Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 13 4 2005 Cultura 63 POP Coldplay Presentación de X Y Chris Martin (voz, piano, guitarra) Jonny Buckland (guitarra) Guy Berryman (bajo) Will Champion (batería) Lugar: Pachá (Madrid) Fecha: 11- 4- 2005. UNA GALAXIA MUY CERCANA JESÚS LILLO on sólo dos álbumes de estudio en el mercado y en apenas cinco años, Chris Martin ha situado a Coldplay en la primera división del pop internacional. No le faltan méritos para llenar estadios y encabezar las listas de ventas al cuarteto británico, que ha logrado traducir al lenguaje universal de las baladas los hallazgos registrados por bandas que, en los márgenes de la industria, más o menos lejos del centro de los escaparates, cultivan el género del arte y el ensayo. Quizá viva Coldplay de rentas ajenas, pero representa ese eslabón- -enorme, necesario- -que encadena al gran público con los penúltimos experimentos y rupturas de los laboratorios del pop. Lo suyo es la fabricación en serie de fragmentos de felicidad, afortunados himnos que en directo ensamblan con una asombrosa habilidad para hacer fáciles las cosas más difíciles, como emocionar al público con las arritmias que sacuden y definen su obra. Coldplay utiliza cartas de navegación avanzadas, pero planea por una galaxia muy cercana. La presentación de X Y -disco que verá la luz a comienzos del próximo mes de junio- -es el argumento de la gira promocional con la que el grupo recorre estos días un circuito europeo de pequeños clubes. Prohibido grabar. Además de repasar su ya considerable repertorio de éxitos, en Madrid interpretaron siete canciones de su nuevo trabajo, piezas que no alteran un discurso musical que, si algún día llegó a ser mínimamente revolucionario, se torna conservador para prorrogar la dicha de quienes en las últimas temporadas han saltado y gritado al ritmo de esas desaforadas y demoledoras manifestaciones emocionales que son Yellow Politik In My Place o Clocks Tendrán que ser otros los que continúen investigando, que inventen ellos, porque Coldplay se queda con X Y en el inmenso escenario reservado a los artistas que se dedican en exclusiva a rozar la piel del público, preferiblemente femenino. Mientras la revolución sigue su curso, alguien tiene que ocuparse de componer grandes canciones para que la gente encuentre en los discos motivos directos, quizá superficiales, tan simples como un estribillo, para conmoverse. Es ahí, en esas distancias tan cortas, donde Coldplay sigue sin encontrar rival. Las nuevas canciones del cuarteto se derriten en el piano, fuego lento, de Martin. Sólo Square One con la que Coldplay abrió su concierto, recurre a las turbulencias sonoras y el impacto sensorial. El resto es un brillante lote de hiperbaladas. Speed Of Sound pe- C se a su título, proyecta un melodrama en cortometraje. X Y se mece despacio con violines grabados. What If es otro tierno manifiesto de amor, como A Message que, construida sobre el piano, recurre al crescendo para arrollar al oyente. Todo muy lento y profundo, incluso Til Kingdom Come crepuscular y sorprendente deriva vaquera del cuarteto británico. A la puesta de largo de X Y asistieron, con sus respectivas mujeres, Ronaldo y Figo, dos galácticos que miraban de lejos, desde el piso superior de una discoteca madrileña, el vuelo rasante de Coldplay por la galaxia, cercana, de las grandes canciones de amor. Sin acrobacias. Sin mareos. Chris Martin y Guy Berryman, durante la presentación de X Y DANIEL G. LÓPEZ