Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 4 2005 Nacional 13 Las claves El separatismo vasco, en The Wall Street Journal A. ARMADA NUEVA YORK. Apasionado de la bicicleta, ardiente nacionalista, de hablar suave y abstemio. Así describe el diario neoyorquino The Wall Street Journal a Juan José Ibarretxe en un artículo datado en Bilbao en el que se asegura que su propuesta soberanista se ha convertido en fuente de inspiración para minoritarios grupos separatistas en Irak, Turquía, Ecuador, Bolivia, Sri Lanka, Indonesia e incluso Chechenia El Journal como es conocida esta biblia del periodismo económico, de línea editorial ultraconservadora, pero informativamente independiente, señala que el País Vasco, una región relativamente pequeña se ha convertido en un ejemplo influyente entre naciones sin Estado. El periódico comenta que el plan de Ibarretxe comparte algunos objetivos con ETA, pero pretende conseguir esos fines a través de medios pacíficos En todo caso recuerda que sólo la mitad de la población regional se describe a sí misma como nacionalista elecciones vascas Batasuna teme que los defensores del voto nulo no apoyen a EHAK en las urnas Ha movilizado a los dirigentes históricos para asegurarse la disciplina b La coalición recurrió ayer al ex portavoz de HB Jon Idígoras, quien asegura que votará a EHAK como haría Telesforo Monzón, que no era comunista D. M. J. P. MADRID. Los dirigentes de Batasuna temen que el sector que ha venido apostando por votar a la propia coalición frente a la corriente oficial, que ha impuesto el apoyo en las urnas al Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK) pase factura por su derrota y se vengue mañana optando por la abstención o por la papeleta nula. De materializarse esta traición el Partido Comunista de las Tierras Vascas podría ver rebajadas sus expectativas, que le sitúan en la Cámara de Vitoria con entre cuatro y seis escaños. Un fracaso electoral avivaría las tensiones en el seno de Batasuna, ya que se evidenciaría que se ha delegado la estrategia y el discurso en otro partido, con todo el desgaste político que ello supone, a cambio de una representación institucional escasa e indirecta. Así las cosas, la preocupación de los actuales dirigentes les ha llevado a movilizar a los históricos para asegurarse que la militancia más nacionalista y abertzale, aproximadamente el 90 por ciento de su base electoral, cumpla la orden de acudir a las urnas El portavoz batasuno, Arnaldo Otegi, pide el voto por EHAK en Durango para votar a EHAK, y no vea en el apoyo a los comunistas ni liquidacionismo de la ortodoxia abertzale ni entreguismo. El último fichaje ha sido el del ex portavoz de la mesa nacional Jon Idígoras. Os juro que no me he vuelto loco. Voy a votar al Partido Comunista de las Tierras Vascas, EHAK tranquilizaba así a los simpatizantes de Batasuna desde las páginas de Gara Lo mismo que vo- EFE El cálculo de las formaciones políticas es que la participación estará entre el 65 y el 70 por ciento EHAK La candidatura legal de Batasuna El Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK) ha sido la solución de urgencia- -el plan C -encontrado por Batasuna para, aunque sea de forma vicaria, poder intervenir en cualquier negociación que se abra en el ámbito parlamentario. Para evitar su ilegalización, sus candidatos se han esmerado en evitar cualquier desliz, hasta el punto de obviar en sus mítines cualquier referencia a la independencia y de prescindir incluso de la ikurriña. Pero Batasuna ha señalado explícitamente a EHAK como la papeleta que deben depositar en las urnas sus militantes y en algunos elementos de su propaganda electoral aparece la foto de Arnaldo Otegi, portavoz de la formación proetarra. taría Telesforo (Monzón) que no era comunista, y lo mismo que votaría Santi (Brouard, que era un militante de la izquierda independentista) Y también votará, decía, para que se jodan más de cuatro Compañeros, el 17 a sonreír. Ya sabemos: Aurrera bolie Unos días antes, otro histórico, Periko Solabarría, pedía a los vecinos de Baracaldo, por carta, que votaran a EHA. ETA apunta, de momento con el dedo, al partido de Patxi Zabaleta. No le perdona su negativa a integrarse en el proceso de refundación de Batasuna y la división del voto abertzale Aralar, el partido desleal TEXTO: D. M. J. P. Aralar La disidencia pacifista de Batasuna Nacida de una escisión de Batasuna y liderada por el navarro Patxi Zabaleta, aboga por una República vasca pero- -a diferencia de Batasuna y de EHAK- -condena el terrorismo, disidencia por la que ha sido objeto de descalificaciones y ataques a sus sedes. Concurre por primera vez a las elecciones autonómicas vascas El 30 de junio de 2001 la corriente Aralar, liderada por Patxi Zabaleta, decidió no integrarse en el proceso de refundación de Batasuna tras el fracaso de su ponencia, que cuestionaba la actividad terrorista por no ser oportuna en la actual coyuntura. Poco después, se constituía en partido político. Todo un precedente, porque ninguna corriente crítica en el seno del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) se había atrevido a tanto. Hasta la fecha, los disidentes, escasos, se habían visto condenados a la purga, el ostracismo e, incluso, al exilio. ETA, que no permite traiciones acusó a Aralar de deslealtad y de haber saboteado el proceso Batasuna, ideado por la banda terrorista, precisamente, para consolidar su papel de gendarme del MLNV. No le ha perdonado que divida el voto abertzale. Tampoco que haya arrastrado a algunos históricos, como el ex dirigente de HB Iñaki Aldekoa, o uno de los fundadores de ETA, José Luis Álvarez Emparanza, Txillardegi Desde que Aralar se convirtiera en partido político, la organización criminal le ha señalado, hasta el momento, con el dedo y, en ocasiones, le ha presionado con el cóctel molotov. En el último Zutabe -boletín interno de la banda- correspondiente al pasado mes de marzo, los terroristas renovaban las amenazas contra la formación de Zabaleta. Unas amenazas cumplidas poco después, ya que varias de sus sedes han sido atacadas a lo largo de esta campañae. Después de que se estrenara en las pasadas elecciones municipales, en las que consiguió una aceptable representación, la cita de mañana en las urnas constituye una auténtica prueba de fuego para Aralar, ya que por primera vez podría tener representación, aunque mínima, en la Cámara de Vitoria y, con ello, alguna llave en el nuevo escenario.