Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional JUEVES 14 4 2005 ABC elecciones vascas Entrevista MARÍA SAN GIL Candidata del Partido Popular a lendakari Zapatero abandona a los que defienden todos los días la libertad La presidenta del PP vasco afronta el final de la campaña segura de que su mensaje calará en el electorado y empeñada en denunciar la dejación de funciones del presidente del Gobierno POR ÁNGEL COLLADO SAN SEBASTIÁN. María San Gil (San Sebastián, 1965) que dejó la filología para meterse en la política a defender la libertad y jugarse la vida como hacen todos los que se dedican a ello en el País Vasco con el atrevimiento de no ser nacionalistas, es la revelación de la campaña. Entre su éxito personal y la retirada de Zapatero de la causa constitucionalista, en el PP tienen ahora la esperanza de salvar el tipo. San Gil dice que convence porque cree en lo que dice y su proyecto es trasparente, mientras los demás cultivan sus planes y ocultan sus pactos. ¿Cree que el Gobierno ha actuado con ingenuidad o con interés de partido ante la candidatura del PCTV? -No ha actuado con la diligencia suficiente. Se avisó que podían hacer otra lista, que había que estar muy atentos y trabajar mucho. En las municipales había un montón de listas pero el Gobierno de entonces hizo una gran labor y se buscaron las pruebas necesarias para ilegalizarlas a todas. Sin embargo, ahora es sorprendente que nos hayan colado este gol, porque no es un gol al Gobierno, sino al conjunto de la democracia. Si todos intuimos y percibimos que los comunistas de las Tierras Vascas son Batasuna, me sorprende y me decepciona que el Gobierno no pueda encontrar las pruebas necesarias para impugnar la candidatura. ¿Ve sólo irresponsabilidad o también mala fe? -Prefiero ver irresponsabilidad. Si tengo que empezar a pensar que todo esto es el fruto de conversaciones o reuniones y ya estaba preparado, somos muchos los demócratas de este país que hemos luchado para conseguir esta cuota de libertad y que ya no podríamos confiar en el Estado de Derecho. Y necesitamos creer en él. -Pero lo ocurrido encaja con esas conversaciones entre dirigentes socialistas y Batasuna que se han desarrollado desde el pasado verano. -No quiero creer que existan gestos del Gobierno hacia los terroristas. Todo se sabrá al final y si es así más de uno tendrá que dar explicaciones y asumir muchas responsabilidades. Yo vuelvo a exigir que Zapatero sea diligente y se ponga a trabajar para impugnar esta lista. Me resisto a creer que tengamos que compartir nuestra vida política con los terroristas. Es un paso atrás enorme, toda la esperanza que teníamos en contar, por fin, con un Parla- mento sin la presencia de los batasunos era lo bastante importante como para ser más diligente. ¿Tras el giro que ha dado el PSE, está preparada para defender sola el orden constitucional en el próximo Parlamento autonómico? -En este momento estoy preparada para gobernar este país de forma diferente, para promover el cambio. Y los únicos que representamos un cambio real somos los dirigentes del Partido Popular, que no nos hemos puesto al servicio del nacionalismo y no nos vamos a poner. Yo no tengo que pedir perdón por no ser nacionalista. Soy vasca, quiero seguir viviendo en mi tierra y quiero hacer un Gobierno con el que todo el mundo se sienta cómodo. Dicho esto también es cierto que puede haber una mayoría nacionalista porque, no vayamos a engañarnos, los votos de estos comunistas se unirán siempre al PNV. Y la responsabilidad de que esa mayoría exista también será en parte de Zapatero, que ha permitido que estén en estos comicios. Yo seguiré defendiendo lo que creo que es mejor para el conjunto de los vascos: la pertenencia del País Vasco a España, el marco de convivencia basado en la Constitución, que es el Estatuto de Autonomía que nos da una capacidad de autogobierno enorme, y mi propio proyecto. -Su campaña recibe elogios gene- TRAS LAS ELECCIONES Ibarretxe sabe que encontrará en Rodríguez Zapatero el talante suficiente para negociar mucho de lo que exige en su plan EL PSE Hay muchos socialistas que se sienten defraudados por la actitud y los mensajes del presidente del Gobierno EL LENDAKARI Nuestro futuro y el de nuestros hijos es demasiado valioso para ponerlo en manos de Ibarretxe rales y es vista con temor por sus adversarios, ¿podrá mantener el segundo puesto para el PP? -Es verdad que al principio no se daba mucho por nosotros. Se suponía que nos tocaba menos protagonismo en la campaña por no tener el Gobierno en Madrid, pero no ha sido así. La defensa de un proyecto de convivencia, la sinceridad de nuestras propuestas y la transparencia cala mucho. Hay un sector de la sociedad vasca que agradece que haya un partido que mantiene sus proyectos, busca un futuro mejor para todos los vascos y que no se pone al servicio de los nacionalistas. Cuanto más nos conocen, más nos aprecian. Yo no renuncio a nada. ¿Qué será de los constitucionalistas del PSE si Zapatero pacta con el PNV o negocia con Batasuna a partir del día 17? -Ya hay un sector importante del Partido Socialista muy defraudado con Zapatero porque hace una política que muchos no podemos entender. Es increíble y desolador que venga al País Vasco y haga los mítines en clave de referéndum, de reforma del Estatuto y no haga mención a los constitucionalistas, a la defensa del Estado de Derecho o a la necesidad del cambio en el País Vasco. Hay muchos socialistas que se sienten defraudados por la actitud y los mensajes del presidente del Gobierno. -Es usted una candidata de cantera y todo su partido la alaba hoy, ¿seguirá al frente del PP vasco aunque obtenga unos malos resultados? -No estamos ante un asunto personal. Éste es el proyecto de un partido que lleva muchos años trabajando. Es una carrera de fondo que yo estoy dispuesta a seguir hasta el final. Lo que hay que hacer es trabajar duro y sembrar. Si los resultados del día 17 no son buenos, seguiremos adelante porque hay mucho por hacer. Pero los resultados serán buenos. ¿Considera a Ibarretxe como un radical o un jugador de ventaja? -Ibarretxe y su plan se han convertido en una amenaza real para el devenir de la sociedad vasca. Nuestro futuro y el de nuestros hijos es demasiado valioso para ponerlo en manos de Ibarretxe. Por eso hago una apelación continua al voto responsable. Si en todas las elecciones es muy importante meditar el voto, en éstas mucho más porque la radicalidad y el proyecto de ruptura que nos anuncia debe tener una respuesta de la gente que no está dispuesta a que nuestro futuro esté lleno de incertidumbre, de rupturas de la convivencia, de crispaciones... El día 17, en las urnas, Ibarretxe tiene que sentir que la sociedad vasca no puede apoyar un plan que nos lleva a un callejón sin salida. ¿Si el PNV no tiene mayoría absoluta se terminará el plan Ibarretxe? -El plan está rechazado en las Cortes. -Pero con una contraoferta de Zapatero a Ibarretxe para hablar después de los comicios autonómicos. -Ése es el problema, que por parte de