Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 4 2005 Internacional 43 Triunfo del candidato europeísta en las elecciones turco- chipriotas La victoria de Talat puede acelerar las negociaciones para la reunificación de la isla mantiene un equilibrio con Ankara sin poner en peligro sus relaciones con Bruselas y representa la esperanza de cambiar de página BEGOÑA CASTIELLA. CORRESPONSAL ATENAS. Tras unas elecciones presidenciales sin sobresaltos, la comunidad turco- chipriota que ocupa el norte de la isla en la autoproclamada- -y únicamente reconocida por Turquía- -República Turca del Norte de Chipre, ha elegido a su nuevo presidente, el europeísta Mehmet Alí Talat, con más votos de los esperados. Talat, hasta ahora primer ministro y líder del Partido Turco Republicano, consiguió el 54 por ciento de los votos y resultó por tanto elegido en la primera vuelta. Lejos quedaron los otros ocho candidatos. No sorprende que Talat haya conquistado a su electorado, formado por turco- chipriotas y las familias de colonos instaladas en la parte norte de la isla desde la invasión del Ejército turco en 1976 (en total, más de 147.000 personas) Es hábil, conciliador, mantiene un equilibrio con Ankara sin poner en peligro sus relaciones con Bruselas y representa la esperanza de cambiar de página tras los muchos años con el intransigente Rauf Denktash como presidente. En las elecciones presidenciales de 2000, Denktash y su Partido Democrático habían obtenido el 43 por ciento de los votos en la segunda ronda, y Talat sólo el 10 por ciento. Pero ha habido muchos cambios desde entonces. Talat ganó las recientes elecciones parlamentarias, y el año pasado apoyó y se convirtió en símbolo del sí de su comunidad al Plan Annan para la b Es hábil, conciliador, Haider, poco antes de celebrarse ayer en Salzburgo el congreso fundacional AP Haider regresa al primer plano de la política austriaca con otro partido El dirigente nacionalista presidirá una formación más moderada que la que lo llevó al poder ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. Apenas dos semanas ha necesitado el líder del nacionalismo derechista austriaco, Jörg Haider, para consumar su regreso a la primera fila de la política nacional y, de paso, poner al Gobierno de su país frente a una nueva crisis. En el congreso fundacional de su nuevo partido, Alianza para el Futuro de Austria (BZÖ en sus siglas en alemán) celebrado ayer en Salzburgo, Haider fue nombrado oficialmente presidente de la formación que echó a andar el pasado día 4 de abril. En su elección por una mayoría a la búlgara hubo sólo una abstención, El también gobernador del Estado Mehmet Alí Talat AFP de Carintia apostó por mantener a su partido dentro del equipo de Gobierno que forma con el Partido Popular (ÖVP) austriaco. Haider rompe así definitivamente con el FPÖ, el partido en el que desarrolló su meteórica carrera política y al que llevó al Gobierno austriaco en 2000, para renunciar meses después a su presidencia. Según su programa, el BZÖ mantiene su vocación liberal, defiende un Estado poco interventor en la economía y apuesta por una Europa de dos velocidades. También asegura que defiende los derechos de las minorías, casi una ironía si se recuerdan los enfrentamientos de Haider con la minoría eslovena en Carintia y el discurso xenófobo de muchos de sus seguidores. reunificación de la isla, presentado por el secretario general de Naciones Unidas a referéndum. El plan fue finalmente rechazado por los greco- chipriotas Se espera que Talat se muestre partidario de dialogar y negociar para conseguir la reunificación de la isla o al menos mejorar notablemente la vida de su comunidad todo ello sin perder de vista el comienzo de negociaciones de Turquía con la Unión Europea. Luchará por levantar el embargo económico que pesa sobre la RNTC desde la invasión militar turca de la isla, así como la apertura de sus aeropuertos. El presidente de la República de Chipre (la parte greco- chipriota reconocida internacionalmente y ahora miembro de la UE) consideró como un paso positivo la ausencia de Denktash en las elecciones.