Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 19 4 2005 47 Sociedad Primer trasplante con éxito de células de páncreas de donante vivo a un diabético La fumata negra que ayer salió de la chimenea situada sobre el tejado de la capilla Sixtina EPA Joseph Ratzinger REUTERS El primer día de Cónclave se cierra en el Vaticano con fumata negra Ratzinger: En el mundo actual va cuajando una dictadura del relativismo b A partir de hoy, los 115 cardena- les electores celebrarán, encerrados en la capilla Sixtina, dos votaciones por la mañana y dos por la tarde para elegir al nuevo Papa JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Como era de esperar, la primera votación del Cónclave más incierto en los últimos cien años concluyó anoche en fumata negra señal de que ningún candidato alcanzó los dos tercios de los votos. Era el resultado previsto, pues la primera votación es de tanteo: sirve para medir fuerzas y establecer un abanico inicial de nombres interesantes sobre los que puede concentrarse o no el voto en los escrutinios sucesivos. A partir de hoy se celebrarán dos votaciones por la mañana y dos por la tarde. La quema de papeletas tiene lugar sólo después del segundo escrutinio, por lo que habrá una fumata negra hacia el mediodía y otra hacia las siete de la tarde mientras ningún cardenal reciba los 77 votos necesarios. Si la fumata se retrasa, atención. Puede ser indicio de que los cardenales están ya prometiendo, uno por uno, fidelidad al nuevo Papa antes de dar la señal al mundo. Si el nuevo Pontífice resultase elegi- do en la primera votación de la mañana, la fumata blanca sería hacia las once, y si lo es en la primera de la tarde, hacia las seis. En resumen: habrá una fumata segura- -blanca o negra- -cada día a las doce y a las siete de la tarde, pero con la posibilidad de fumata blanca a las once de la mañana o a las seis de la tarde en caso de elección en el primer escrutinio. Con su serenidad habitual, el cardenal Joseph Ratzinger condujo ayer a los electores a la capilla Sixtina y les tomó juramento ante la poderosa esce- na del Juicio Final, como había previsto Juan Pablo II en su poema Tríptico Romano del 2002: Los hombres a quienes confío la heredad de las llaves, se reúnen aquí, se dejan abrazar por la policromía sixtina, por la visión que dejó Miguel Ángel Alguno de los cardenales miraba de hurtadillas hacia arriba, hacia el Cristo en Majestad, que imprime con su brazo derecho un vigoroso movimiento de rotación capaz de causar vértigo a quien se acerque tenso y falto de sueño como la mayoría de los 115 electo- Deben olvidar la Prensa y abstenerse de promesas Ahora que están completamente aislados del mundo exterior, los 115 cardenales electores deben olvidar incluso las sugerencias de los medios de comunicación social según indica la Constitución Apostólica Universi Domini Gregis de Juan Pablo II sobre el periodo de Sede Vacante y el Cónclave. El documento de 1996 que regula la transición en la Iglesia está superando bien su primera prueba de fuego, aunque el próximo Papa tendrá que resolver algunas ambigüedades que se han descubierto tan sólo al aplicarlo. La Constitución Apostólica prohíbe que los cardenales realicen en estos días pactos o promesas entre ellos. Prohíbe también que ningún cardenal se comprometa- -suscriba capitulaciones- -a llevar a cabo determinados actos como Pontífice. Si, por debilidad, algún cardenal realiza promesas en su afán de ganar votos, Juan Pablo II dejó establecido que aunque hayan sido hechas bajo juramento, las declaro nulas e inválidas El nuevo Papa tiene que ser enteramente libre desde el primer momento. res. Otros cardenales miraban de reojo hacia la imagen de las bocas del infierno, que está detrás de los candeleros del altar y que impresiona por su proximidad al Crucifijo. La jornada de los electores, encerrados desde la noche del domingo en la Casa Santa Marta, incluyó por la mañana la misa para la elección del Pontífice En su homilía, el cardenal Ratzinger, les invitó a dejarse guiar por una fe adulta y comentó las palabras de Jesús seréis mis amigos si hacéis lo que yo os digo como prólogo a su invitación a los Apóstoles a ir y dar fruto, y que vuestro fruto permanezca Según Ratzinger, escritor prolífico, el fruto que permanece no es lo que se deje en dinero, en edificios o en libros, pues antes o después todas estas cosas desaparecen. Lo único que permanece eternamente es el alma humana. El fruto que permanece es tan sólo lo que hayamos sembrado en las almas Al mismo tiempo, advirtió que el relativismo, es decir, dejarse llevar por cualquier viento de doctrina, se considera como la única actitud a la altura de los tiempos contemporáneos Ratzinger, a continuación, incidió en que en el mundo actual va cuajando una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja como medida de las cosas sólo mi propio yo y mis deseos Los vaticanistas veteranos esperan fumata blanca el miércoles, pero todos advierten que puede pasar cualquier cosa. Juan Pablo II fue elegido al octavo escrutinio, Juan Pablo I al cuarto, Pablo VI al tercero y Juan XXIII al undécimo. Los cardenales no quieren Cónclave largo. Están sobrecogidos, y se les nota. En el rostro y casi en el alma.