunfo consecutivo JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. El Tour de Francia será mi última carrera como ciclista profesional Para escuchar esta declaración de Lance Armstrong, la CNN interrumpió su información sobre el cónclave vaticano. Un campeón se retira. Allá donde empezó, terminará su leyenda. El texano cuelga el amarillo en el Tour de Francia, el símbolo que le ha entronizado como el más grande entre los grandes. Se irá el 24 de julio, el domingo que cerrará la próxima edición de la Grande Boucle en el asalto a su séptimo triunfo consecutivo. Armstrong dijo ayer en Augusta, la sede del Masters de golf, el escenario donde arranca hoy la Vuelta a Georgia, que su cuerpo ha llegado al límite- llevo veinte años como atleta profesional -y que la carga emocional de sus viajes es demasiado costosa para él- mis hijos dicen que es hora de volver a casa No cumplirá el contrato hasta diciembre de 2006 con Discovery Channel y sí su relación espiritual con el Tour. Una mañana soleada del Tour de Francia, una ciudad sin nombre en el recuerdo, una salida cualquiera, bullicio, color y ruido. El vocerío convierte en inaudible la estancia cuando Lance Armstrong desciende del autobús tintado en gris del US Postal y agarra su bicicleta para salir pitando hacia el control de firmas. Imposible arrimarse al astro en ese momento, custodiado como un jefe de Estado, reconcentrado, tenso, un fórmula 1 que se aproxima a la pole La pregunta vuela por encima de las cabezas de los seguratas Un niño español con cáncer quiere saber el nombre del médico que te operó restalla la cuestión en un inglés fronterizo. Armstrong afina el tímpano y escucha. Y, para sorpresa de séquito, periodistas y público, detiene la bici y responde en tres palabras. Einhorn, Lawrence Einhorn Comprueba que el mensaje ha llegado al destinatario y sigue a toda mecha. Armstrong tiene dos vidas y una línea divisoria. La que separa aquel 2 de octubre de 1996 en que salió de su casa Hamilton, sancionado dos años por dopaje El ciclista norteamericano Tyler Hamilton, campeón olímpico de la contrarreloj de Atenas, ha sido sancionado por la Agencia Antidopaje Americana por dos años tras un control efectuado durante la Vuelta a España del año 2004, informó anoche Afp. La Agencia indica en un comunicado que Hamilton ha resultado culpable de la violación de los reglamentos antidopaje por haber transfundido sangre de otra persona por lo que ha sido condenado a la suspensión máxima de dos años. en Austin y volvió convertido en otra persona. Acudió al hospital a hacerse un análisis y regresó con un cáncer de testículos que le sentenciaba a muerte. Los ciclistas estamos acostumbrados a ignorar el dolor, pero comencé a vomitar sangre y a tener pérdidas de visión y migrañas cuenta en su libro autobiográfico Mi vuelta a la vida Disputa con Argentin Cuando era un recién llegado al pelotón, detestaba que los veteranos le diesen órdenes. Eh, Bishop, tranquilo le dijo una vez Moreno Argentin, uno de los capos, cansado de repeler sus ataques. Aquello enfureció a Armstrong. Eh, Chiappucci, no soy Bishop, me llamo Armstrong le respondió. Y volvió a atacar. El cáncer planteó otro tipo de desafío a su personalidad de contendiente perpetuo. No era cáncer, sino principio de metástasis. Tumores del tamaño de un pelota de golf en los testículos, el abdomen y el cerebro. Aprendió a negociar con la enfermedad. Yo no nací para vivir una muerte lenta. No hago nada con parsimonia, ni siquiera respirar. Hablo rápido, duermo rápido y mi existencia transcurre a toda velocidad. Me he pasado la vida compitiendo sobre una bicicleta y, cuando me comunicaron que tenía cáncer, decidí pelear contra él. Le dije: Te has equivocado de persona. Al elegir un cuerpo para vivir en él, cometiste un error Dicen los que le conocen que su entereza para soportar la quimioterapia, dos operaciones, una intervención a cráneo abierto, vómitos las veinticuatro horas del día y eternas siestas en el hospital en posición fetal proviene de su infancia. Su madre, Linda Mooneyham, se quedó embarazada con 17 años de un hombre, cuyo apellido es Gunderson, que la abandonó poco después de casarse. Armstrong le considera el depositario de sus genes, sólo eso Linda volvió a intentarlo con otro hombre, Terry Armstrong, un padrastro que dejó en herencia su apellido al hexacampeón del Tour como símbolo de su adopción. Y nada más. También desapareció. Inquilino de un hogar conflictivo, lleno de necesidades, con una madre pluriempleada y dos padres en paradero desconocido, Armstrong liberó su energía de adolescente con el deporte. Le gustaba hacer el gamba con sus vecinos de Piano (Texas) cuando se subía a la bicicleta. Era retador por naturaleza y adoraba las excentricidades. Comenzó en el triatlón, practicó la natación y desembocó en el ciclismo. Siempre precoz, siempre veloz. Con trece años se proclamó campeón del triatlón Iron Kids (chicos de hierro) Con 16 se hizo profesional de este deporte. Y cuando no competía, su madre le sacaba de la cama a las 4: 45 para nadar en la piscina del barrio. Su madre le dio un consejo muy propio del pueblo americano, tan inmaculado con los ganadores y cruel con los perdedores. Si cedes, pierdes. Nunca debes abandonar Y esa idea puso en práctica para desterrar de su vida 1997, el año de la rehabilitación que parecía imposible. Me dije a mí mismo. Si el trato es que nunca vuelva a mon- LOS CUATRO MOMENTOS CLAVE DE SU CARRERA Mundial 1993 Ganó a Induráin El mejor Induráin, en la plenitud física de sus 29 años, no pudo con Armstrong en el Mundial de Oslo. Bajo un infernal aguacero, el americano se impuso al navarro y al alemán Ludwig. Tenía un cuerpo diferente al que hoy conocemos, más robusto, más pesado, pero el mismo carácter audaz. Fue, con 21 años, el arco iris más joven de la historia. Cáncer 1997 Sentencia de muerte El 2 de octubre de 1996 fue a hacerse unos análisis y volvió con un diagnóstico de cáncer. Al día siguiente le extirparon un testículo y en diciembre le operaron del abdomen y el cerebro porque el cáncer ya era metástasis. Estuvo internado en un hospital de Indianápolis y salvó su vida. Reapareció en marzo de 1998, en la París- Niza.