Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 4 2005 Nacional 21 Malestar en Exteriores por la injerencia del PP en las relaciones con EE. UU. Moratinos, sobre Aznar: Puede hacer lo que quiera, pero no ayuda mucho en Washington se quejan de que los populares actúan a través de visitas y declaraciones como una especie de gobierno en el exilio PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Tras un año de evidente distanciamiento trasatlántico, la Embajada española en Washington trabaja estos días en una primavera con sucesivas visitas oficiales de miembros del Gobierno socialista español interesados en reunirse con sus equivalentes en la Administración Bush. Un despliegue iniciado estos días en Estados Unidos por el ministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos, al que seguirán el ministro del Interior, José Antonio Alonso, y el titular de Defensa, José Bono. Todos con programas de varios días de presencia y con un prioritario contenido explicativo. Varios diplomáticos españoles destinados en Washington han reconocido a ABC que este trabajo de descongelamiento avanza en un ambiente crispado y a veces frustrante porque la relación bilateral con Estados Unidos se ha transformado en una especie de arma arrojadiza del Partido Popular contra el Gobierno socialista. En especial, se reprocha que la oposición conservadora- -con José María Aznar a la cabeza- -actúe a través de continuas visitas y declaraciones como una especie de gobierno en el exilio acaparando un protagonismo que no le corresponde. Alguna de estas fuentes también reconoce que estos doce largos meses sin contactos directos en Washington han terminado por crear un manipulable vacío diplomático, comparable al reciente periodo de tensiones entre España y Marruecos y donde se haga lo que se haga, siempre habrá críticas Este peligroso campo libre es descrito b Diplomáticos españoles Congresistas dicen al ministro que no entienden la política con Cuba y Venezuela LUIS AYLLÓN. E. E. WASHINGTON. Miembros del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos expresaron al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, su incomprensión de la política que España mantiene hacia Cuba y Venezuela. Moratinos, que se reunió en la tarde del miércoles con un grupo de diputados, entre los que se encontraban el presidente del Comité, el republicano Henry Hyde; y el demócrata de mayor rango en el mismo, Tom Lantos, intentó, según fuentes diplomáticas, explicarles que el Gobierno ha apostado por esa vía de relaciones porque considera que, a través del diálogo, se pueden favorecer las soluciones a los conflictos existentes en la región. Durante su segunda jornada en Washington, Miguel Ángel Moratinos expuso las líneas y el diseño de la política exterior española en una reunión en la Brookings Institution, un foro de intercambio de ideas, así como en contactos con líderes de organizaciones judías y árabes. Con estos, analizó la disposición del Gobierno de España a contribuir al proceso de paz en Oriente Próximo y la preparación de la Conferencia de la OSCE sobre antisemitismo y otras formas de intolerancia que se celebrará en Córdoba en el mes de junio. Por otra parte, el ministro, que se reunió con el Consejo España- Estados Unidos, anunció la intención del Ejecutivo español de abrir en este país en los próximos cuatro o cinco años, un Centro Cultural Español en Washington y siete nuevas sedes del Instituto Cervantes, que se unirían a las tres ya existentes en Nueva York, Chicago y Albuquerque. Moratinos conversa con el senador Christopher Dodd, ayer en Washington como especialmente propicio a obsesionarse con detalles irrelevantes y a generar tormentas parlamentarias o periodísticas en vasos de agua. EFE España es lo que es Para otros profesionales de la carrera diplomática destinados en la capital de Estados Unidos, es importante no perder de vista las disparidades inherentes a las relaciones de un país europeo que es el que es con el gigante americano. No faltando quien se pregunte dónde están los beneficios inimaginables que debían producir las relaciones hormonadas que fomentó el Gobierno de Aznar y qué consecuencias directas están pagando ahora los españoles por la falta de sintonía con Estados Unidos. En realidad, todo es un poco atmosférico Dentro de esta dosis de realismo diplomático, también se insiste en que ahora no somos Francia pero antes tampoco lo éramos Además de recalcarse que los vínculos especiales de Az- nar con la Casa Blanca no se explican sin el dramático momento de desesperación internacional que vivió hace dos años la Administración Bush por la crisis de Irak Como nota de optimismo, no faltan diplomáticos que recuerden que si hay un país con experiencia en revirar sus relaciones con otros gobiernos es precisamente Estados Unidos. Y en ese contexto, España sería un caso light comparado con otros países. Moratinos, irónico El propio ministro Moratinos tuvo que referirse a estas injerencias en una reunión celebrada ayer con periodistas del Washington Post. El titular de Exteriores fue preguntado sobre las asiduas visitas de Aznar y su impacto en las relaciones con Estados Unidos, a lo que Moratinos habría reconocido abiertamente que aunque el ex presidente del Gobierno puede hacer lo que quiera, la verdad es que no ayuda mucho