Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión JUEVES 14 4 2005 ABC M. MARTÍN FERRAND En esta ocasión la profesora Trujillo- -lo es de Derecho Constitucional desde 1993- -no ha estado desencaminada EL ATAJO Los atajos tuvieron un altísimo coste y ninguna ventaja. Envenenaron las instituciones. Permitieron la más sórdida mezcla del dinero y la sangre. ¿Es que la palabra atajo no le trae todos estos recuerdos a ZP? tiro limpio en los bares de L presidente del GoSan Juan de Luz, rebajar el bierno ha dicho que Estado a la condición de banno hay pruebas de da... El atajo como método que el Partido Comunista de para destruir a ETA no sólo las Tierras Vascas sea una fue un inmenso error porcreación de ETA y que su ileque fue absolutamente inefigalización sería un atajo caz, sino porque sirvió para en la aplicación del Estado CÉSAR ALONSO DE dar argumentos a quienes de Derecho. Acusa al PP de LOS RÍOS no podían tenerlos dada su presionarle para que comecalaña inhumana, inmoral, ta lo que sería una barbaricriminal. Sirvió para rearmar diadad jurídica. lécticamente al mundo que ampara No voy a entrar en el debate misa ETA. Para deslegitimar al Estado mo. Ya ha aportado la Guardia Civil democrático. Los atajos tuvieron datos más que suficientes y el proun altísimo coste y ninguna ventapio Otegi ha dejado claro que esta orja. Envenenaron las instituciones. ganización tiene la confianza de Permitieron la más sórdida mezcla ETA como su aparato representatidel dinero y la sangre. ¿Es que la pavo. Lo que me interesa de las declalabra atajo no le trae todos estos reraciones de José Luis Rodríguez Zacuerdos a ZP? ¿A quién quiere engapatero es su capacidad para atriñar? buirle al contrario, al PP, sus propios vicios. El término atajo es un ERO el empleo de este término término que debería producirle sonno sólo resulta audaz por cuanrojo, al menos, al sucesor de Felipe to nos trae a la memoria el periodo González. más negro de la democracia españoEn efecto, atajo fue la expresión la, sino porque, además, en el caso con la que José María Aznar denunque nos ocupa, en la ilegalización ció las prácticas antiterroristas del del Partido Comunista de las TieGobierno de Felipe González. Atarras Vascas la práctica del Gobierjo fue la conversión del Estado en no no tiene que ver con ningún tipo aparato del terror entre los años de atajo sino, por el contrario, 1983 y 1987, la creación del GAL... El con una forma de escapar a la ley, atajo suponía enterrar en cal viva un modo de desobedecerla. Resistira un inocente como Marey, entrar a se a la ilegalización de este travestí etarra supone una burla a la ley, concretamente, a la Ley de Partidos. S más que inquietante que el partido en el poder se haya propuesto la legalización de ETA por esta vía indirecta. Y ¿qué supone este asalto al sistema democrático? Por un lado, es la negación abierta del Pacto por las Libertades, el llamado Pacto Antiterrorista. Es la confirmación de la muerte de este acuerdo entre los dos grandes partidos que lo firmaron. Es más que una deslealtad. Si podíamos considerarlo inoperante desde que el PSOE comenzó a llevar relaciones habituales con el PNV (esto es, con un partido que pacta con ETA) ahora podemos darlo por muerto. Estamos ya en otra fase. El Partido Socialista, quiero decir, está ya en esa fase en la que ya podemos vislumbrar (si tenemos valor para ello) los movimientos de entendimiento que hay entre el Partido Socialista y ETA. ¿Escandaloso? Únicamente esa terrible realidad explica el comportamiento permisivo del Gobierno, y no precisamente los pequeños beneficios electorales que pudieran derivarse de ello. El Gobierno permite la presentación de estas listas recomendadas por Otegi como un adelanto del reconocimiento definitivo del mundo abertzale más radical. Es el camino hacia la paz Es el más fantástico atajo que pudo permitirse alguna vez un partido que decidió dejar de llevar el luto por los suyos. EL TAMAÑO NO IMPORTA E D ESDE que Alberto Oliart fuera varias veces ministro del Gobierno de España no se veía ningún extremeño por las cercanías de La Moncloa. Tuvo que ser María Antonia Trujillo, hija de Peraleda del Zaucejo, Badajoz, la que rompiera más de veinte años de ausencia. Protegida por su mentor político, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, hoy se sienta, ignoro si a la diestra o a la siniestra, de José Luis Rodríguez Zapatero. Es, con perdón, ministra de la Vivienda y, aunque tiende a confundir valor con precio y público con privado, dos errores marcadamente socialistas, la mujer hace lo que puede en el ejercicio espiritista que la conecta con José Luis de Arrese, primer titular de la cartera, y con José María Martínez y Sánchez- Arjona, segundo, creo que último y, en cualquier caso, cacereño, de Navalmoral de la Mata. En España, el único país de la UE con semejante cartera, dos de cada tres ministros del ramo son extremeños. Trujillo, en generoso y esforzado ejercicio, comparte con la titular de Cultura, Carmen Calvo, la función de pim pam pum del Gobierno y a ellas suelen ir a parar, siempre aparte la cuenta de Miguel Ángel Moratinos, los dardos y las risas que el respetable, aun conteniéndose, no puede evitar en reconocimiento y valoración de muchos actos del Gobierno. Las soluciones habitacionales de tan pintoresca titular, pobrecita, han generado ríos de tinta y cataratas de palabras, y, ya en las últimas horas, su propuesta de unos minipisos de treinta metros cuadrados ha batido el récord que ya ostentaba tan singular y voluntariosa ministra. Y, sin embargo, en esta ocasión la profesora Trujillo- -lo es de Derecho Constitucional desde 1993- -no ha estado desencaminada. Otra cosa es que su sugerencia fuera inoportuna por el escenario de su proclamación- -una Feria dedicada al negocio del ladrillo- incoherente desde un supuesto socialista y emitida a espaldas del mercado; pero por ahí viene la solución de la vivienda juvenil, el capítulo más acuciante de tan agobiante carestía. Como ayer evocaba Jaime Campmany, de peores venimos en esto del alojamiento, y, en mi juventud, una buhardilla, de 20 ó 30 metros, en la que uno terminaba deslomado por no poderse poner en pie, era un lujo: una verdadera y exitosa solución habitacional. Aquellas modestas mansardas en las que repicaban los garbanzos de la olla de Pepe Blanco pasaron a ser estudios, y hoy muy bien podrían tener la función modular de una primera vivienda para jóvenes dispuestos a emprender su propio vuelo. Si la iniciativa partiera, mejor que de una ministra de puño y rosa, de un empresario renovador del sector, y tras que los Ayuntamientos abarataran suelo urbanizable para poder provocar el milagro, estaríamos en el camino. El hábito no hace al monje; pero, con hábito- -y Trujillo lleva uno- hay funciones y dichos que resultan totalmente inadecuados e improcedentes. E P REVISTA DE PRENSA lación de lo dispuesto por el Congreso, promovió una guerra clandestina contra el Gobierno sandinista apoyando a la contra nicaragüense. El día después de que la Cámara de Representantes votase suspender toda la ayuda a los rebeldes que luchaban contra el Gobierno de Nicaragua, Negroponte instó al consejero de Seguridad Nacional del presidente (Reagan) y al director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a que se mantuvieran firmes indica el Post. En varios mensajes y memorandos, Negroponte dejó claro que veía el proyecto especial -el apoyo a la contra -como la clave en la estrategia de Reagan para hacer retroceder al comunismo en América Central según el diario. La determinación de Negroponte de revertir la revolución sandinista ocasionalmente le colocó en oposición con otros enviados y con funcionarios del Departamento de Estado que eran más cautelosos agrega el artículo. S. I. La cara oscura de Negroponte John Negroponte, ex embajador de los Estados Unidos en Hondura, restó importancia a los crímenes de los escuadrones de la muerte en ese país centroamericano y apoyó el derrocamiento del Gobierno sandinista de Nicaragua cuando era embajador en Tegucigalpa, afirma The Washington Post. Negroponte, que acudió a una audiencia del Comité de Inteligencia del Senado, ha sido designado por el presidente George W. Bush como primer director nacional de Inteligencia, puesto desde el que controlará las quince agencias de espionaje de EE. UU. El diario de Washington ha obtenido varios documentos de la carrera de Negroponte que demuestran que, en vio- Jorge Semprún y Buchenwald El escritor Jorge Semprún, que estuvo preso en el campo de exterminio de Buchenwald, aseguró al diario Der Tagesspiegel que siempre supo distinguir a los nazis de Alemania y al general Franco de España. A la pregunta de si llegó a odiar a los alemanes, Semprún responde que la cultura y la filosofía alemanas me ayudaron a no ser un nazi. Nunca me resultó difícil, ni siquiera en el campo de concentración, no confundir Alemania con el nazismo. Igual que tampoco confundí España con el fascismo de Franco Semprún participó el domingo en la conmemoración del sexagésimo aniversario de la liberación de Buchenwald. S. I.