Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Espectáculos LUNES 18 4 2005 ABC Los Brincos descorchan su Reserva especial 40 años después b En 1964 nacía el grupo más importante del pop español de los sesenta. Sus mejores canciones y sus actuaciones en TVE suenan ahora tan frescas como entonces MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Sí, es verdad, quizá fueron un invento de una mente avispada de alguna discográfica, pero qué invento. Verdadera tarea de alquimista la de Luis Sartorius, que murió prematuramente en un accidente sin poder ver cómo aquella idea suya cristalizaba en el mejor grupo de pop de nuestra historia. Porque Los Brincos hicieron historia y contaron sus canciones por números 1. Tenían imagen, frescura, originalidad y muchísimo talento. Quienes no lo crean, o lo hayan olvidado, ahora tienen la oportunidad de descubrir o rememorar: acaba de reeditarse un buen puñado de sus grandes éxitos (21 piezas) así como otras nueve canciones de su secuela, Juan Junior. Y un DVD con actuaciones en TVE. Todo ello bajo el título de Reserva especial La primera formación la componían Fernando Arbex, Manuel González, Juan Pardo y el filipino Antonio Morales Junior hoy esposo de Rocío Dúrcal. Arbex se curtió en Los Estudiantes, mientras que Juan Pardo y Junior venían de los inolvidables Pekenikes. En 1967, tras disputas internas, Juan y Junior dejan la banda para emprender una triunfal carrera como dúo, mientras el grupo sigue adelante, con Vicente Ramírez y Ricky Morales (hermano del propio Junior) como sustitutos de los disidentes Más adelante, otro Morales, Miguel, reemplazaría a Ramírez. Los Brincos no sólo fueron autores de piezas insustituibles de la historia del pop español como Sola Tú me dijiste adiós Mejor Un sorbito de champán Giulietta Lola Renacerá Nadie te quiere ya sino los primeros en conseguir un sonido pop- rockero español, típico y tópico, pero juguetón y divertido con títulos como Flamenco Borracho o A mí con ésas Curiosamente, ninguna de estas canciones superaba los tres minutos de duración, esto es, eran un éxito pop en toda regla. También se atrevieron con el inglés, The train mientras que nadie habrá podido olvidar piezas como Anduriña A dos niñas En San Juan de Juan Junior. Cuarenta años después, suenan rabiosamente más modernos que la mayoría de los grupetes que se oyen en estos días por ahí. No sólo por sus inmejorables armonías vocales, por la eficacia de sus melodías y estribillos, sino, por el delicioso sonido de sus guitarras, que aún sigue pareciendo irrepetible. Una escena del ballet Leyenda coreografiado por José Antonio sobre música de José Antonio Rodríguez ALBERTO PRIETO José Antonio: Hay muchos que bailan flamenco, pero pocos que son flamencos El director del Ballet Nacional quiere dotar a la compañía de identidad b El Teatro de la Zarzuela acogerá esta semana la presentación en sociedad del coreógrafo madrileño en su segunda etapa al frente del conjunto JULIO BRAVO MADRID. Casi un año después de su nombramiento como director del Ballet Nacional, José Antonio se enfrenta a su presentación en sociedad con las actuaciones que la compañía presentará a partir del viernes en el Teatro de la Zarzuela. Es el primer programa que firma él mismo, como director y como coreógrafo. Dos piezas suyas, Aires de Villa y Corte (con música de José Nieto) y La Leyenda (sobre música de José Antonio Rodríguez) componen este programa. En realidad, entre unas cosas y otras llevo trabajando con el ballet desde poco antes de las Navidades; este estreno además es especial porque es en la Zarzuela, un sitio emblemático en mi carrera... Prácticamente mi casa. Y hay muchos ingredientes que lo hacen singular; entre ellos, poder ofrecer un programa íntegro con orquesta en directo José Antonio ha vuelto a la dirección del Ballet Nacional, que ya ejerció entre 1986 y 1992. Se ha encontrado una compañía totalmente distinta. A mi llegada, los bailarines han mostrado una gran ilusión, entrega y respeto, pero el ballet estaba bajo de nivel técnicamente, quizás porque no se había trabajado en la dirección adecuada. Pe- ro poco a poco me han ido sorprendiendo. Todos han entendido por qué estoy de nuevo aquí, y que éste es un trabajo para compartir y disfrutar. La creatividad no puede salir sólo de quien dirige Dos nortes: rigor y disciplina José Antonio tiene, entre sus objetivos, que el Ballet Nacional de España tenga una identidad propia, que no significa que los bailarines no puedan desarrollar su propia personalidad. Y eso es algo que no se logra de la noche a la mañana Todo ello con dos nortes: rigor y disciplina En la profesión- -explica- -se han perdido bastantes rasgos y conceptos imprescindibles, como el respeto al escenario, que debe ser casi un espacio de ritual, donde uno se entrega y ha de dejar todo. Antonio Gades, por ejemplo, lo persiguió toda la vida hasta la saciedad, porque no le gustaba la irresponsabilidad. Hoy se ha perdido ese sentido; y yo exijo rigor porque para mí es fundamental Uno de los grandes problemas con los que se enfrenta la danza española Se han perdido bastantes rasgos y conceptos imprescindibles, como el respeto al escenario, que debe ser casi un espacio de ritual es la falta de creatividad. Es cierto que hay escasez de creadores- -reconoce José Antonio- hay gente que hace cosas y que tiene inquietudes, sí, pero hay también mucha permisividad a la hora de incorporar conceptos y elementos. La danza es un arte vivo, pero no se puede desinformar al público. En el arte no hay un único camino; la única verdad es la formación y el conocimiento de las raíces. A partir de ahí se puede cambiar e innovar, pero hay gente que en estos cambios lo que hace es camuflar su falta de conocimientos. Cuando se utiliza un vocabulario porque no se conoce otra cosa, es pobreza El director del Ballet Nacional espera que haya un revulsivo que resuelva la situación. Los estancamientos y los letargos suelen ser el embrión de un desarrollo o de un renacimiento La prisa es, para José Antonio, uno de los males de los jóvenes. Ésta es una carrera muy corta, pero que no se puede hacer de la noche a la mañana. Y ahora se quieren conseguir las cosas pero no se quiere hacer el recorrido para llegar a ellas. No hay interés por los jóvenes, no tienen el sentido de la espera, que es tan importante para alcanzar la esencia, para recuperar la memoria del sabor y del aprendizaje La denominada danza clásica española y la escuela bolera son las principales víctimas- las nuevas generaciones no lo valoran -en favor del flamenco, aunque José Antonio cree que hay muchos que bailan flamenco, pero pocos que son flamencos