Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 LUNES 18 4 2005 ABC Economía MARÍA ANTONIA TRUJILLO Ministra de Vivienda Los minipisos son un tipo de vivienda que demandan muchos jóvenes en España La polémica acompaña a María Antonia Trujillo desde el mismo momento en que asumió la cartera ministerial. Transformó viviendas en actuaciones sugirió el fin de la desgravación fiscal y ahora vuelve a estar en el ojo del huracán por su defensa de los minipisos TEXTO: ÁNGEL LASO, MIGUEL LARRAÑAGA FOTOS: JAIME GARCÍA MADRID. Los minipisos han puesto a la ministra de Vivienda en el ojo del huracán, pero mantiene la cita para esta entrevista. Su mirada es tímida al principio, pero a medida que avanza la conversación sus gestos y ademanes se vuelven más firmes, dejando traslucir, sin perder la sonrisa, una fe absoluta en sus proyectos. ¿De dónde surge la idea de los minipisos -Es una reflexión y tiene su origen en un estudio de un grupo de arquitectos en el marco de Construmat. Buscan alternativas para el acceso a la vivienda y trabajan sobre una vivienda de precio limitado, de superficie reducida, en alquiler y destinada prioritariamente a determinados colectivos, sobre todo los jóvenes. ¿Por qué lo ha puesto usted sobre la mesa? -El Ministerio de Vivienda se ha hecho eco de esa reflexión. Recoge experiencias de otros países donde estas viviendas han tenido éxito y además hace una apuesta por un tipo de vivienda que demandan muchos jóvenes en España, porque les permitiría independizarse y se correspondería con la estructura familiar del siglo XXI. -Pero usted llegó a hablar de reformar la Ley para las VPO... -Lo repito. Es un estudio concreto en un marco concreto, el de Construmat. Y en modo alguno se recoge en el Plan de Vivienda que va a debatirse con las Comunidades autónomas. Para VPO hablamos de superficies que varían entre 40 y 90 metros cuadrados y hasta 120 para familias numerosas. ¿No son muchas rectificaciones? -No estoy de acuerdo. En política de vivienda no ha habido ninguna rectificación; ni ahora, ni antes. Las iniciativas del Ministerio se han ido desarrollando de acuerdo con una estrategia planificada para atender las necesidades de los ciudadanos. La primera de esas iniciativas fue la aprobación de un plan de choque para cumplir nuestro compromiso de poner a disposición de los ciudadanos 180.000 vivien- Una jurista entre ladrillos Esta extremeña de 44 años fue elegida por José Luis Rodríguez Zapatero para pilotar una de las ofertas estrella de su programa de Gobierno, la creación de un Ministerio de Vivienda. Doctorada en Derecho, María Antonia Trujillo goza de un reconocido prestigio como experta en Derecho Constitucional, materia de la que es profesora titular en la Universidad de Extremadura. Llegó al Gobierno central apadrinada por Juan Carlos Rodríguez Ibarra y avalada por el plan regional de vivienda que puso en marcha en Extremadura y que fue la base sobre la que el PSOE elaboró su programa electoral en esta materia. Su gestión ha estado presidida por la polémica y sus manifestaciones públicas suelen provocar ríos de tinta, a pesar de que se prodiga poco. Como detalles de su personalidad, luce el reloj en la mano derecha y su tarjeta oficial está impresa también en braille. das por año esta legislatura, en compra o en alquiler. Luego se modificó el decreto que regulaba el plan de vivienda actual, introduciendo ayudas al arrendador y al inquilino. ¿Y en materia fiscal? -Ya hay cosas en tramitación, como bonificaciones fiscales de hasta un 85 para las instituciones privadas que promuevan el alquiler, para que compren para alquilar. Evidentemente, hay otro tema pendiente, como son las deducciones a la vivienda, y se está trabajando en él también desde el Ministerio de Vivienda. No ha habido, en mi opinión, ninguna contradicción. ¿Ni al hablar de actuaciones o de soluciones habitacionales -Es terminología acuñada. Cuando se habla de actuaciones en suelo se habla de suelo para vivienda protegida. Nosotros cuantificamos una actuación en suelo porque en ese suelo se puedan hacer mil, dos mil o tres mil viviendas protegidas. En el caso de las soluciones habitacionales yo he enseñado muchas veces el decreto aprobado en agosto de 2003, cuando gobernaba el PP, y que en su exposición de motivos decía que su objetivo era proporcionar soluciones habitacionales Es terminología acuñada en materia de vivienda y no sólo en España. Viene del Derecho Romano, del Derecho Civil. No hemos inventado nada. -Permítanos retomar las desgravaciones. ¿Qué va a pasar con ellas? -El Ministerio de Economía ya ha anunciado que está trabajando en la reforma fiscal. Respecto a las deducciones a la vivienda, ahora se iniciará un debate. Pero hay algo en lo que los ciudadanos españoles pueden tener seguridad: lo que se haga no se va a aplicar con carácter retroactivo. Por supuesto, quien esté desgravando por su casa, seguirá desgravando. ¿No se siente una ministra sin competencias? -Vamos a ver, agricultura, sanidad, educación, industria, turismo, comercio interior... En todas estas materias hay competencias transferidas, como también en vivienda y suelo, y nadie se cuestiona que pueda existir o no un ministerio. Lo bueno en todas estas materias es que haya concurrencia y diálogo. El Ministerio de Vivienda ha conseguido sentar a las Comunidades autónomas en las conferencias sectoriales y que todas hayan firmado el Plan de Choque y la modificación del decreto. Hasta ahora no se ha levantado ningún consejero de las dos conferencias sectoriales. Hemos conseguido el consenso. Y con las corporaciones locales estamos concertando continuamente. Estamos poniendo suelo público a su disposición para construir viviendas protegidas, porque es cierto que el precio del suelo es un problema. ¿Cómo arreglarlo? -Queremos buscar el consenso con todas las Comunidades, pero el Estado habla desde la autoridad que da haber promovido suelo para 27.000 viviendas protegidas. Queremos conseguir un pacto con las Comunidades y los Ayuntamientos para que también pongan suelo a disposición de la vivienda protegida, el suelo del patrimonio público municipal al que están obligados cuando con sus planteamientos se produce una transformación de suelo. Ese acuerdo lo tenemos que conseguir; un acuerdo que persigue unos fines claros, agilizar los trámites urbanísticos, que se luche contra la especulación... Creo que nadie se puede negar, que nadie puede decir que quiere especular. ¿Y qué hace un alcalde que se ve obligado a financiar con el suelo los servicios que debe prestar? -La financiación local es una asignatura pendiente, de la misma forma que