Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 4 2005 Sociedad 53 Salud Personal especializado y nuevas infraestructuras frenan en la sanidad pública la entrada de técnicas alternativas pasa todo el proceso y camillas especiales para adaptar el parto a las necesidades del médico y la paciente, sin apariencia alguna de quirófano. El parto a la carta El jefe de Ginecología y Obstetricia del hospital Gregorio Marañón, José Antonio Clavero, cree que planteamientos como el de Herraiz chocan con graves problemas como es la necesidad de disponer de nuevas infraestructuras con las que no se cuenta o con una preparación de los médicos individualizada para cada método. Según Clavero no es factible un parto a la carta al menos en la sanidad pública. Clavero duda de los beneficios que puedan traer otras técnicas ajenas a las habituales, como parir en posición decúbito supino o lateral. No conozco ningún caso, o evidencia, de que no sea peor o mejor parir en cuclillas o en una piscina Sin embargo, Herraiz sí se muestra propenso a dar respuesta a las peticiones de las futuras madres, pero dentro de las técnicas y las garantías de seguridad Lo que tampoco parece jugar muy a favor de nuevas técnicas es que casi el 90 de las parturientas optan nada más entrar en el hospital por la anestesia epidural. En muchos hospitales se ha empezado por cambiar conceptos que llevan años arraigados: ya no se rasura, ni se proporcionan enemas a las gestantes, y sólo si es absolutamente necesario se realiza la episotomía o corte para que el bebé salga sin impedimentos. Los nuevos avances técnicos también están humanizando el proceso. Las nuevas epidurales evitan el dolor pero no eliminan todas las sensaciones, de manera que la embarazada puede caminar para favorecer la dilatación y colaborar mejor en el proceso de expulsión. Los nuevos cardiotransductores inalámbricos que miden el pulso fetal evitan cables innecesarios y acaban con la excesiva instrumentalización del alumbramiento. Noveno mes de gestación (imagen modelada) el feto, dentro del útero, se prepara para salir De la concepción al parto: recorrido documental de dos horas National Geographic Channel presentará el 1 de mayo en su canal temático En el vientre materno una producción que aprovecha las últimas tecnologías de ultrasonido en tres y cuatro dimensiones para narrar en imágenes los cambios y sensaciones experimentadas por el feto a lo largo de nueve meses. El documental, de dos horas de duración, utiliza escenas ultrasónicas y otras captadas por fetoscopia. Un trabajo posterior de producción modela estas imágenes, dando a la gestación el mayor realismo logrado hasta ahora. El documental no aporta nada significativo en el plano médico, pero sí ofrece diversas sorpresas Por ejemplo, demuestra que en el momento del parto el feto no sufre, ofreciendo su rostro una imagen de absoluta placidez pocos minutos antes de salir a la luz. O enseña una sucesión de planos donde se observa nítidamente el desarrollo del feto, de su columna vertebral, de sus ojos... Por llegar, llega a mostrar su habilidad para percibir los sonidos que oye a través de los fluidos corporales, sea música o la voz de su madre, o la sorpresa que le causa la luz cuando la gestante se pone a tomar el sol. Incluso recoge una operación en el propio útero a un feto de 26 semanas, que es intervenido de una malformación de la cavidad del diafragma. En el vientre materno inicia su viaje en el momento de la concepción. Por medio de imágenes generadas por ordenador se observa el recorrido del blastocito (embrión de pequeño tamaño) desde la trompa de Falopio hasta el útero, donde comienza a tejer las primeras células nerviosas. El documental regresa al interior del seno materno unas semanas más tarde para mostrar los cambios que se han producido. En ese momento pueden contemplarse el primer desarrollo del cerebro y la espina dorsal, así como del corazón, como una masa muscular que comienza a latir de manera espontánea. El documental finaliza en el parto, una vez que el bebé ha colocado su cabeza hacia abajo, dirigiéndose a la pelvis de la madre. 7- 8 semanas: el embrión mide entre cuatro y cinco centímetros. Una microcámara, introducida por fetoscopia, capta la escena. El útero materno comienza a ensancharse. 24- 26 semanas: el feto ya tiene entre 30 y 48 centímetros y pesa un kilo. En las niñas ya se han formado los ovarios 34 semanas: ya pesa más de dos kilos y gana unos 28 gramos al día. El feto sueña y su cerebro crece a mayor velocidad que el resto del cuerpo