Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 LUNES 18 4 2005 ABC Cultura y espectáculos SEMANA GRANDE DEL LIBRO Laura Restrepo, Paul Auster, Claudio Magris, Antonio Muñoz Molina, Salman Rushdie, Margaret Atwood, Assia Djebar y Norman Manea (de izda a dcha) en Nueva York EPA Nueva York rinde pleitesía a don Quijote Autores como Rushdie, Auster, Magris o Muñoz Molina homenajean a Cervantes en la Biblioteca Pública y otros tantos acentos en inglés celebraron en Nueva York la modernidad y universalidad de la mejor novela de todos los tiempos ALFONSO ARMADA CORRESPONSAL NUEVA YORK. Don Quijote a los 400 años: un homenaje rezaba el reclamo para uno de los eventos más atractivos de Voces del Mundo el Festival Internacional de Literatura organizado por el Pen Club de Estados Unidos, que el sábado inauguró en Manhattan una semana que nutrirán algunos de los escritores más afamados del planeta literario. Más de 400 presuntos y ávidos lectores llenaron al anochecer del sábado el Celeste Barton Forum de la Biblioteca Pública de Nueva York, una sala abovedada con hierro y cristal, donde resonaron las palabras de Miguel de Cervantes en español y en inglés: al inicio, en torno a los molinos de viento y la realidad; al cierre, ante un puñado de bellotas, la evocación de b Autores de seis lenguas la edad dorada, cuando los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío Desde Salman Rushdie, que se refirió a la mejor novela nunca escrita a Antonio Muñoz Molina, que hizo del ejemplo de Cervantes y su Quijote un canto a la libertad de inventarse a uno mismo, palabras y canciones permitieron a Alonso Quijano el Bueno, que se rebautizó Quijote, conquistar a los 400 años, desarmado, pero tan vivo como nunca, la Biblioteca Pública de NY, donde mora uno de los vértices de la encrucijada del mundo, se decía del cruce de la Quinta Avenida y la calle 42 escribió Ramón Carnicer. Don Quijote plantó la mejor pica en defensa de una lengua que crece como el río cervantino. El acto se abrió y se cerró con la apasionada versión que Jacques Brel le dedicara a don Quijote, para a continuación leer el actor Javier Cámara en inglés y la actriz Deborah Yates en inglés un fragmento del capítulo octavo Del buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de vien- to, con otros sucesos dignos de felice recordación para acabar invirtiendo los términos y leer, primero en la lengua de Shakespeare (que como recordó Rushdie murió el mismo día que Cervantes, el 23 de abril de 1616) y luego en español, las razones que don Quijote dio a unos cabreros en el capítulo 11. El barítono Chris Pedro Trakas y el pianista John Musto interpretaron el primero de los interludios que intentaron hacer más digeribles las tiradas de los renombrados juntapalabras: Trois chansons de Don Quichotte à Dulcineée de Maurice Ravel. Largo y en ocasiones tediosa se hizo la velada, aunque brillaron Rushdie, el angloindio autor de Versos satánicos a quien los fundamentalistas islá- micos tuvieron durante años en el punto de mira de una fatwa por blasfemia, y, sobre todo, Claudio Magris y Muñoz Molina, aunque su brillante pieza Don Quijote, o el arte de llegar a ser no se sabe si avergonzó o hizo dormir a Paul Auster, quien, antes, con voz cavernosa, tiró de bibliografía y leyó un fragmento de su Trilogía de Nueva York aquella parte de La ciudad de cristal en la que el personaje Auster y el detective Quinn hablan sobre la joya de Cervantes, un ataque a los peligros de la simulación Un espejo ante su locura En ese arte, en el que Auster juega en primera división, el personaje Auster lanza su teoría de que el presunto autor (según Cervantes) del Quijote, un tal Cide Hamete, es en realidad una combinación de cuatro personas diferentes Sancho Panza, testigo de todas las aventuras, que aunque no sabe leer ni escribir les da cien vueltas hablando a todos los demás personajes es quien dicta el texto al barbero y al cura, que tras verterlo en buen caste- El homenaje se enmarcó en Voces del Mundo el festival literario organizado por el Pen Club de Estados Unidos