Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Espectáculos VIERNES 15 4 2005 ABC VIERNES DE ESTRENO Se rodará en inglés Faltan cuarenta días para su estreno La novela La reina del Sur de Pérez- Reverte, al cine La novela de Arturo Pérez- Reverte La reina del Sur también se llevará al cine. Las productoras españolas Plural Entertainment y Origen PC han alcanzado un acuerdo con Warner para adaptar el libro. La película se rodará en inglés en México y en España, tendrá un presupuesto cercano a los 20 millones de dólares, y en el guión participará el propio Pérez- Reverte. Los fans de La guerra de las galaxias hacen cola ante los cines Un grupo de fans de la saga de La guerra de las galaxias ha acampado ya ante la entrada del Teatro Chino de Hollywood aunque todavía faltan cuarenta días para el estreno de la película de George Lucas y de que en esta ocasión no se va a estrenar en este mítico cine, sino en el cine ArcLight. Los fans, sin embargo, se resisten a creer que La venganza de los Sith no se estrene en el Teatro Chino. EL MEJOR CINE DE ESTRENO CON ABC Diana Lane y Richard Gere, en una escena de la película Infiel Por sólo 5,95 euros más el cupón que se publicará en la penúltima página, los lectores de ABC podrán adquirir el viernes próximo el DVD de esta película de Adrian Lyne, una intensa historia de amor, celos e infidelidades Lección de geografía de Diane Lane E. R. M. Hay algo excepcional en esta película del polémico director Adrian Lyne, y es la interpretación (en realidad, la presencia) de la actriz Diane Lane; y así lo vio la Academia de Hollywood, que decidió incluirla entre las cinco aspirantes al Oscar del año 2002. De entre todas las cualidades que ha de tener un cineasta para redondear su obra, Adrian Lyne posee de un modo acentuado sólo una: la de elegir sus actores; o, para ser más preciso, sus actrices. Por poner sólo unos ejemplos: Kim Basinger en Nueve semanas y media Jennifer Beals en Flashdance o la perversa niña Dominique Swain en su versión, un tanto desnatada, de Lolita Bien, ninguna de ellas es comparable en acierto y en intensidad como Diane Lane en Infiel aunque no ganara el Oscar. Su mezcla de debilidad y fuerza, de sexualidad y de ingenuidad se da aquí en dosis perfectas. Como en todo el cine de Lyne, la carga erótica forma parte esencial de la trama. Edward y Connie Sumner forman una pareja bien avenida y de mediana edad que vive con cierta comodidad su vida en común. Tienen todo lo que hay que tener: un hijo, un jardín y un perro, pero la perfección siempre encuentra un espejo que se le rompe en la cara: de repente irrumpe la figura de un extraño, un tropiezo casual, el azar y tal vez el exceso de vida hecha llevan a la madura y plantada Connie a enrolarse en una aventura amorosa con un joven francés. Bien, a partir de ahí se entra en un terreno que ya exploró Shakespeare en algunas de sus creaciones: los celos, la vulnerabilidad, el poder, la obsesión, la angustia, la ira incontenible... Los otros dos lados del trío los inter- Infidelidades Richard Gere, Diane Lane y Olivier Martínez encabezan el reparto de esta película, un remake de la película de Claude Chabrol La mujer infiel (1969) Adrian Lyne, director del filme, había firmado ya películas como Flashdance Atracción fatal Nueve semanas y media o Lolita Se rodaron seis finales diferentes para la película, y para el papel que interpretó Richard Gere se pensó en un principio en Harrison Ford. pretan Richard Gere y Olivier Martínez. Gere ha demostrado en muchas ocasiones y en algunas películas que es capaz de sacarle brillo a un personaje, que controla los diversos niveles de intensidad y de tensión, que puede ser tan buen bueno como buen malo. Aquí, sin ser uno de sus mejores trabajos, lo saca adelante a pesar de los pesares. Y ese pesar de los pesares es Olivier Martínez, actor más envarado, con mucho menos recorrido emocional y que en Infiel lleva como puede, el hombre, el enorme peso que le regala el argumento. Su parte, digamos, es la de anzuelo de la pasión, y su buen porte físico es lo que impide que se desenganche por completo de la historia. Película pródiga en escenas de sexo y alrededores, fotografiada con ese punto un tanto remilgado del cine de Lyne, el caso es que nunca pierde ni el buen gusto ni el foco.