Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 13 4 2005 Deportes 101 Es la ley de la portería, hacer héroes, como Casillas, o villanos, papel que el fin de semana les tocó a Cañizares, Munúa, Aouate... Un puesto de especialista al todo o nada A los porteros la gloria se les va de las manos TEXTO: JULIÁN ÁVILA Luis García y Xabi Alonso (detrás de Riise) en el entrenamiento del Liverpool ideas muy claras. No vea las charlas que nos da, está todo el día metido en su profesión, vive para el fútbol. -Para un medio centro puro como usted este tipo de fútbol tiene sus dificultades, el balón le pasa mucho por encima. -En el Liverpool pretendemos que no sea tanto. No juego igual que en la Real, allí salía más al ataque, aquí cuando juego con Gerrard me tengo que quedar más, porque a él le gusta marcharse y a veces tarda en volver (se ríe) Es un buen jugador, tiene un excelente golpeo de balón, tiene fuerza, pero no creo que sea un medio centro clásico, como nosotros entendemos. Vamos, que no es Makelele. Ese sí que es la leche. Ahora que le veo más de cerca, es el jugador que querría cualquier equipo. Un equipo con Makelele puede ir al fin del mundo. Mira el Chelsea. No la pierde nunca, te la da, hace coberturas. Para que Lampard se vaya como se va hay que tener un Makelele. Yo, cuando juego con Hamman, tengo un poco más de libertad, pero Benítez quiere que me quede atrás, que saque el balón jugado. Los nuestros de las bandas tampoco cierran mucho y como además todo va tan rápido, si pierdes la posición ya está liada. -Reaparecer hoy después de haber jugado sólo 45 minutos con el equipo reserva es un riesgo. -Estoy bien. De la lesión estoy curado. Es un partido para jugar, el equipo me necesita. Si jugamos bien, si tenemos el balón, podemos clasificarnos. Contra el Juventus hay que jugar con inteligencia. AP Benítez cuenta con Cissé seis meses después Por fin una buena noticia en el Liverpool. Su delantero internacional francés Cissé, que se fracturó la pierna izquierda en octubre y del que se pensaba que no jugaría en lo que resta de temporada, pidió ayer a Benítez ser incluido en la expedición porque se considera físicamente recuperado para jugar. El técnico español confesó que no será titular, pero que su presencia puede ser muy útil al equipo en los últimos veinte minutos. Xabi Alonso entrará en el equipo titular por Gerrard y la otra novedad puede ser la vuelta de Dudek en la portería, una vez recuperado de sus molestias y después de que Crason fallara lamentablemente en el gol de Cannavaro en el partido de ida. En el Juventus, Trezeguet no está ni concentrado y Del Piero e Ibrahimovic volverán a formar el ataque titular. Regresa Emerson. PSV- Lyon. En el otro encuentro de la jornada, prueba de fuego para el equipo de moda, el Olympique de Lyon, que vio comprometida esta eliminatoria con el gol de Cocu logrado en Francia (1- 1) El PSV no ha alcanzado las semifinales de la máxima competición europea desde 1988. MADRID. El fin de semana fue pródigo en errores. Los defensas cometieron penaltis- -aunque no se pitaran, otra pifia, esta de los árbitros- los centrocampistas fallaron pases y los delanteros, goles. Pero lo que ha quedado en la retina son las paradas de Casillas y las majestuosas cantadas de Cañizares, Munúa y Aouate. La ley del portero. Héroe o villano. Sólo su error es decisivo, porque se paga en goles. Es la leyenda negra del portero. Un viejo entrenador decía entre cerveza y cerveza que los guardametas siempre han sido personajes autistas y ridículos Y para justificarlo se remitía a la infancia. Cuando los niños jugábamos con los amigos nadie quería ponerse de portero. Sólo aquél que no sabía regatear, le faltaban agallas o presencia física terminaba entre los palos. Vamos, el canijo, el flaco, el lento, el miedoso... Es muy común escuchar que un portero no detiene un penalti, sino que es el delantero quien lo falla. O que es muy malo en el juego aéreo; o que no sabe jugar con los pies; o que son discretos en el uno contra uno... el golazo y se olvidará de los fallos. Pero si un portero hace ocho paradones y comete un fallo, sólo saldrá en televisión el error. Los porteros necesitamos quien nos defienda, porque no tenemos a nadie y hay más días de crítica que de gloria Cañizares pidió perdón Que se lo digan a Cañizares. Su error en la última jugada ante el Málaga a un disparo de Duda le ha convertido en una diana fácil. Veredicto: villano. Los silbidos duelen, porque uno es persona y tiene sentimientos, pero el fútbol tiene estas cosas y hay que asumirlo. No realicé mi mejor partido, erré en un gol y nos costó el partido. Estoy dolido por haber fallado y lo lamento por mi club. Mi personalidad me ha ayudado en muchas ocasiones, pero en otras me ha perjudicado, porque no he encontrado la comprensión de la gente Más de lo mismo ha padecido Munúa. Es una situación incómoda, pero cuando uno tiene un error hay que asumirlo. Lo que esperas es tomarte cuanto antes la revancha. Son cosas que pasan y uno no sabe por qué, pero hay que dar la cara El fútbol, y sobre todo los clubes grandes, devora a muchos jugadores. Pero a los porteros casi los tritura. Un ejemplo. El Barcelona sacrificó hasta diez guardametas en diez temporadas para encontrar un sustituto a Zubizarreta. Por su vestuario desfilaron, con más pena que gloria, Busquets, Lopetegui, Angoy, Vítor Baía, Arnau, Hesp, Reina, Dutruel, Bonano y Rustu hasta que apareció Víctor Valdés. Pero a éste le han metido diez goles en los últimos tres partidos (Chelsea, Betis y Real Madrid) y ya está en la diana. ¿Qué niño querrá ahora ponerse de portero? Todo más difícil Todo va en su contra. Lo decía el ex meta del Atlético Mono Burgos: El fútbol no ha cambiado desde hace años. Sólo para el portero. Todo en nuestra contra, dicen que para buscar el espectáculo. Que si no puedes hacer esto, que si no lo otro. Y encima el balón es cada vez más ligero y pequeño, porque ampliar la portería cantaría demasiado Hace dos meses, en una entrevista para ABC, Íker Casillas dejaba esta reflexión: Un delantero puede fallar ocho ocasiones y meter un gol en el mismo partido. La gente comentará Del error garrafal de Arconada a la pifia responsable de Raúl Dos fallos colosales con interpretaciones bien distintas. En la final de la Eurocopa de 1984, ante Francia, Luis María Arconada recibió un gol entre las manos y el costado en el saque de una falta con aparente escaso peligro. Fue el 1- 0, aunque luego España perdió 2- 0. Dieciséis años más tarde, en los cuartos de final de la Eurocopa de Bélgica y Holanda, y también ante Francia, Raúl desperdició un penalti en el último minuto que habría llevado a España a la prórroga. Ambos fallos tuvieron distinta pena El del portero lleva una condena de cadena perpetua; el del delantero, una penitencia de dos oraciones y punto. A Arconada se le acusó de infiltrado y de cosas más graves, mientras que a Raúl se le justificó con un absurdo. Porque sólo falla los penaltis quien los tira. La diferencia entre ser portero y delantero.