Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 4 2005 93 Rodrigo Rato insta a las grandes economías del mundo para que corrijan sus desequilibrios Los directivos de MG Rover niegan la existencia de irregularidades en las cuentas de la compañía MINIPISOS En política de vivienda no ha habido ninguna rectificación; ni ahora ni antes. Las iniciativas del Ministerio se han ido desarrollando de acuerdo con una estrategia planificada He enseñado muchas veces el decreto de agosto de 2003, cuando gobernaba el PP, cuyo objetivo era proporcionar soluciones habitacionales SOCIEDAD PÚBLICA DEL ALQUILER Ofreceremos al propietario de la vivienda garantías que ahora no ofrece el mercado Los profesionales privados son nuestros colaboradores necesarios El modelo de financiación local es una asignatura pendiente, pero lo es desde el año 1978 -Como una inmobiliaria... -No. Las inmobiliarias suelen sentar a las dos partes para que firmen el contrato y luego desaparecen. La SPA no va a actuar así. El propietario va a percibir la renta mensual desde la firma del contrato, esté o no la vivienda ocupada, pase lo que pase. Va a tener la vivienda perfectamente conservada y se le va a devolver en un perfecto estado y cómo máximo se le va a detraer un 20 El inquilino, por su parte, va a pagar una renta que cada vez va a ser más asequible, porque cada vez habrá más oferta y más variada. La SPA, además, sólo pondrá en el mercado viviendas de calidad, otra garantía para el inquilino, que pagará la fianza que exige la Ley, un mes, y que hay que tener en cuenta que se le devuelve al inquilino. Pero es la garantía mínima que debe exigirse a quien va a poseer la vivienda de otro. Y quiero apuntar que todo La ministra accedió, no sin protestas, a dejarse fotografiar junto a su mesa de trabajo. La definitiva aún no la han traído asegura es una asignatura pendiente en nuestro desarrollo constitucional lo referido en el Título VIII a la administración local. El Estado autonómico se ha hecho, aunque haya discrepancias sobre el modelo. Pero sobre el modelo local se aprobó una Ley de Bases en 1985, algunas modificaciones puntuales en Haciendas Locales y ahí se ha quedado el debate. El modelo local es una asignatura pendiente, pero lo es desde 1978. ¿Resolviendo la financiación local se podrá contener la presión al alza del precio del suelo? -Yo confío en el resultado de las iniciativas en las que como ministra tengo una responsabilidad y creo que el resultado es positivo: 1.031 millones destinados al plan de choque, suelo público para 27.000 viviendas, la modificación del decreto o el efecto dinamizador que estamos teniendo sobre las Comunidades autónomas. Sus agencias públicas se han creado por el impulso que el Ministerio de Vivienda está dando al alquiler, porque trabajamos para fomentar la vivienda protegida, pero también para impulsar el alquiler. ¿Con la agencia pública? -La Sociedad Pública del Alquiler (SPA) nace porque entendemos que el mercado de alquiler presenta fallos. Todos sabemos de qué estamos hablando: es opaco, está atomizado y desestructurado, no hay oferta suficiente... Es un paso más en la estrategia de fomento del mercado de alquiler. ¿Fomenta el alquiler cobrar tanto a inquilinos como a propietarios? -La SPA va a ofrecer un marco estable de relación entre propietario e inquilino y ofreceremos al propietario garantías que ahora no ofrece el mercado. Va a depositar su vivienda en la SPA, que va a firmar un contrato de gestión e intermediación. esto será hecho en colaboración con Comunidades, Ayuntamientos, el Injuve, con el Consejo de la Juventud. Sus políticas son necesarias y positivas. ¿No le parece poco ambicioso 24.000 viviendas en cuatro años? -No. El mercado está desestructurado. Muy mayoritariamente está formado por particulares y muy poco por el sector privado profesional, que aproximadamente supone el 0,6 del total del parque de viviendas alquilables. El sector profesional está gestionando unas 10.000 viviendas en alquiler. Para la SPA nos hemos marcado un objetivo que comienza con 1.000 viviendas y debe culminar en cuatro años con un total de 24.000. Eso significaría más que duplicar lo que ahora hace el sector privado profesional. Es una cifra prudente y avalada por muchos estudios técnicos. Pero quiero que quede claro que nuestro objetivo no es suplantar a la iniciativa privada, ya que prevemos un efecto dinamizador del mercado que llevará a más intermediación por profesionales privados, que son nuestros colaboradores necesarios. Hay 3,2 millones de viviendas vacías y debemos hacer todo lo posible para que muchas dejen de estarlo. ¿Pretende cambiar la cultura de compra por otra del alquiler? -No se trata de cambiar la cultura desde la compra al alquiler, se trata de que un ciudadano pueda elegir libremente y optar por compra o por alquiler, porque eso es bueno para los ciudadanos y para la economía. El problema es que ahora no puede optar porque no hay oferta para alquilar. ¿Augura la continuidad de su Ministerio en la próxima legislatura? -Sí. La vivienda es para nosotros una política de Estado y requiere un impulso que no puede darse desde una dirección general. Una política que ha tenido un parón en los últimos años, donde el mercado libre se regía por la oferta y la demanda, y la vivienda protegida era cosa de otros. Entre 1996 y 2003 la vivienda protegida ha pasado de 80.000 a 40.000 y si no hay vivienda protegida los ciudadanos no pueden acceder a ella. El mercado libre seguirá funcionando por sus leyes, pero desde una perspectiva social, debemos fomentar la vivienda protegida para equilibrar el mercado y lograr un ajuste de los precios, un aterrizaje suave, que es una idea que casi todos compartimos.