Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 14 4 2005 Madrid 43 Historia de una plaza Origen. Enclavada en pleno corazón de la ciudad, la plaza de Tirso de Molina se forjó en el siglo XIX, cuando fue derribado el convento de Mercedarios- -a raíz de la desamortización- -y en su lugar se abrió este espacio. El nombre. Se la conoció como plaza del Progreso, aunque su actual denominación se debe a que en ella vivió el escritor del mismo nombre. Dimensiones. Este lugar es apenas un 20 por ciento menor, en tamaño, que la plaza Mayor, según explicaron fuentes municipales. Presenta un acusado desnivel que con la reforma se solventará. Se prevé la construcción de un nuevo intercambiador de autobuses en superficie 20- diseñados por el Estudio de Arquitectura Galán Lubsacher. Su interior es metálico y el exterior, de madera teñida de diferentes colores. Los cubos, que permiten pasar la luz, se abren por uno de sus lados, transformando esa puerta en una escalera sobre la que exponer su mercancía. Serán instalaciones fijas, ancladas en el suelo en diferentes puntos de la plaza, y cada uno de ellos tiene un coste aproximado de 50.000 euros. Funcionarán como concesión administrativa. Otra de las novedades diseñadas para este punto es la isleta peatonal que se forma a la entrada del teatro Nuevo Apolo, y que permitirá tanto un acceso y salida más cómodo del mismo, como la realización de diferentes actividades lúdico- culturales. Una barrera vegetal separará el espacio peatonal del ocupado por el tráfico. Este es- explicó el alcalde Ruiz- Gallardón- un ejemplo de urbanismo amable con el ciudadano, mediante el cual la plaza pierde esa sensación de ser una isla rodeada de coches La intención municipal, insistió, es que lo que era centro de degradación pase a ser un punto de referencia en la ciudad El proyecto de remodelación de la plaza de Tirso de Molina afecta a una superficie de 8.300 metros cuadrados. Los trabajos comenzarán este año y finalizarán en 2006. Incluirán acciones sobre aceras y calzadas también de las calles aledañas, como Espada, Jesús y María, San Pedro Mártir, Juanelo, Soler y González y de la Cabeza. La concejal de Medio Ambiente presenta al alcalde el futuro mercado de las flores JAVIER PRIETO La plaza de Tirso de Molina albergará un mercado permanente de flores Se potenciará el uso peatonal de este espacio con restricciones al tráfico b El desnivel que existe se elimina- rá, y se incluirá una fuente y catorce cubos- puestos de flores. Los trabajos finalizarán en 2006 y costarán 2,3 millones de euros SARA MEDIALDEA MADRID. La plaza de Tirso de Molina está a punto de iniciar una renovación total, que transformará degradación e invasión del vehículo en espacios públicos y prioridad peatonal. Será, además, el lugar en que se instale el primer mercado permanente de flores de Madrid: catorce puestos- cubos de 3 x 3 x 3 pintados de diferentes colores- se abrirán cada día para ofrecer su mercancía. La iniciativa, que estará en marcha en 2006, fue presentada ayer por el alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, a quien acompañaba buena parte de su equipo de gobierno: las concejales de Las Artes, Alicia Moreno, y Medio Ambiente, Paz González, y el de Economía, Miguel Ángel Villanueva, además del presidente del distrito Centro, Luis Asúa. Algo más de 2,3 millones de euros es el presupuesto con que cuenta esta obra, que supondrá una transformación radical de este espacio público. La plaza elimina el desnivel existente ahora mediante un estudiado movimiento de tierras; incrementa las zonas verdes y dedicadas al peatón, incluye nuevas plantaciones de arbolado, una fuente y el cambio de ubicación de la estatua de Tirso de Molina, el escritor que vivió en el lugar y da nombre a la plaza, que antes se llamó del Progreso. La remodelación es fruto del trabajo del equipo profesional de Haiku Arquitectura, e incluye además una profunda modificación de los flujos circulatorios en la zona: de soportar un tráfico perime- tral que ahogaba la plaza- -especialmente por el problema de la carga y descarga- se pasará a una situación en que el tráfico se desviará desde la calle de la Colegiata hacia Platerías, o se le hará bajar por Mesón de Paredes. Las tres calles paralelas a ésta última que nacen de la plaza- La Espada, Jesús y María y San Pedro Mártir- quedan restringidas para uso único de los residentes de la zona. Intercambiador En la plaza se construirá un intercambiador de autobuses en superficie, al tiempo que se modifica la configuración de la carga y descarga. El objetivo de todas estas medidas es rebajar el impacto de los comercios mayoristas en la zona, para lo cual es pieza básica, explicó Villanueva, la puesta en marcha del mercado permanente de flores. Éste se compondrá en un principio de 14 cubos- que podrían llegar a ser