Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 Deportes LA VIOLENCIA EN EL FÚTBOL LUNES 18 4 2005 ABC Los Boixos, el Frente Atlético y los Ultra Sur surgieron, en 1981, como los primeros radicales de nuestro fútbol. Después surgieron otras muchas fotocopias en España, pero la muerte de Zabaleta y la actitud de Florentino Pérez y de Laporta ha laminado su fuerza Los ultras españoles se quedaron sin mecha TEXTO TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. No son nada originales. Los grupos ultras del fútbol español nacieron a partir de 1981 como una mera copia de los bootboys ingleses, tribus urbanas que encaminaron hacia el fútbol su desencanto social y su deseo de protesta. Como ellos reconocían, todos los rencores encontraron en el anonimato del fútbol su mejor bar. El proceso se extendió por Europa y las peñas españolas sufrieron cambios o excisiones para sumarse a la moda. Aunque los Biris del Sevilla celebran ahora su trigésimo aniversario, su transformación en un grupo radical comenzó en los años noventa. Los modos violentos comenzaron realmente en España en 1981, con el nacimiento de los grupos radicales de los tres equipos grandes de la época: los Boixos Nois, el Frente Atlético y los Ultra Sur. El resto de clubes sufrieron una mera fotocopia de la situación. Todos los clubes españoles cuentan hoy con sectores ultras que han copado antiguas peñas o han formado nuevas para actuar sin oposición. Precisamente, fue la publicidad obligada de la denuncia de los actos vandálicos lo que hizo crecer a los Boixos, los Ultra Sur y el Frente, que serían imitados por los nuevos sectores marginales de otros equipos, grupúsculos que fueron apoyados por dirigentes dedicados a perpetuarse. Grupos ultras en el fútbol español 13 14 23 1 2 12 16 5 17 15 22 21 8 9 10 3 4 Los sucesos más graves 1985: Luis Montero Domínguez fallece en el partido Cádiz- Castellón, al sufrir el impacto de una bengala marina. 1987: Los Ultra Sur lanzan miles de objetos en el Real Madrid- Bayern y el Bernabéu es cerrado por dos partidos. 1991: Seguidores de los Boixos asesinan de una puñalada al aficionado blanquiazul Frederic Rouquier, de origen francés. 1992: Guillermo Alonso Lázaro, de 13 años, muere por el impacto de una bengala en el partido Español- Cádiz. 1998: Los Ultra Sur derriban una valla y se rompe una portería en el partido Real Madrid- Borussia Dortmund, semifinales de la Copa de Europa. El estadio es clausurado por dos partidos y el club sufre una multa de 1,8 millones de euros. 9- 12- 1998: ultraderechistas del grupo Bastión (Frente Atlético) matan a Aitor Zabaleta, seguidor de la Real Sociedad. 6- 10- 2002: El vigilante Antonio Dorrego es agredido por radicales de los Biris en el derbi Sevilla- Betis. El Sánchez Pizjuán es cerrado por cuatro partidos. 7- 10- 2003: Manuel Ríos Suárez muere al sufrir una patada en el bazo después del partido Compostela- Deportivo. rre y una fuerte multa. El Atlético finalizó su relación con el Frente, que desapareció de la web rojiblanca a las dos horas y cuarenta y seis minutos de la madrugada del día 10 de noviembre de 1998, diez horas después del asesinato. Un contraataque que se convirtió en ataque desde del año 2000, cuando Florentino Pérez accedió a la presidencia del Real Madrid y manifestó que los extremistas no tenían sitio en el club. Ha cumplido su palabra, Los Ultra Sur, hoy, perviven a espaldas de la entidad. Una política que confirmó Joan Laporta en el Barcelona desde el año 2003. El dirigente azulgrana no tuvo miedo de echar a los Boixos violentos. El presidente de la peña, Manuel Homar, fue despedido como socio el 14 de mayo de 2004, por intentar agredir a Laporta, quien sufrió amenazas de muerte durante año y medio. La policía descubrió un entramado que ligaba a los Boixos con delincuentes que tenían al presidente del club en su diana. La actitud del Real Madrid y el Barcelona ha sido la bandera de la debilitación de los sectores radicales en el fútbol. Desde que ambos clubes pasaron al ataque se han producido dos sucesos graves. Uno, la salvaje paliza que varios integrantes de los Biris propinaron a un vigilante de seguridad en un derbi sevillano. Otro, la muerte de Manuel Ríos, por culpa de una patada de otro seguidor deportivista. Manuel intentaba evitar una paliza a un aficionado del Compostela. Son las últimas víctimas de una violencia que ya tiene al fútbol enfrente, no a su vera. 67 19 20 18 11 1- Ultra Sur (Real Madrid) 2- Frente Atlético (Atlético de Madrid) 3- Boixos Nois (F. C. Barcelona) 4- Brigadas Blanquiazules (Español) 5- Peña Mújica (R. Sociedad) 6- Biris (Sevilla C. F. 7- Supporters Sur (Betis) 8- Ultra Yomus (Valencia C. F. 9- Força Llevant (Levante) 10- Ultras Levante (Levante) 11- Tenerife Supporters (Tenerife) 12- Juventudes Verdiblancas (R. Santander) 1314151617181920212223- Riazor Blues (Dep. Coruña) Celtarras (Celta de Vigo) Ligallo Fondo Norte (Zaragoza) Herri Norte (Athletic) Indar Gorri (Osasuna) Frente Bokerón (Málaga) Ultras Sherry (Jerez) Brigadas Amarillas (Cádiz) Mallorca Sub (Mallorca) Frente Amarillo (Villareal) Ultravioletas (Valladolid) Infografía ABC Boixos, Frente y Ultra Sur, desde 1981 En 1981, los Boixos, el Frente y los Ultra Sur estaban dominados por la extrema derecha, independentista en el caso azulgrana. A partir de 1991 fueron invadidos paulatinamente por los skin heads Posteriormente, el grupo catalán se desmarcaría de la tendencia fascista que persistió en el Frente Atlético y en los Ultra Sur. Se extendió así una moda de la violencia dentro y fuera de los campos, una ley de la selva, de los excesos permitidos, que ha perdurado durantee casi dos décadas, hasta que los incidentes graves, los asesinatos y los chantajes a los directivos hicieron reaccionar a los propios dirigentes para atacar un cáncer que los políticos les ins- taban a abordar desde que, el día 13 de enero de 1991, el francés Frederic Rouquier, seguidor del Español, fuera apuñalado mortalmente por aficionados de los Boixos después de un partido ¡Español- Sporting! Aquel día quedó patente que los delincuentes se escondían en el anonimato del fútbol. Los presidentes empezaron a meditar que deberían enfrentarse a los grupos que ellos mismos engordaron. Hasta aquella muerte, no se habían atrevido a afrontar el problema. Había quedado oscurecido el fallecimiento de Luis Montero Domínguez el 25 de abril de 1985, víctima de una bengala marina lanzada en el partido CádizCastellón. Tampoco se había reaccionado después de que la UEFA clausurara el Bernabeú por dos partidos en 1987, dados los lanzamientos de objetos que los Ultra Sur realizaron en el partido Real Madrid- Bayern Múnich. El caso Rouquier encendió la alarma, que estalló con el fallecimiento del niño Guillermo Alonso un año después, el 15 de marzo de 1992, Una bengala, lanzada en el encuentro Español- Cádiz, acabó con su vida. Ambas tragedias provocaron una reacción. Los directivos, sin embargo, no se atrevían todavía a plantar cara a los radicales. Zabaleta, la portería rota y el cambio El año 1998 sería clave. La rotura de la portería del Bernabeú frente al Borussia Dortmund- -provocada por los Ultra Sur al subirse a las vallas- y la cuchillada mortal que sesgó la vida del donostiarra Aitor Zabaleta, asestada por integrantes del Frente Atlético, fueron el principio del fin de la ayuda a los ultras españoles. El Real Madrid pagó el incidente con dos partidos de cie- Nazis, izquierdistas, independentistas... y alguien para odiar Los extremismos políticos han conquistado los grupos radicales, pero todos coinciden en una verdad: necesitan ultras rivales para justificar su odio. Estas son sus obsesiones: Ultras Sur: fascistas. Enemigos: Boixos, Frente Atlético, Herri Norte, Peña Mújica y Riazor Blues. Boixos: independentistas, Adversarios: Ultra Sur, Brigadas Blanquiazules, Yomus y Ligallo. Frente: fascistas. Rivales: Ultras Sur, Herri Norte, Peña Mújica y Yomus. Herri Norte y Peña Mújica: abertzales. Enemigos: Ultras Sur y Frente Atlético. Biris contra Supporters: los sevillistas son de izquierdas y los béticos de derechas. Brigadas Blanquiazules: nazis. Rivales: Boixos, Herri Norte y Peña Mújica. Celtarras: izquierdistas. Sus adversarios son Riazor Blues y Ultra Sur. Riazor Blues: izquierdistas. Su odio son los Celtarras, pero concuerdan con ellos en su enemistad con los Ultra Sur. Brigadas Amarillas y Sherrys: seguidores del Cádiz y del Jerez, su enfrentamiento define cada derbi. Yomus: derechistas y apolíticos. Adversarios: Boixos y Herri Norte, Frente Bokerón: diversidad política. Sus rivales son los equipos sevillanos. Y el colmo, el Levante: tiene dos grupos enfrentados. Los Ultras son españolistas y Força Llevant es de izquierdas y nacionalista.