Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 4 2005 Espectáculos 59 Santiago y Luis Auserón se reúnen, pero descartan la vuelta de Radio Futura Los dos hermanos preparan una gira de conciertos con versiones de canciones clásicas música es un pulso entre la industria y el arte dicen los dos intérpretes, que empezarán la gira Las malas lenguas el 6 de mayo en Valencia PABLO CARRERO MADRID. Quienes confíen en el regreso de Radio Futura, una de las bandas esenciales del rock español de los últimos veinticinco años, deben perder seguramente la esperanza, aunque sin duda reconocerán como buena la noticia del nuevo proyecto de los hermanos Santiago y Luis Auserón, fundadores del añorado grupo, que vuelven juntos a los escenarios a partir del próximo mes de mayo. Seleccionar canciones especialmente significativas para ellos mismos, traducirlas al castellano y adaptarlas a su propia forma de interpretar. Ese es el eje de Las malas lenguas Tour 2005 un espectáculo que echará a rodar el próximo 6 de mayo en Valencia, y que de momento pasará también por Zaragoza (día 11) Barcelona (14) Madrid (20) y Castellón (21) para recorrer todo el país durante el próximo verano. En palabras de los propios responsables, se trata de un proyecto compartido de cosas anteriores a Radio Futura, canciones que para nosotros han tenib Trabajar en do un significado muy importante, pistas sonoras que hemos disfrutado desde críos hasta hoy, temas que son especiales para nosotros y que al traducirlos al castellano se han portado bien Aunque la idea de hacer versiones es casi lo primero que se le ocurre a cualquier banda que empieza, Santiago Auserón, responsable de las primeras adaptaciones de las canciones y de su traducción al castellano, considera que este especialísimo proyecto solo podía haberse hecho después de un larguísimo proceso de aprendizaje: Yo no habría podido hacerlo sin el poso que me ha dejado toda la carrera de Radio Futura y la de Juan Perro; es algo que solamente podíamos hacer ahora. Han hecho falta estos veinticinco años para atreverme a enfrentarme a cosas que tienen una rítmica muy marcada y, sobre todo, una dificultad grande a la hora de traducir Desde piezas absolutamente clásicas de los Beatles, Rolling Stones, Dylan o los Kinks hasta cosas menos obvias (Brian Eno o Robert Wyatt) el repertorio seleccionado es el que es, pero podría haber sido otro totalmente distinto: Siempre partimos de temas que a los dos nos gustan especialmente, y que con el paso del tiempo nos siguen sonando bien. Temas de esos hay muchos, claro, pero hemos hecho una selección que nos parece que suena Luis y Santiago Auserón, reunidos de nuevo bien, y ahora queremos ver cómo funcionan delante del público Quizá el resultado de los conciertos sea definitivo para que el proyecto se plasme también en disco: Éste era un proyecto discográfico inicialmente, pero hemos pasado a un momento en el que los proyectos discográficos han entrado en crisis, y a la vez hemos notado que sí podía ser muy interesante como propuesta de directo, y que podía tener una buena respuesta por parte de la gente ABC Quizá refugiarse en el directo es la idea más sensata en tiempos un tanto oscuros para la producción discográfica: La propia industria musical se ha beneficiado del empujón cultural que vino con la transformación de la sociedad española, pero la capitalización de esa expresión cultural produjo un enriquecimiento muy rápido. Trabajar en la música es un pulso constante entre la música y el arte, y ahora creo que se le ha perdido totalmente el respeto a la creación ÓPERA La mujer sin sombra R. Strauss: La mujer sin sombra Int. R. Dean Smith, E. Johansson, J. Juon, A. Titus, L. DeVol, Coro de Niños de la Comunidad de Madrid, Coro y Orquesta Titular del Teatro Real. Dir. musical: P. Steinberg. Dir. esc. E. Ichikawa. Realizador esc. I. Takashima. Lugar: Teatro Real. Fecha: 15- IV. Producción: Bayerische Staatsoper, Múnich VIVIR PARA LOS SENTIDOS ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE Esta temporada, el Teatro Real se ha dejado seducir por la idea de contar cuentos. Primero fue el conmovedor argumento de L Upupa de Henze, servido mediante el actual y delicado trabajo de Dieter Dorn. Trae ahora a La mujer sin sombra de Richard Strauss y cuida hacerlo en una veterana realización de Ennosuke Ichikawa. Curiosamente, una y otra obra aspiran a la parábola y, de alguna forma, a la analogía con La flauta mágica que también tendrá sitio este año, y que va a obligar a abrir mucho los ojos para no perder detalle de la personal arquitectura escénica y argumental de Jaume Plensa. Hablar de cuentos poco tiene que ver con atender a cosas sencillas. Pocas óperas habrá de tan extrema complejidad técnica y semántica como La mujer sin sombra Por eso estuvo olvidada durante años, y de ahí que, en estos tiempos tan dados a lo visual, se haya convertido en todo un acicate escénico. De entre todas las propuestas que se han hecho, tal vez sea la de Ichikawa la que en su día tuvo más opiniones encontradas. Hace más de diez años que se estrenó y lo cierto es que su primer mérito es que sobrevive con gran dignidad. Quizá porque desbroza lo intrincado y oscuro del argumento mediante la clara separación de los dos mundos en juego: el de los espíritus, cercano a lo oriental y colorista, y el de los hombres sometido a lo oscuro y cotidiano. Ni que decir tiene que todo ello cobra especial esplendor en los momentos de catarsis, como son el final del segundo acto y algún otro más próximo a la resolución. Hoy el trabajo de Ichikawa sigue siendo un marco suficiente para la obra y una referencia que merece contemplarse. En ese escenario se defiende con peso y seguridad, que no es poco, un reparto de clara inclinación femenina. En primer lugar la emperatriz y la nodriza, Eva Johansson y Julia Juon, Hace más de diez años que se estrenó y lo cierto es que su primer mérito es que sobrevive con gran dignidad. Dean Smith y Titus se muestran con suficiencia: el emperador seguro en el agudo aunque desigual en la emisión. Barak no siempre resuelto en el grave pero sensato a la hora de aportar humanidad. quienes añaden garra e intensidad al esfuerzo sobrehumano de sus papeles. Importan más detalles como la buena proyección y dicción de Juon, el desgarro de Johansson en los momentos culminantes que la pureza de la línea, alguna tirantez o si se alcanza un verdadero matiz espectral en sus voces. Luana DeVol camina a la zaga en su imposible papel de mujer de Barak, resuelta, ancha y carnosa. Del otro lado Robert Dean Smith y Alan Titus se muestran con suficiencia: el emperador seguro en el agudo aunque desigual en la emisión y algo contenido de expresión en su intenso monólogo; Barak no siempre resuelto en el grave pero sensato a la hora de aportar la necesaria humanidad que exige el personaje. Estupendos los secundarios y las voces interiores, Cordón, Rosique, Mentxaka, Cabero... Y todos buenos actores, integrados en una producción que podría alcanzar otro vuelo si el maestro Pinchas Steinberg sacará de la orquesta todo el refinamiento y sutileza que es capaz de dar, y no se conformara con mantener la obra sobre un ordenado colchón sonoro. Tal vez algo del voluptuoso sentimiento que destila un cuento semejante.