Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid VIERNES 15 4 2005 ABC Las obras de mejora de la línea 3 de Metro han obligado al corte de tráfico en la calle de Princesa, pero los vecinos se muestran menos molestos por una alteración circulatoria que se prolongará hasta diciembre que por las constantes obras que denuncian Princesa se atrinchera TEXTO: MARIO DÍAZ MADRID. Los vecinos de la calle de Princesa se despertaron ayer con los primeros pasos de una nueva trinchera en su maltratado empedrado: el carril que conduce hacia la carretera de La Coruña (A- 6) estaba poblado de operarios que, taladradora en mano, arremetían contra el asfalto. La remodelación y ampliación de la línea 3 de Metro obliga, y el tráfico se ha desviado por la calle de Hilarión Eslava hasta la plaza de Moncloa hasta diciembre. Con todo, la mayoría de los vecinos se quejaban más por el ruido de las nuevas obras que por la alteración de la circulación, que además ha restado plazas de aparcamiento. ¿Molestias de tráfico? Lo peor es el ruido, sin duda, no sé ni cuánto tiempo llevan haciendo obras, se han juntado las de Metro con otras de gas o agua ¡ya ni sé! exclama Raquel, vecina del número 77 de Princesa. Su ventana da a esta calle y no evita demasiado el rítmico traqueteo de las máquinas. Mi piso es interior y se oye menos, pero hay otros inconvenientes, como la estrechez de la calle prosigue María, su vecina del primero. Lo que realmente preocupa a Alma, empleada de una cercana tienda de ropa, al igual que a otros muchos comerciantes, es la previsible bajada de ventas, que depende tanto de las obras como del desvío del tráfico, según comentan: Hay gente que aparca y se da una vuelta, o se fija en un escaparate mientras va en coche; ahora ya no puede hacerlo No es lo mismo pasear tranquilamente y entrar a comprar que sufrir un ruido constante en la oreja apunta una compañera. JAVIER Los operarios comenzaron ayer a trabajar en uno de los carriles de tráfico de Princesa, obligando a desviar la circulación PRIETO REACCIONES El vicealcalde se disculpa En fin, hay que aguantarse zanjan en una clínica. Al menos queda pensar en los beneficios de las nuevas obras, que compensarán las molestias ocasionadas según sostuvo ayer el vicealcalde de la capital, Manuel Cobo: Las obras de ampliación y modernización de estaciones de la línea 3 supondrán una mejora para muchos miles de ciudadanos prosiguió. En todo caso, Cobo también pidió disculpas a los afectados. Algún precio habrá que pagar por la mejora y el bien de Madrid le respalda sin saberlo Gloria, recepcionis- Mónica, dependienta Carlos, residente Cándido, profesor FOTOS: M. DÍAZ Para esta dependienta de una zapatería de la calle Princesa lo peor de acometer nuevas mejoras en la línea 3 de Metro no es el desvío del tráfico, sino las propias obras en sí: Todavía no sabemos cómo influirá todo esto en las ventas, porque acaban de empezar, pero por lo pronto el ruido ya resulta insoportable Residente en Hilarión Eslava, se ve afectado por la desaparición de unos 150 aparcamientos por el desvío de Princesa: Los vecinos estamos hartos de las obras, a ver si ahora nos devuelven el dinero de la tarjeta de residente. Y eso que al menos nos comunicaron el desvío, a los de las calles aledañas ni eso Este profesor de una autoescuela en la calle Hilarión Eslava comprende las obras, pero no la falta de previsión del Ayuntamiento Nos han comunicado que se ampliaban los desvíos hasta diciembre en una nota que pasaron el sábado, cuando muchos comerciantes ni estaban; muy poco deferencia ta de un hostal de la otra calle gran protagonista del desvío: Hilarión Eslava. Hasta ayer, acogía a ambos lados unas 150 plazas de aparcamiento, destinadas sobre a todo a residentes. Con el desvío del tráfico, una vorágine de vehículos se ha tragado los aparcamientos. Sus principales destinatarios, en todo caso, se lo toman con mayoritaria resignación. Qué le vamos a hacer, habrá que aparcar donde se pueda, dando más vueltas de las habituales comenta Pedro, vecino del número 27. Asegura que el Ayuntamiento se lo notificó con suficiente antelación, aunque no ocurrió lo mismo con la ampliación del desvío desde mayo- -como se previó inicialmente- -hasta diciembre. El ruido es ensordecedor en la confluencia de las calles Princesa e Hilarión Eslava, una maraña de vallas, operarios, viandantes y policías. Las obras han motivado, además de este desvío, varias alteraciones más el tráfico, como los desvíos en los recorridos de varias líneas de autobuses de la EMT. El Ayuntamiento, por ello, ha re-