Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 4 2005 85 Deportes La UEFA cierra con seis partidos los incidentes del Inter- Milán Belén Asensio, primer oro del equipo español, que ya suma seis medallas en el Mundial de Taewkondo BENGALAS MÁS CARAS QUE COCHINILLOS ENRIQUE ORTEGO Cumplirá cuatro y los dos restantes quedarán pendientes de que no se repitan actos vergonzosos en un periodo de prueba de tres años ALBERTO CERRUTI MILÁN. Seis partidos y una multa de 193.376 euros es la sanción que la UEFA ha impuesto al Inter después de los graves incidentes protagonizados por sus ultras en el partido de la Liga de Campeones del pasado martes ante el Milán. La sanción deportiva se podría reducir, incluso, en dos encuentros si los seguidores interistas muestran un buen comportamiento en los próximos tres años. Es decir, el Inter jugará sus próximos cuatro partidos europeos a puerta cerrada y, después, se abrirá un periodo de prueba de tres años para comprobar la reacción de su hinchada. Si protagoniza nuevos altercados, el club cumplirá los dos encuentros más las sanciones que correspondan a esos nuevos incidentes; si no hay más disturbios, el castigo se quedará en los cuatro ya cumplidos. La UEFA da, además, por ganador del partido al Milán, que se enfrentará en las semifinales de la Liga de Campeones al PSV Eindhoven, por el resultado de 3- 0, por lo que pasa la eliminatoria con un global de 5- 0. Temía una decisión más dura El Inter temía que la UEFA pudiese adoptar una sanción más dura, como la de prohibir su participación en competiciones europeas durante una temporada, puesto que ya es reincidente. El 2 de marzo de 1983 fue sancionado con dos partidos de clausura tras la visita del Real Madrid en un partido de la Recopa. Misma sanción que recibió el 22 de febrero de 2001 después de ser eliminado por el Alavés en la Copa de la UEFA. El español José Luis Vilaseca presidió la reunión de la Comisión de Control y Disciplina de la UEFA que impuso ayer la sanción. La defensa del Inter corrió a cargo de su presidente, Giacin- La caída de bengalas fue masiva ante el asombro de los propios jugadores to Facchetti, el responsable de seguridad del club, Stefano Filucchi, y el abogado Adriano Raffaelli. Por otro lado, el club interista se constituirá en parte civil durante el proceso judicial que se seguirá contra uno de los aficionados ultras identificado y arrestado como presunto culpable del lanzamiento de objetos y bengalas. Así lo ha confirmado el fiscal Fabio Roia, que ha manifestado que había recibido ayer mismo la comunica- EPA ción en tal sentido por parte de los abogados del Inter, en lo que se interpreta como un intento de colaborar con la Justicia. Se trata de la primera ocasión en que un club italiano de fútbol se constituye en parte civil en un juicio contra uno de sus seguidores por episodios similares de violencia. Me parece una señal importante, significa que el club toma las distancias de este tipo de aficionados ha indicado el fiscal. ien puesta está la sanción de seis partidos al Inter por el incendiario comportamiento de sus ultras de la curva norte. Justo castigo por utilizar elementos arrojadizos tan sofisticados. Esto les pasa por buscar en el mercado el último modelo de bengala, la que antes prende, la que más luce y la que más dura. Si hubieran lanzado cabezas de cochinillos posiblemente no hubieran tenido un juicio tan rápido y ejemplar. O sí. O será que Europa es diferente y que la tan denostada UEFA tiene momentos de lucidez y antepone soluciones inminentes a causas que requieren esa celeridad. En España nada hubiera sido igual. Y si no que se lo pregunten al Barcelona que está camino de ser campeón de Liga jugando todos los partidos de esta temporada en su magnífico estadio. Y los de la pasada. Y parte de los de la anterior. Que el lanzamiento del cochino data del 20- N de 2003. Y ahí está la suspensión de dos partidos sin cumplirse; Laporta, tan ufano, y Villar, orgulloso de haberse conocido y dispuesto a condonar la pena a final de temporada con su anunciado indulto. Ya se sabe que la docena de bengalas está más cara que la cabeza de cochinillo. Al menos en el mercado europeo. En el nacional, lo prohibitivo es la vergüenza. La que sentimos al comprobar que hay jueces, aunque sean deportivos, que todavía tienen dignidad y a las 72 horas de producirse los actos vandálicos emiten su fallo. Ya saben lo que tienen que hacer los ultras del Inter, primero, venirse a vivir a España, y, después, lanzar cabezas de cochinillos y no bengalas. Además de gamberros, tontos. B