Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional SÁBADO 16 4 2005 ABC elecciones vascas Las claves Los candidatos cierran la campaña buscando los últimos votos entre el 25 por ciento de indecisos Se calcula que un 15 por ciento no ha decidido la papeleta y otro 10 ni siquiera si irá a las urnas que la participación en las elecciones del domingo oscile entre el 65 y el 70 por ciento, y ya han votado por correo más de 46.900 personas GONZALO LÓPEZ ALBA BILBAO. Los partidos vascos cerraron ayer la campaña para las elecciones del domingo- -las octavas- -con un último intento de arañar votos en la bolsa de indecisos que calculan en un 25 por ciento del electorado. De este porcentaje, un 15 por ciento aún no habría decidido el sentido de su voto, mientras que otro 10 por ciento todavía duda en acudir a las urnas. Correos informó ayer de que 46.900 ciudadanos ya han votado por esta vía. El cálculo que manejan las formaciones políticas es que la participación estará entre el 65 y el 70 por ciento, inferior en todo caso al 80 por ciento que se alcanzó en 2001, a pesar de que en esta ocasión no sólo se dilucida quién gobernará, sino también la fórmula de encaje del País Vasco en España. El PP es el único partido que no ha planteado ninguna reforma del Estatuto, que el PSE se ha comprometido a renovar en dos años, mientras que las propuestas de las demás fuerzas van desde el modelo federal hasta la independencia. El clima de menor crispación, fruto en gran medida de dos años sin atentados mortales de ETA, ha permitido que los candidatos de PP y PSE hicieran más campaña que nunca en la calle. La ruptura por los socialistas del frente común con el que concurrieron hace cuatro años junto a los populares ha hecho girar buena parte de la misma en torno a sus diferencias, dando así aún más relieve al protagonismo de la lista probatasuna de EHAK. El debate televisado entre los candidatos, dos de los cuales concurren por primera vez- -Patxi López y San Gil- ha sido una de las grandes novedades de la campaña, amortiguada en gran medida por la muerte del Papa. b Se prevé PSE. Ibarretxe, que ha omitido toda referencia al plan que lleva su apellido y ha evitado comprometer una fecha para la consulta a los ciudadanos sobre el mismo, ha hecho girar toda su campaña sobre dos ejes: PNV- EA representa la centralidad entre las dos orillas -los partidos constitucionalistas y el entorno de ETA- -y necesita tener fuerza suficiente- un clamor de la sociedad vasca -para negociar con el Gobierno de la Nación. Su estrategia le ha llevado a adoptar un papel más institucional dejando para la presidenta de EA, Begoña Errazti, la proclama de que su objetivo final no es otro que la independencia. Se ha comprometido a repetir la fórmula del gobierno tripartito con Ezker Batua, ya que le proporciona una pátina de pluralidad EHAK ha desbaratado sus cálculos. PP El dique fiable al plan Ibarretxe Después de haberse convertido hace cuatro años en la segunda fuerza parlamentaria, su derrota en las elecciones generales de 2004 y la decisión del PSE de no reeditar el frente común de 2001, ha puesto al PP en la tesitura de centrar sus esfuerzos en el objetivo de retroceder lo menos posible. La campaña de María San Gil, con el mismo discurso de fondo de Jaime Mayor Oreja pero con unas formas más amables, ha hecho que los populares alberguen incluso expectativas de mantener la segunda posición. Su mensaje central ha sido que el PP es el único dique fiable frente al plan Ibarretxe, combinado con la acusación a los socialistas de claudicar ante el nacionalismo, idea que se ha reforzado por Mariano Rajoy en el tramo final. Una mujer ultima los preparativos en un colegio electoral de Bilbao do no también del PP. Su otro gran reclamo es que la próxima legislatura sea la de la paz Los socialistas se han presentado como el único partido capaz de unir a todos los vascos y su candidato, Patxi López, aunque se ha visto oscurecido por la intensa participación de Zapatero, ha puesto gran empeño en abordar los otros problemas de la Euskadi real REUTERS PSE- PSOE Ser determinantes con aval de Moncloa La campaña socialista ha tenido como principal protagonista al presidente del Gobierno, que se ha involucrado al máximo para intentar que el PSE recupere la condición de segunda fuerza y pueda ser determinante En este marco, Zapatero se ha comprometido con un nuevo Estatuto, que sería sometido a referéndum en el plazo de dos años, pero lo ha condicionado al apoyo de una mayoría de dos tercios del Parlamento vasco- -52 escaños- lo que exige del acuerdo de su partido, cuan- PNV- EA De la mayoría absoluta a un escaño más El partido en el poder desde hace 25 años, que lidera Juan José Ibarretxe, arrancó la campaña reclamando la mayoría absoluta y ha acabado apelando al voto útil para tener un escaño más de los que puedan sumar PP y Ezker Batua- Berdeak El contrapoder nacionalista El candidato de Ezker Batua- Berdeak, Javier Madrazo, ha concurrido a las elecciones presentándose como el único contrapoder posible al nacionalismo gobernante, en su condición de miembro del Ejecutivo tripartito El objetivo de EB, cuyo líder sostiene que habrá que reformular el plan Ibarretxe, al que en su momento dio su voto, es ampliar su cuota de representación en el Gobierno autonómico, donde tenía una consejería. Madrazo ha invitado al PSE a sumarse a ese Gobierno y es quien con más dureza ha criticado que se permita presentarse a los comunistas de EHAK. Ha cifrado su éxito en alcanzar la cifra de 100.000 votos, que, según sus cálculos, le permitiría triplicar su representación parlamentaria- -tiene ahora tres escaños-