Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional BALANCE DE UN AÑO DE GOBIERNO JUEVES 14 4 2005 ABC Zapatero, entre Fernández de la Vega y Pérez Rubalcaba, se mostró ayer dispuesto a recuperar el diálogo con el PP para afrontar las reformas institucionales EFE GOBIERNO Rodríguez Zapatero presentó ayer un balance complaciente de su gestión al cumplir doce meses en el Ejecutivo PARTIDO POPULAR Duras críticas de los populares al Gobierno en un informe que denuncia cien promesas fallidas España puede ponerse en lo mejor de su historia TEXTO: MANUEL MARÍN Los incumplimientos masivos de un año TEXTO: CRISTINA DE LA HOZ MADRID. Sin excesos triunfalistas, pero también sin asomo de autocrítica. En un tono general de autocomplacencia presentó ayer José Luis Rodríguez Zapatero su propio balance de un año de gobierno ante los miembros de su Grupo Parlamentario en el Congreso y en el Senado. Durante una hora y cuarto, Zapatero basó su análisis en la convergencia de dos segmentos- -la salida del PP del poder y su propia gestión- -para concluir que ambas han sido beneficiosas: España tiene un rumbo claro, un proyecto político sostenido de mejora, y puede ponerse en los mejores momentos de su historia Las cosas han mejorado desde que el PSOE llegó a la Moncloa, arguyó al inicio de su intervención, y lo mejor está por venir aventuró al final. Y es que la palabra mejor se repitió a lo largo de su discurso, como si de una letanía se tratara, para reafirmarse en que el proceso de reformas políticas, sociales y económicas prometido está en marcha... y sin vuelta atrás. Modelo de Estado. Su idea para las reformas institucionales, de los Estatutos y de la Constitución continúa vigente para construir la España común y reafirmar el autogobierno y los mecanismos de cooperación, solidaridad y cohesión entre regiones. Zapatero defendió su decisión de que sea el Consejo de Estado el que marque las líneas para la reforma de la Constitución (sigue en pie afrontarla al final de la legislatura) y, aunque es consciente de las dificultades que opone el PP, reiteró su voluntad de recuperar el diálogo En el horizonte, un nuevo sistema de financiación autonómica y de la sanidad. Economía. Según el jefe del Ejecutivo, la economía va a más: existió más crecimiento en 2004 que en 2003; hubo aumento de los beneficios empresariales; en un año ha habido medio millón más de afiliaciones a la Seguridad Social; se han puesto en marcha planes para dinamizar la economía; ha impulsado la suma I+ D +I y mantiene inalterable su compromiso con la estabilidad presupuestaria. Igualmente, elogió el plan de choque para la vivienda en favor de 110.000 personas y el plan de infraestructuras a quince años, con inversiones previstas de 241.000 millones. Política exterior. Zapatero defendió el drástico cambio en las relaciones con Francia, Portugal y Marruecos frente a un PP que miraba demasiado lejos y desatendía a los vecinos. Ha basado su acción exterior en la paz, la cooperación y la solidaridad recordando que por primera vez se ha dado el 0,4 por ciento del PIB a ayudas a otros países. No hubo mención a las actuales relaciones con EE. UU. Seguridad y justicia. Se ha detenido a 150 miembros de ETA y hay 300 agentes más contra el terrorismo internacional. El Estado de Derecho es cada día más fuerte, y los terroristas, más débiles dijo. Además, las plantillas de Policía y Guardia Civil han crecido en 9.500 miembros y se han convocado más de 300 plazas nuevas de jueces y fiscales. Los hitos sociales. Zapatero presumió de haber ampliado los derechos ciudadanos con las normas que permiten el matrimonio entre homosexuales, la lucha contra la violencia de género o agilizar el divorcio; de haber promovido la transparencia con el código de buen gobierno o la reforma de los medios de comunicación públicos; de haber aumentado las pensiones más bajas por encima de la media; de suavizar el diálogo social con empresarios y sindicatos; de devolver la dignidad estética al Parlamento; y de cimentar una futura Ley de Educación que, confía, sea pactada por todos Y como retos, en septiembre, las leyes de Dependencia e Igualdad. MADRID. Es el adjetivo de moda y cada uno lo adapta a su gusto, según las circunstancias. Ha sido un año de incumplimientos masivos dijo el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, a quien correspondió ayer dar réplica a Zapatero. Los populares (convertida siempre la oposición, paradójicamente, en gendarme de las promesas gubernamentales) llevan semanas escudriñando la evolución de las propuestas del jefe del Ejecutivo para su primer año de legislatura. Les han salido, exactamente, cien incumplimientos (sacaron alguno de la lista) que abarcan todas las esferas de acción del Gobierno. Políticas sociales y cultura. Destacan la incumplida gratuidad de los libros de texto o la incorporación de la enseñanza de idiomas a partir de los 3 años. En Cultura, los socialistas aseguraron la creación de tipos mínimos y superreducidos (IVA) que, realmente, dependen de la UE. La fallida extensión de la paga de cien euros a todas las madres, que todavía esperan un plan de choque de guarderías, o el compromiso de no hacer regularizaciones extraordinarias de inmigrantes, roto, según el PP, con la actual campaña para legalizar a 800.000 inmigrantes, jalonan este capítulo. Economía y Empleo. Acabar con la cultura del ladrillo desarrollar una política de no injerencia en los órganos de gobierno de las empresas o la prometida reducción de la temporalidad en el empleo han quedado en el camino, según el estudio que el PP entregó ayer a los periodistas. Es la Fiscalidad una de las cuestiones en que más ponen el acento. No hay tipo único del IRPF, se reducen las actuaciones de control de la agencia Tributaria para luchar contra el fraude y queda además en suspenso la reforma del Im- puesto de Patrimonio y Sucesiones. Libertad, seguridad y justicia. Primer incumplimiento que viene muy a cuento con el actual debate político: Zapatero promete convocar el Pacto Antiterrorista a petición de cualquiera de los firmantes. Tampoco incrementa la unidad de los demócratas con un Comisionado para las Víctimas que rechaza un alto porcentaje de éstas. El PP denuncia que no se ha creado el mando único para las FSE ni tampoco se ha consignado en los PGE la creación de 4.200 plazas de policía de las 6.000 comprometidas anualmente. No hay comparecencia previa del FGE en el Congreso. Infraestructuras. La vivienda se convierte en una de las joyas argumentales para los populares, y eso que Zaplana señaló que dejarían el asunto para una comparecencia monográfica. No hay Plan de Choque de la Vivienda ni tampoco las 180.000 viviendas anuales para alquiler y venta. Además no se cumple, dicen, el Plan Galicia y sólo hay un tímido crecimiento presupuestario en Fomento. Política exterior. No hay debate parlamentario previo a la retirada de las tropas de Irak; se abandona el proceso de Bruselas respecto a Gibraltar, al que se da derecho de veto y Zapatero admite que, en contra de lo prometido, la Constitución Europea se firme en Roma. Zaplana dijo también que Zapatero no tiene política económica ni modelo territorial además de una ausencia de valores en su política exterior Consideró que el único empeño e interés del Gobierno es hurgar en las heridas del pasado ejercicio que está dispuesto a hacer el PP porque nosotros no tenemos ni temor ni miedo a esos debates. Si eso quieren, lo tendrán advirtió.