Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Los domingos DOMINGO 17 4 2005 ABC ENCUESTA ¿Cómo debe ser el Papa que salga del Cónclave? ¿Qué perfil sería el más adecuado? ¿Un hombre que mantenga la estela de Juan Pablo II? ¿Un rupturista? ¿Europeo o de continentes donde el catolicismo tiene más pujanza? Una serie de personalidades españolas, de diferentes campos, nos ha ofrecido su respuesta El perfil ideal del futuro pontífice TEXTO: L. D. A. Concha Velasco Actriz Juan Pablo II ha conseguido superar retos de unión y de expansión, que muchos hubieran creído que formaban parte de una utopía. Quien le sustituya lo tiene muy difícil. A día de hoy, la figura del Papa polaco se antoja un referente demasiado grande. Hemos visto cómo los creyentes y los no creyentes- -aunque estos términos no me gustan- -se han unido en torno a él. No ha habido ni habrá nadie como él. Yo soy de las que me apunto a la frase que dijo hace unos días Monseñor Amigo: Que el Espíritu Santo ilumine a los que tienen que decidir Al cabo, en manos de esa persona está el futuro espiritual de católicos y no católicos Francisco Vázquez PSOE. Alcalde de La Coruña Soy de los que piensan que el Cónclave tiene que analizar primero cuáles son los problemas del mundo de hoy, y cuál debe de ser el papel de la Iglesia. Una vez fijado el escenario, habrá que ayudar al Espíritu Santo a elegir al cardenal mejor preparado. No me fijo tanto en la persona como en el programa. Sustituir a un Papa con el carisma y la capacidad de liderazgo de Juan Pablo II es difícil, pero suele olvidarse que la fe es una empresa que tiene dos mil años. Para la Iglesia no es ningún drama sustituir a un Papa, salvo por lo que significa el dolor de la pérdida. Siempre ha sabido elegir a la persona oportuna. Juan Pablo II ha cubierto una etapa muy importante de apertura: ya no es la Iglesia de Roma, sino universal. Tiene que estar presente en Asia, África e Iberoamérica. Y tiene, además, que buscar referentes éticos, principios, en este mundo tan materialista y desigual. El nuevo Papa debe de ser alguien que comprenda a los desheredados, tiene que tener un perfil social. Confío en que el Cónclave no se deje presionar por la sociedad mediática en la que vivimos, por las modas. La Iglesia es una institución espiritual que casi nunca se ha precipitado, y cuando lo ha hecho, fue fuente de crisis, como en el cisma de Avignon. En el Cónclave hay muchos cardenales que respeto y admiro, como Martini, el mexicano Rivera o Ruini, el vicario de Roma. Pero, no lo duden, al final la Iglesia siempre nos sorprende Pablo II. Tuve la oportunidad de conocerle y, aunque hablamos muy poco tiempo, noté su resplandor. Irradiaba aquella luz porque era un elegido de Dios. Me parece que es uno de los Papas más importantes que ha habido. Por eso creo que sucederle es difícil, y quien lo haga tal vez debería seguir sus pasos. El listón ha quedado muy alto, pero tendrá que seguir abierto a la juventud. A veces creemos que los jóvenes no se interesan por las cosas de la Iglesia, pero él supo conectar y eso no se puede perder. También tendría que continuar en contacto con el mundo y viajar. Por ejemplo, sería necesario acercarse el mundo asiático, y sobre todo a China. No digo que esos países tengan que ser cristianos sino que debería de haber más cercanía. Tendrá que entregarse a su tarea a fondo, todos tenemos que hacerlo, pero no podemos compararlo con lo que debe hacer una persona que se entrega por entero a Dios. Por resumir, el futuro Papa tendrá que asumir todos los problemas del mundo. Casi nada dos y decididamente pacifista) más resuelto en lo moral (atención a la incorporación de la mujer a la Iglesia, estudio a fondo de problemas como la eutanasia, la medicina ante el dolor, la contraconcepción en los pueblos no desarrollados, la ciencia médica y el progreso, etc. y fácil a la comunicación y a la renuncia cuando la edad se imponga o las fuerzas fallen vimientos antiglobalización, los avances de la ciencia, y cómo todo esto afecta a la ética y a los valores morales de la sociedad Federico Trillo Diputado del PP Juan Pablo II ha sido una de las figuras más importantes del siglo XX y su pontificado tiene una dimensión realmente histórica: por su extensión en el tiempo, su intensidad en la actualización doctrinal y por su modernidad en la comunicación del mensaje cristiano. Como cristiano creo, con san Juan, que el Espíritu sopla donde quiere y oyes su voz Y tengo la seguridad de que el Cónclave buscará, una vez más, esa misma comunión en el Espíritu que permita al elegido hacer presente a Cristo en el mundo de hoy. Ya la figura de Juan Pablo II ha demostrado esa capacidad de la Iglesia Católica, como organismo vivo, para hacer presente a su cabeza, Jesucristo, en el mundo contemporáneo, de manera especialmente oportuna con un Papa del Este, protagonista y testimonio auténtico del hecho histórico más importante del final del siglo XX: la caída del Muro. En consecuencia, tengo la esperanza cierta de que también el próximo Papa dará continuidad a esa labor haciendo presente a Cristo en una sociedad cambiante, respondiendo especialmente a los retos de la globalización que no pueden ser sino una oportunidad para la universalidad de la Iglesia de Cristo Emilio Butragueño Vicepresidente y Director Deportivo del Real Madrid Debe mantener la esencia del cristianismo, pero un cristianismo adaptado a las necesidades profundas de los tiempos actuales. Tendrá que ser un Papa capaz de mantener abierto un contacto permanente con la sociedad Daniel Innerarity Filósofo Alguien que haya comprendido que a la religión ya no le corresponde estructurar la sociedad y, no obstante, sea capaz de mostrar su relevancia. En definitiva: un creyente (algo que se supone) liberal (lo que ya no abunda tanto) Por decirlo gráficamente, alguien de profundas convicciones y que, al mismo tiempo, no riña Miguel Delibes Escritor Me gustaría un Papa muy semejante a Wojtyla en lo social (predilección por la juventud, apoyo a los desfavoreci- Fernando Lezcano Portavoz de CC. OO. No nos corresponde a nosotros perfilar la figura del próximo Papa sino a la Iglesia, pero, no obstante, en la medida en que se trata de una figura que trasciende el mundo cristiano y se constituye en una entidad de primer orden podemos dar nuestra opinión con todo el respeto y prudencia. Ese perfil sería el de un Papa que apueste por lo más genuino de la doctrina de Cristo, que no es sino estar al lado de los más necesitados, por lo tanto con una gran dimensión social, muy abierto al diálogo entre culturas y religiones, y también muy abierto a las nuevas dinámicas y demandas de la sociedad para que no haya contradicción entre las exigencias de esta y los postulados papales, y comprensiva ante las modificaciones de hábitos sexuales y nuevas formas familiares Enrique Rojas Catedrático de Psiquiatría Creo que el perfil del nuevo Pontífice debe tener las siguiente notas características: que sea profundamente espiritual (un hombre de oración) con una gran preocupación por lo social (existen unos desniveles mundiales socioeconómicos y culturales demasiado exagerados) capaz de preocuparse por los más pobres, los desfavorecidos y los que tienen más difícil acceso a los bienes económicos y culturales, y, al cabo, que tenga una visión universal de la Iglesia, que abarque de los Urales a China y desde la India a Europa, pasando por África, Iberoamérica y Estados Unidos y Canadá. En mi opinión, hay dos líneas en marcha. Una, de un Papa mayor que sea de semitransición, en la línea de Ratzinger, Danneels, Rouco... Y otra, un Papa mucho más joven como Christoph Schön- Instituto de la Empresa Familia En nuestra opinión, sea quien sea, sin entrar en detalles de procedencia, la persona elegida debe ser consciente de cuál es la situación actual del mundo, la importancia de los mo- José Ortega Cano Torero He sido un gran admirador de Juan Asiento de uno de los elegibles AFP