Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 13 4 2005 49 El cuarto superordenador más potente del mundo funciona ya en Barcelona Un numeroso grupo de purpurados pide por carta acelerar la beatificación El escrito ya está en manos de Ratzinger, quien lo entregará al futuro Pontífice b Algunos cardenales no han sus- crito la petición para no ejercer ninguna presión sobre el futuro Papa el único que puede acelerar el proceso J. BASTANTE. E. E. ROMA. Un numeroso grupo de cardenales suscribió el pasado lunes una carta en la que solicita al futuro Pontífice la beatificación en un tiempo breve de Juan Pablo II. Según informó en su edición de ayer el diario italiano Corriere della Sera la misiva ya habría sido entregada al decano del Colegio cardenalicio, Joseph Ratzinger, y estaría suscrita por muchos, pero no todos los purpurados. El rotativo italiano añade que los cardenales firmantes instan al futuro Pontífice a que acelere en la medida de lo posible, dicho proceso, que según las directrices vaticanas nunca podría iniciarse antes de transcurridos cinco años del fallecimiento del candidato, si bien dicha norma podría ser revocada por el nuevo Santo Padre. El propio Juan Pablo II se saltó la prohibición en el caso de madre Teresa de Calcuta, cuyo proceso de beatificación arrancó dos años después de su muerte, siendo la santa de los pobres beatificada cinco años después de fallecer. POOL El apartamento del Papa, precintado El apartamento pontificio, que durante 26 años y medio ocupara Juan Pablo II, fue ayer precintado, y no volverá a abrirse hasta que lo ocupe el próximo Papa, según informó ayer el portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro- Valls. El precintado fue llevado a cabo por el cardenal Camarlengo, Eduardo Martínez Somalo, quien selló el apartamento privado del Pontífice con los sellos de la Cámara Apostólica. La Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis contempla que, desde el entierro del Sumo Pontífice y hasta la elección del nuevo Papa, no se habite ninguna parte del apartamento privado del Papa, que se encuentra en la tercera planta del Palacio Apostólico. Fuentes vaticanas aseguraron que el secretario de Juan Pablo II, el arzobispo Estanislao Dziwisz, y las monjas polacas, lideradas por Sor Tobiana, quienes durante el Pontificado de Karol Wojtyla cuidaron del apartamento papal, ya se han trasladado, de manera provisional, a un centro de una congregación de religiosas polacas en Roma. Santo por aclamación popular La decisión de remitir esta carta al decano de los cardenales para que sea entregada al próximo Pontífice vino después de comprobar cómo la multitud aclamaba a Juan Pablo II durante sus funerales, instando a los príncipes de la Iglesia a declararlo santo por aclamación. No obstante, esta figura fue prohibida en la Iglesia durante el pontificado de Benedicto XV, en el siglo XIV. Los que no han suscrito la carta, indica el Corriere della Sera no se oponen a la idea de la beatificación de Juan Pablo II, pero dudan de la competencia de la Congregación de Cardenales en esta materia Del mismo modo, consideran que no conviene ejercer ninguna presión sobre el futuro Papa Sí parece claro que, sea quien sea el sucesor de Juan Pablo II, una de sus primeras decisiones será la de abrir su proceso de beatificación para el que ya se están empezando a recoger más de 200 posibles curaciones llevadas a cabo gracias a la intercesión del Pontífice fallecido. Algunos cardenales, como el de México, Norberto Rivera, o el de Sao Paulo, Claudio Hummes, se han posicionado a favor de esta posibilidad, que también fue expresada durante la Eucaristía celebrada al día siguiente de la muerte del Papa, cuando el cardenal Angelo Sodano se refirió al Pontífice como Juan Pablo el Grande De momento, el Vaticano prefiere pasar de puntillas sobre esta cuestión, afirmando únicamente que la declaración de santidad será competencia exclusiva del nuevo Sumo Pontífice. No obstante, el propio secretario de la Congregación para las Causas de los Santos, el arzobispo Edward Nowak, se manifestó a favor de una inmediata beatificación, que incluso llegó a fijar para el próximo otoño. En medios italianos se va más allá, indicando que la fecha de celebración del nuevo santo podría ser la misma de su fallecimiento, el 2 de abril. ron de nuevo los gastos que se producirán durante la Sede Vacante, estudio llevado a cabo por el cardenal Sergio Sebastián. Precisamente, ayer salió a circulación un nuevo sello vaticano, que únicamente tendrá validez hasta la elección del nuevo Papa. La Santa Sede también ofreció datos oficiales de presencia de peregrinos durante las exequias por Juan Pablo II. Según el Vaticano, más de 3 millones de fieles llegaron a Roma entre el 2 y el 8 de abril. Entraron 21.000 en la basílica de San Pedro cada hora y el perío- do medio de espera en las filas para despedir al Santo Padre alcanzó las 13 horas. En la mañana del jueves pasado, la cola llegó a tener cinco kilómetros de longitud. Por la tarde, la práctica totalidad de los cardenales presentes en Roma participó ayer en la quinta misa en sufragio de Juan Pablo II que tuvo lugar en la basílica de San Pedro. En esta ocasión, la Eucaristía estuvo presidida por el cardenal brasileño Eugenio Sales de Araujo, arzobispo emérito de Río de Janeiro. Peregrinos polacos rezan ante el escudo de Juan Pablo II en San Pedro REUTERS