Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 19 4 2005 59 Cultura y espectáculos SEMANA GRANDE DEL LIBRO Bruce Springsteen regresa con su esperado nuevo álbum, Devils dust que sale a la venta el lunes 25 Calvo y el presidente de Castilla y León intercambian miradas poco amistosas FOTOS: F. HERAS Carteles con lemas contra del traslado de los papeles del Archivo Valladolid castiga con un abucheo a Carmen Calvo por el traslado de los papeles del Archivo a Cataluña Los Duques de Palma inauguraron la rehabilitación de la Casa de Cervantes, que habitó entre 1604 y 1606 b Medio centenar de personas lanzó protestas a la ministra tres días después de aprobarse el proyecto de ley que devuelve a Cataluña los papeles del Archivo FÉLIX IGLESIAS VALLADOLID. La ministra de Cultura, Carmen Calvo, pulsó ayer en primera persona, con motivo de la reapertura de la Casa de Cervantes de Valladolid, el malestar que en parte significativa de los castellanos y leoneses ha supuesto el traslado de los documentos de la Generalitat republicana depositados en el Archivo de la Guerra Civil de Salamanca al Gobierno catalán. Nada más llegar al lugar cervantino, en torno a medio centenar de personas (muchos jóvenes) abucheó y abroncó a la ministra, además de exhibir pequeños carteles reivindicando la unidad documental del archivo salmantino. La Historia no se divide rezaban algunos de ellos. De hecho, tal era el alboroto que la improvisada comparecencia, a pie de calle, ante los periodistas acreditados en la reapertura, que presidieron la Infanta Doña Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarín, tuvo que trasladarse al interior del edificio que habitó Cervantes entre 1604 y 1606. Infanta sí, ministra no fue uno de los muchos gritos que se oyeron ayer, incluso ante los Duques de Palma. Se llegaron a proferir insultos contra Carmen Calvo, a la que se tildó de inculta además de vociferar lemas contra el gobierno socialista, tales como España socialista, país tercermundista o Con este Gobierno, España es un infierno A pesar de esta bienvenida, Carmen Calvo reiteró las razones que llevaron al Consejo de Ministros a aprobar el proyecto de ley para la devolución de los papeles de la Generalitat ahora reunidos en el Archivo de Salamanca. Según la ministra, la devolución responde a que la decisión lleva 25 años posponiéndose y el que quiera saltarse 25 años y traerlo al presente para hacer política fácil, que lo haga Calvo pidió responsabilidad ante este asunto para evitar caer en la demagogia, incluso para insultar y para enfrentar a unos españoles con otros Ninguna compensación La ministra aclaró que su visita de ayer a Valladolid estaba planificada desde hacía meses y no correspondía a ninguna compensación por la situación del Archivo de la Guerra Civil. Por lo que respecta al acto de reapertura de la Casa- Museo de Cervantes en Valladolid, en la que el autor del Quijote vivió entre 1604 y 1606, los Duques de Palma, acompañados por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y la ministra de Cultura, recorrieron el edificio en el que el gobierno y el ayuntamiento de Valladolid han invertido casi medio millón de euros. La tensión acumulada en meses entre los gobiernos central y castellano y leonés se reflejó en un saludo cortés, pero distante, entre Herrera y Calvo, que tuvieron unos minutos de charla, sin testigos, antes de la llegada de los Duques de Palma. Los traductores del Quijote celebran su inagotable modernidad ALFONSO ARMADA CORRESPONSAL NUEVA YORK. El auditorio del Instituto Cervantes se quedó pequeño para acoger a los que acudieron al reclamo de El Quijote global: reinventando a Cervantes un foro que convocó a seis traductores del libro de libros. Nadie salió defraudado, sobre todo después de oír las razones de la serbia Aleksandra Mancic y la alemana Susanne Lange, que hicieron un despliegue de agudeza e inteligencia en torno al texto, que completaron las aportaciones de la estadounidense Edith Grossman, la holandesa Barber van de Pol y los franceses Aline Shulman y Jean Canavaggio. Todos coincidieron en la inagotable modernidad de una novela de problemas incesantes. Antonio Muñoz Molina, director del Cervantes de Nueva York, hizo justicia al no siempre apreciado gremio de los traductores, los mejores lectores que existen y recordó que El Quijote resulta así emblemático, porque Cervantes juega a decir que se trata de una traducción del árabe. Edith Grossman, responsable de la última versión inglesa publicada en Estados Unidos, agradeció la forma en que su amigo Julián Ríos le ayudó a vencer el reto: No tengas miedo, Cervantes es el autor más moderno que tenemos le dijo. Van de Pol confesó que verter esta anti- novela fue un infierno y no ha traducido nada más. Mientras que las soluciones de Shulman, que firma la más vendida versión francesa del Quijote y que abogó por la necesidad de modernizar el ritmo de la frase cervantina haciéndola más corta, Canavaggio- -cotraductor de la edición de la Biblioteca de la Pleiade- -reflejó su disconformidad y señaló que su versión, menos popular, partía de la certeza de que acaso los lectores de la Pleiade eran más exigentes, y necesitaban las notas a pie de página Mancic y Lange hicieron lúcidas consideraciones sobre los desafíos de la traducción a sus lenguas maternas. Mancic demostró cómo a veces- -por las peculiaridades lingüísticas y culturales- -se llega al entendimiento a través del malentendido, e imaginó el texto como una larga carta que le había escrito Cervantes. Lange evocó las traducciones al alemán- -la primera titulada El caballero acorazado en el país de las manchas -e hizo hincapié en el hecho de que el protagonista absoluto de la novela es el lenguaje