Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 4 2005 Nacional 13 Las claves elecciones vascas Imagen de un cartel electoral de Ibarretxe con una pegatina de la omnipresente EHAK EFE El PNV prepara a sus bases para un resultado más modesto del previsto Los partidos no descartan sorpresas en el reparto de escaños por los restos b Batasuna atribuye un suelo de cinco escaños a EHAK, el PP cree posible conservar el segundo puesto y el PSE ve estancado su crecimiento GONZALO LÓPEZ ALBA BILBAO. A la espera de que el domingo se abran las urnas, los partidos echan cuentas y concluyen que la composición del nuevo Parlamento vasco será muy similar a la de la última legislatura. Pero tampoco descartan las sorpresas porque la influencia de los restos hace que unos miles de votos puedan proporcionar a un mismo partido un escaño adicional o restarle dos. Es el caso de PNV- EA, según datos que maneja el Gobierno vasco, y que, en este punto, coinciden sustancialmente con los del PSE- PSOE. En PNV- EA reina una tranquilidad aparente porque creen garantizado su objetivo primordial: conservar el poder. Pero, al mismo tiempo, la inquietud de fondo hace que sus dirigentes hayan empezado a preparar a sus bases para un resultado más modesto del esperado, máxime después de haber hecho la apuesta de alcanzar la mayoría absoluta, con o sin Ezker Batua. dría retroceder en igual número. PNV- EA sigue contando con los votos de Ezker Batua, cuyo candidato, Javier Madrazo, es el que se muestra más abiertamente contrariado por la competencia de EHAK, que parece abortar sus expectativas de crecimiento haciéndole pinza con Aralar, que también disputa parte de esa franja del electorado, confluencia que podría incluso restarle a EB uno de sus tres escaños. A la postre, si Aralar- -escisión de Batasuna que condena el terrorismo- -logra entrar en el Parlamento, podría acabar teniendo la llave. Batasuna hace los números de EHAK Las cuentas de EHAK las echaba anteayer el órgano de expresión de Batasuna. El diario Gara tomando como referencia el suelo electoral de Batasuna- -los 98.250 votos nulos de la ilegalizada Herritarren Zerrenda en los comicios europeos de junio de 2004- -pronostica que obtendrá entre cinco y nueve escaños. A diferencia de lo que ocurre entre el electorado del PNV, Gara destaca que la posibilidad de votar a una candidatura legal constituye un factor motivador para la militancia de Batasuna, que, aunque sea por representación indirecta, podrá entrar, cuando le convenga y si le conviene, en el Parlamento. En el PP hay cierta euforia porque, una vez contenida la sangría de votos que se le auguraba, ahora incluso creen posible conservar la condición de segunda fuerza. Sin admitir esta hipótesis, hasta los socialistas reconocen que, con María San Gil al frente, los populares han logrado remontar a lo largo de la campaña y su retroceso será menor del que pensaban hace unas semanas, lo que simultáneamente frena su propio crecimiento. Sin embargo, el giro de San Gil en los últimos días hacia el discurso más agresivo contra los socialistas marcado por Madrid para erosionar al Gobierno de Zapatero podría también a última hora girar el péndulo de parte de su voto hacia el PSE. La incógnita del trasvase de votos Los socialistas aseguran que estamos peleando por el escaño 19 pero preocupa la constatación de un estancamiento en sus perspectivas de crecimiento, a las que ayer intentó dar el último empujón Zapatero al tiempo que Patxi López se lanzaba a un postrero maratón por la calle para arañar votos. Los sectores del PSE que discrepan de la estrategia de su partido, culpan al presidente del Gobierno de haber arruinado la posibilidad de un trasvase del voto nacionalista más moderado con su promesa, expresada en la entrevista de ABC- El Correo, de un nuevo Estatuto en el plazo de dos años. Su interpretación es que les ha dicho que habrá negociación, así que, para negociar, votarán a su partido EB, acosada por EHAK y Aralar La coalición gobernante admite que la movilización de su electorado es menor que en 2001 y apunta que si el objetivo de alcanzar la mayoría absoluta nunca estuvo hecho se ha alejado con la participación de EHAK. Su crecimiento en escaños, si se da, estaría limitado a uno o dos, pero también po- Inquietud en la coalición gobernante que lidera Ibarretxe ante la posibilidad de un avance raquítico o, incluso, de un retroceso de su mayoría