Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad LA SUCESIÓN DE JUAN PABLO II MARTES 19 4 2005 ABC Cuarenta mil fieles, congregados en la plaza de San Pedro, esperaron la fumata de la Sixtina. Pasadas las ocho de la tarde, un denso humo negro anunció lo que era previsible Católicos a la espera de Papa JESÚS BASTANTE, ENVIADO ESPECIAL ROMA. Giovanni y Paolo llegaron a primera hora de la mañana de ayer a la plaza de San Pedro, después de un viaje en tren desde Nápoles que les llevó toda la noche. Aunque trataron de entrar en la basílica para asistir a la misa pro eligendo Pontífice que presidió el cardenal Ratzinger, los servicios de seguridad se lo impidieron. Lo siento, pero no pueden entrar con las mochilas Lejos de amilanarse, los dos jóvenes decidieron seguir la ceremonia, junto a miles de fieles, desde las pantallas gigantes instaladas en la plaza mayor de la Cristiandad. Giovanni llegó a emocionarse durante algunos momentos, sobre todo cuando, tras la homilía del decano del Colegio cardenalicio, los asistentes prorrumpieron en un prolongado aplauso, que desde el interior de la basílica se escuchó como la lluvia resonando en los muros de San Pedro. No obstan- te, y tras varios días de mal tiempo, ayer el sol resplandecía en Roma. Aquí sólo se ha aplaudido al Papa susurró Giovanni como si quisiera desvelar el significado profético de dichos aplausos ante el comienzo del Cónclave, que ayer registró su primera y esperada fumata negra. Paolo, más joven, no pudo evitar quedarse dormido en mitad de la plaza. De nuevo, dos carabinieri les rogaron que se levantaran del empedrado de la plaza. Desde primera hora de la mañana, miles de feligreses procedentes de muy diversas partes del mundo fueron congregándose en torno a la plaza de San Pedro, formando precisas y ordenadas filas para entrar en la basílica. Desde las nueve de la mañana, el mayor templo cristiano estaba prácticamente lleno. Entre sus muros buscaban asiento numerosos italianos, bastantes españoles y africanos, y Los fieles aguardan largas colas para rezar ante la tumba de Juan Pablo II FOTOS: EPA