Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 4 2005 Sociedad 55 Salud SALÓN INTERNACIONAL DE LA SALUD (SIS) CALEIDOSCOPIO JOSÉ MARÍA FERNÁNDEZ- RÚA Las terapias biológicas son eficaces para el 20 de las mujeres con cáncer de mama Comienzan a sustituir a la quimioterapia en tumores en estado avanzado la eficiencia de los agentes biológicos, que ha quedado probada en el 60 por ciento de las pacientes seleccionadas para su aplicación ÉRIKA MONTAÑÉS SANTIAGO. Las terapias biológicas, en sustitución de los tradicionales tratamientos con agentes químicos, se han revelado como prometedoras en el abordaje del cáncer de mama en estado avanzado. El procedimiento, basado en la creación en laboratorio de anticuerpos monoclonales humanizados, es altamente eficaz para una de cada cuatro a cinco pacientes, según indicó el impulsor de estas técnicas, el profesor de Oncología de la Universidad de Wisconsin, Jeffrey Ross. El científico aprovechó el II Salón Internacional de la Salud, celebrado esta semana en Santiago de Compostela, para informar de los resultados de sus estudios sobre qué mujeres son susceptibles de recibir esas terapias. Esa criba es la clave, al decir del jefe de Patología Molecular del Hospital Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, Carlos Cordón- Cardo, quien apostó por esas alternativas a la quimioterapia, ya que consiguen inhibir el crecimiento de las células cancerosas en el 60 de las mujeres escogidas, bloqueando su receptor y prolongando la supervivencia de la paciente Al contrario de lo que se piensa, aún estamos en el principio de una larga transición en la lucha contra el cáncer de mama- -apreció Ross- un camino que para sendos expertos derivará en terapias individualizadas que mejoran los resultados en cada enferma, aunque no su coste (de 20.000 a 40.000 euros anuales) En España, destacó Cordón- Cardo, empiezan a vislumbrarse los beneficios de esas terapias merced a especialistas que están trabajando activamente en los protocolos internacionales. b España está estudiando A PARTIR DE LOS CINCUENTA partir de los cincuenta años se incrementa el riesgo de sufrir una serie de eventos. Si, además, fumamos y comemos copiosamente sin ningún tipo de control, entonces tenemos todas las papeletas para que suframos un accidente cerebrovascular. Esto, que puede parecer una cuestión baladí, tiene la suficiente importancia como para que se encienda una señal de alerta y hagamos, al menos, una revisión anual con nuestro médico. La tensión arterial por encima de unas cifras mundialmente aceptadas como estándar (130 mmHg para la sistólica y 85 para la diastólica) debe ser vigilada, ya que provoca directamente insuficiencia cardiaca y, de forma indirecta, a través del desarrollo de cardiopatía isquémica. Desde hace relativamente poco tiempo, los especialistas aceptan que la simple medida de la cintura es un factor de detección del riesgo cardiovascular, ya que la obesidad intraabdominal desempeña un papel importante en el desarrollo de dislipemias, síndrome metabólico, resistencia a la insulina, diabetes tipo 2, inflamación y trombosis. Luis Miguel Ruilope, jefe de la Unidad de Hipertensión del hospital 12 de Octubre, de Madrid, opina que la simple medida de la cintura forma parte de la detección del síndrome metabólico, cuyos tres principales factores de riesgo- -hipertensión arterial, diabetes y colesterol elevado- -incrementan las posibilidades de padecer enfermedad cardiovascular. Así, la medición del perímetro de la cintura es especialmente útil en aquellas personas que presentan sobrepreso. No obstante, el aumento de la circunferencia de la cintura puede ser un indicador de riesgo en personas con peso normal. A Cordón- Cardo, en primer plano, y Ross, durante su intervención en el SIS MIGUEL MUÑIZ Hasta 50 kilos menos en 18 meses con un marcapasos implantado en el estómago Revolucionó la jornada de Obesidad con su gastric pacer El cirujano italiano Valerio Cigaina presentó por primera vez en España esta especie de marcapasos implantado- -de por vida y vía catéter- -en la pared del estómago, que emite ondas eléctricas a través de unos electrodos que producen descargas regulares de baja intensidad. Esas señales son recibidas por el sistema nervioso central y descodificadas por el cerebro como sensación de saciedad. Consecuencia: el estimulador logra restaurar el equilibrio alimentario (estabilidad entre el sistema nervioso autónomo y el simpático) y el individuo no come más de lo que precisa. Cigaina explicó cómo su primera paciente, aquejada de obesidad mórbida y a quien implementó el aparato en 1995, rebajó 50 kilos en apenas un año y medio, sin registrar ningún efecto secundario. Tras pruebas en decenas de personas, el gastric pacer fue aprobado en la Unión Europea en el año 2000, si bien sólo algunos países se han decantado sin reservas por su aplicación (Irlanda o Italia, en la UE, y Canadá recientemente) En EE. UU. está en fase de estudio, mientras que en nuestro país sólo algunos centros, como el Complejo Universitario de Santiago de Compostela, están pendientes de su esperanzadora llegada.