Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid MARTES 19 4 2005 ABC PP y PSOE apoyan la Medalla de Oro para Samaranch, pero IU se reserva el voto Galardón para el presidente de honor del COI por su apoyo a Madrid 2012 ABC MADRID. El presidente de honor del Comité Olímpico Internacional (COI) Juan Antonio Samaranch, recibirá la Medalla de Oro de Madrid, máxima condecoración que concede el Ayuntamiento de la capital, por acuerdo de PP y PSOE, sobre el que IU se ha querido reservar el voto hasta el próximo pleno, a final de mes. MADRID AL DIA LA ORDENANZA IGNACIO RUIZ QUINTANO La decisión fue votada ayer, durante la comisión de Las Artes que se reunió previamente al pleno de este mes. Contó con los votos a favor del PP y del PSOE, y con la abstención de IU. La concejal de este grupo Concha Denche explicó su reticencia por la actitud ambigua de Samaranch respecto al franquismo. IU se reservará su voto definitivo hasta el pleno. Con esta distinción, el Ayuntamiento quiere reconocer la extraordinaria contribución de Samaranch a la modernización del Movimiento Olímpico y a la difusión internacional del deporte así como el público y decidido apoyo del presidente honorífico del COI a la candidatura de Madrid como sede de los Juegos Olímpicos de 2012, explicaron fuentes municipales. Allardón va a prohibir por ordenanza municipal conducir en la capital animales o vehículos de tracción animal Con la mano en el corazón: ¿se puede ser más moderno? ¿No será este hombre aquel cirujano de hierro que pedían los viejos cascarrabias del regeneracionismo? Políticamente, el progreso consiste hoy en alternar con Castro, con Chávez y con Otegui. Pero, culturalmente, el progreso también consiste en tener un alcalde que se ocupa en limpiar de ruchos y de jamelgos la ciudad. Cuando Gómez Navarro, presidente de las Cámaras de Comercio por la gracia del Partido, dijo el otro día que los empresarios madrileños debían trabajar aún más, no dijo que debían aprender a trabajar como burros, sino como chinos, lo que prueba que ese hombre conocía ya la ordenanza. Bien, pues arriba las máquinas, el estrépito, la velocidad. Algunos pensarán que, en el caso de Gallardón, este futurismo amanerado y nunca visto es cosa de Cobo, que lo habría importado de Fuenlabrada, como el toreo de César Jiménez, definido por un sevillano de la calle Polavieja como El Muñeco de la Tarta. Hablando de definiciones, decía Pemán en su elegía del automóvil que su recuerdo más definido de la época auroral del automovilismo era una definición de los automóviles que hizo Punch la revista de la burguesía inglesa, llena de prudencias y de mediocridades. Definía el automóvil como un coche en que los animales, en lugar de ir fuera, van dentro Y en esta certeza científica está basada la ordenanza, rabiosamente moderna, de Cobo y Gallardón. Un coche en que los animales, en lugar de ir por fuera, van dentro Fue hace nada menos que nueve siglos cuando Rogerio Bacon, que era fraile, cosa que seguramente no saben ni Cobo ni Gallardón, profetizó solemnemente el advenimiento de los automóviles: Pueden hacerse carros que, sin tracción animal, sean capaces de moverse cum impetu inoestimabili Junto con el Nunc dimittis -interpretado, eso sí, por la prensa de progreso- -este cum impetu inoestimabili me parece el mejor lema para Cobo y Gallardón: No sabemos a dónde vamos, pero vamos en vanguardia y no dimitimos nunca G