Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional JUEVES 14 4 2005 ABC Muchos vieneses se sienten indignados cuando cruzan por la céntrica zona de Schwedenplatz y se les informa de que sus movimientos pueden ser grabados por las cámaras de seguridad que desde el martes funcionan aquí las 24 horas del día El Gran Hermano vigila en Viena TEXTO. ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS. CORRESPONSAL VIENA. Viena es una de las urbes más seguras de Europa y el 40 por ciento de sus vecinos asegura no tener miedo de andar por la calle. Quizás por eso muchos vieneses se sienten indignados cuando cruzan por la céntrica zona de Schwedenplatz y se les informa de que sus movimientos pueden ser grabados por las cámaras de seguridad que desde el martes funcionan aquí las 24 horas del día. Eso sí son conscientes de ello, ya que tras los primeros folletos informativos repartidos el primer día de funcionamiento, ayer miércoles ninguna señal ni ningún punto de información advertía de que la zona estuviera bajo control. Las dos cámaras panorámicas con zoom están situadas en uno de los puntos neurálgicos de la ciudad, frecuentados por pequeños traficantes de drogas y vagabundos. Pero también es una zona comercial, de ocio y zona de paso y encuentro de miles de ciudadanos. El debate, que no discurre sólo entre la seguridad y el derecho a la intimidad, sino sobre la terapia o represión contra la drogadicción, está servido. Según el Ministerio del Interior, sólo en el primer trimestre de 2005 se han registrado 365 delitos en esta zona, principalmente hurtos y venta de droga a pequeña escala. Lo cierto es que los camellos que suelen pulular por Schwedenplatz habían mudado ayer su punto de venta. Las cámaras son controladas por varios agentes desde una furgoneta, sin distintivos externos, pero aparte de este dispositivo la presencia policial en la zona era ayer escasa. Precisamente, uno de los argumentos de los detractores de la medida es que las cámaras no pueden sustituir a la policía. Enmienda a la ley de seguridad La instalación de las cámaras ha sido posible tras la enmienda a la Ley de Seguridad Policial aprobada en diciembre y que permite no sólo la grabación de las imágenes sino también su uso como prueba en el curso de una investigación. Los vídeos que no reflejen actividades delictivas deben ser borrados pasadas 48 horas. Además, la enmienda incluye otra medida polémica: la creación de zonas de protección Cámara de vigilancia ABC El Gobierno austriaco ha tirado de estadísticas para justificar esta instalación, la segunda que funciona en el país. áreas de unos 150 metros alrededor de puntos sensibles, como colegios o guarderías, en las que la policía está autorizada a expulsar o impedir la entrada a personas sospechosas. La coalición gubernamental, formada por el Partido Popular del canciller Wolfgang Schüssel, y los nacionalistas de Jörg Haider ha marcado el incremento de la seguridad como una de sus prioridades. Pese a los datos que hablan de un descenso de la criminalidad respecto al pasado año, los de Haider, muestran una verdadera obsesión por el asunto, alertando sobre una apocalíptica oleada de delincuencia de origen extranjero. Sin embargo, los socialdemócratas han apoyado también el proyecto, sobre todo el alcalde de Viena, Michael Häupl, que quiere extenderlo a otros puntos de la ciudad. Sólo Los Verdes y algunos sectores del Partido Socialista, como su portavoz de Derechos Humanos, Walter Posch, han criticado una medida en la que ven un atentado contra el Estado de derecho y visos de inconstitucionalidad y a la que tachan de populista y poco eficaz.