Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DOMINGO 17 4 2005 ABC Economía El G- 7 reconoce el problema petrolero, pero vaticina un crecimiento mundial sólido Presiones sobre Argentina para que reabra la negociación de la deuda con todos sus acreedores b Rato recomienda para la zona euro no descartar bajadas adicionales en los tipos de interés hasta que resulte evidente una recuperación económica autosostenible PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Los líderes financieros de las siete democracias más industrializadas del planeta- -Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Alemania, Francia, Italia y Japón- -reconocieron ayer el problema que para la salud económica del mundo empieza a suponer el disparado precio del petróleo. Espiral de subidas calificada como viento en contra para la economía global, según el comunicado final de la reunión de primavera del G- 7, que también ha querido ofrecer su correspondiente dosis de optimismo al insistir en que el ritmo de expansión todavía permanece robusto, con perspectivas de crecimiento sólidas para este año. Dentro de este multilateral examen de la economía global, el Grupo de los Siete ha destacado la importancia de que Estados Unidos resucite la disciplina fiscal perdida durante la Administración Bush. Advertencia que se produce después de que este viernes Wall Street protagonizara la más desastrosa sesión bursátil de los últimos dos años, entre temores a una significativa ralentización económica en parte motivada por el alto del precio del petróleo, con subidas acumuladas de un 50 en lo que va de año. El G- 7 se ha limitado a acoger positivamente los esfuerzos en curso para mejorar los datos e información sobre el mercado del petróleo, incrementar la oferta de la energía a medio plazo y lograr mayor eficiencia en el consumo. En su discurso radiofónico de los sábados, el presidente Bush también ha abordado la cuestión del petróleo, solicitando al Congreso federal la apro- Rato conversa con Anne Krueger, del FMI, junto al ministro británico de Economía, Gordon Brown, ayer en Washington bación de una reforma energética que disminuya la dependencia de EE. UU. del crudo producido por terceros. Los responsables financieros del Grupo de los Siete han vuelto a insistir en que la zona euro y Japón deben adoptar las reformas necesarias para estimular su limitado crecimiento económico. Además de recomendar, en referencia a China, flexibilidad en los tipos de cambio indicó ayer la conveniencia de que la zona euro mantenga sus actuales tipos de interés bajos para estimular el crecimiento. Durante su alocución ante el decisorio Comité Financiero y Monetario Internacional, Rato ha recomendado que para los doce países vinculados por el euro la política monetaria debe permanecer acomodable- -sin descartar bajadas en los tipos de interés- -hasta que una recuperación autosostenible sea evidente Como se esperaba, el G- 7 ha presionado a Argentina para que encuentre una solución satisfactoria para los bonos por valor de 20.000 millones de dólares que no fueron refinanciados en el canje de febrero, que se limitó a ofrecer pagos del 30 de lo adeudado. El comunicado del G- 7 insiste en que el AP Gobierno argentino tiene que dar respuesta a la deuda pendiente, de acuerdo a la política de préstamos a países en suspensión de pagos del FMI y aplicar reformas estructurales para garantizar el crecimiento sostenible Asistencia al desarrollo La cita en Washington del G- 7 ha servido de preámbulo a la cumbre de primavera del FMI y Banco Mundial, donde estaba prevista la participación del secretario general de la ONU, Kofi Annan, para impulsar un aumento de la asistencia de los países más ricos al desarrollo del Tercer Mundo. A diferencia de otras reuniones similares en la capital de Estados Unidos, esta vez la presencia de manifestantes ha resultado mínima y sin disturbios violentos. Aumentan los desequilibrios En términos globales, el G- 7 reconoce que han aumentado los desequilibrios en la expansión económica, y se compromete retóricamente a una vigorosa acción para solventar estos problemas. En este sentido, el director gerente del Fondo Monetario Internacional