Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Nacional LUNES 18 4 2005 ABC Los ultras que intentaron agredir a Carrillo llevaban equipos de transmisión Entre los quince identificados no hay dirigentes de partidos actuales b El ex secretario general del PCE no ha denunciado los hechos y La Falange dice que no había afiliados suyos, pese a que en los pasquines figuraba su nombre y dirección C. MORCILLO MADRID. La Policía ha identificado a una quincena de miembros de grupos de extrema derecha entre el medio centenar de personas que el sábado intentaron agredir al ex secretario general del PCE, Santiago Carrillo, en una librería madrileña. Entre los identificados no figuran dirigentes de ningún partido actual, sino que se trata de gente de segunda fila según fuentes policiales, algún asiduo a las manifestaciones del 20- N, simpatizantes de Ultrasur y de grupúsculos neonazis. Los investigadores están convencidos de que el ataque estaba perfectamente planificado desde días antes, aunque quizá no resultó como se había previsto- -según algunas fuentes sólo debían abuchear a Carrillo y arrojar pasquines- Sobre la hipótesis de un acto orquestado, la Policía se basa en que varios testigos declararon que alguno de los agresores llevaba equipos de transmisión y que al grupo inicial se fueron sumando otras personas que podrían haber sido convocadas mediante mensajes de teléfono móvil. ban y le lanzaban panfletos. Estaban ilustrados con la foto del dirigente comunista y rezaban asesino, genocida, ni olvido ni perdón, La Falange El público y los responsables del establecimiento protegieron a Carrillo, pero sus acompañantes resultaron heridos de escasa consideración. En el interior de la librería ya había al menos dos o tres ultras aguardando, mientras que el resto intentaron entrar mediante avalancha y lo consiguieron. A continuación arrojaron libros y estan- terías y desperdigaron restos de carne por el suelo, junto a los pasquines en los que figuraba la dirección, el correo y teléfonos de La Falange, que utiliza este nombre para diferenciarse de Falange Española de las Jons. Varios testigos aseguraron que al lugar llegaron jóvenes en motocicletas, tras el altercado. Cuando acudió la Policía, los ultras aún se encontraban en las inmediaciones de la librería. De momento, no se ha producido ninguna detención. La Brigada de Información de Madrid analiza las cintas de las cámaras de seguridad del establecimiento para determinar el grado de participación. No se descarta que algunos de los ultras sean llamados a declarar con abogado en las próximas horas, acusados de desórdenes públicos. Tras estos incidentes, el veterano dirigente comunista no presentó denuncia por lo ocurrido, aunque podría hacerlo en los próximos días. Mientras, el presidente de La Falange, José Fernando Cantalapiedra, consideró ayer que el intento de agresión es una reacción normal y lógica de la gente que protesta ante quien es un genocida y un asesino Al término de la manifestación que ayer organizó este partido en Madrid, Cantalapiedra aseguró que entre los ultras que protagonizaron el ataque del sábado no había afiliados de este partido, aunque no condenó lo ocurrido. Dos o tres esperaban dentro Los hechos ocurrieron el sábado al mediodía cuando Carrillo acudió a una tertulia en una librería de la calle Juan Bravo para presentar el libro Historia de las dos Españas del historiador Santos Juliá. Le acompañaban el ex ministro socialista Claudio Aranzadi y el director de las librerías Crisol, Andrés Galdón, además del autor del libro y varios periodistas. En la puerta le esperaba un grupo de casi medio centenar de ultras que intentaron golpearlo con los palos de las banderas que portaban, al tiempo que le insulta- AFP Manifestación de La Falange por la unidad de España ABC. Unas 2.500 personas se manifestaron ayer en Madrid, según la Policía, en defensa de la unidad de España y para protestar por la política de separatismos del Gobierno. Convocados por La Falange, que cifró el seguimiento de la concentración en 15.000 asistentes, los manifestantes coreraron gritos contra el líder de ERC y contra el ex secretario general del PCE, Santiago Carrillo, a quien llamaron asesino horas después de sufrir un intento de agresión. Los asistentes portaron banderas preconstitucionales, emblemas y uniformes falangistas. Entre pitidos y con el saludo falangista calificaron a Zapatero de peligroso para España.