Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MIÉRCOLES 13 4 2005 ABC Sociedad Los cardenales españoles no apoyarán al mismo candidato en las primeras votaciones Sí se unirían en favor de un Papa de consenso proveniente de Iberoamérica o Centroeuropa decantarse por un italiano o por Ratzinger, mientras que Amigo y Herranz serían más partidarios de Hummes o Maradiaga JESÚS BASTANTE. E. ESPECIAL ROMA. A cinco días para que comience el Cónclave del que saldrá el sucesor de Juan Pablo II, los cardenales presentes en Roma continúan preparando la elección del nuevo Pontífice en la más estricta reserva. La autocensura impuesta por los purpurados para hablar después de las reuniones en la Santa Sede favorece la rumorología en uno de los precónclaves más abiertos del último siglo. Entre los electores, se encuentran seis españoles: el Camarlengo, Eduardo Martínez Somalo; el ex presidente del Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos Legislativos, Julián Herranz; el cardenal de Madrid, Antonio María Rouco; el arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo, y los eméritos de Toledo- -Francisco Álvarez- -y Barcelona- -Ricard María Carles- quienes han comenzado a perfilar sus preferencias ante el primer escrutinio, que tendrá lugar en la tarde del lunes 18 de abril en la Capilla Sixtina. Según apuntaron a ABC fuentes vaticanas, ninguno de los seis cuenta con posibilidades reales de resultar elegido en el Cónclave. Aunque se constata que el perfil de Carlos Amigo podría coincidir con las preferencias de buena parte de los cardenales electores, dichas fuentes estiman que el cardenal de Sevilla es un completo desconocido para la mayoría de los electores, lo que impediría una elección que se prevé rápida. b Rouco y Somalo podrían habla castellana y ligado eclesial y afectivamente con la Iglesia española. En el segundo, por la influencia que la teología germánica ha tenido en buena parte de los cardenales españoles, en especial de Rouco Varela. Estadounidenses, españoles y alemanes se perfilan como grupos capaces de delimitar mayorías y minorías durante las primeras votaciones. En las rondas iniciales, todo parece indicar que los cardenales Rouco y Martínez Somalo podrían decantarse por un candidato italiano, conocedor de la Curia pero con experiencia pastoral (perfil que encajaría con Tettamanzi y Scola) sin descartar la figura del alemán Ratzinger; mientras que Amigo y Herranz serían más partidarios de un Papa procedente de Iberoamérica (Maradiaga y Hummes, junto al cardenal de Lima, Juan Luis Cipriani, cumplirían estos requisitos. En el caso de un Papa del sur, también habría que incluir al cardenal de Bombay, Iván Días) La opción de Álvarez es una incógnita, así como la de Carles, aunque cabe la posibilidad de que este último vote por un candidato europeo del estilo de Schönborn o Kasper. El cardenal español Martínez Somalo sella las estancias papales Situación de la Iglesia Por otro lado, durante la octava congregación celebrada ayer, con la asistencia de 137 cardenales, ha comenzado un intercambio de ideas sobre la situación general de la Iglesia en el mundo y sobre la Santa Sede según precisó el portavoz vaticano, Joaquín Navarro- Valls. Los purpurados, siempre bajo la presidencia del decano del Colegio cardenalicio, Joseph Ratzinger- -quien, a medida que pasan los días, parece contar con más apoyos entre los príncipes de la Iglesia- examina- Candidato de consenso Fuentes cercanas a los purpurados de nuestro país indicaron a este diario que los cardenales españoles no votarán en bloque, al menos durante los primeros escrutinios. Sí podrían hacerlo más adelante, una vez comiencen a descartarse candidatos, siempre y cuando sus votos sirvieran para encontrar un candidato de consenso, preferiblemente proveniente de Iberoamérica o de algún país centroeuropeo. En el primero de los casos, por la posibilidad de contar con un Pontífice de Aunque se constata que el perfil de Amigo podría coincidir con las preferencias de buena parte de los cardenales electores, fuentes vaticanas estiman que es un desconocido para la mayoría, lo que no casa con una elección que se prevé rápida El nuevo sello vaticano, puesto ayer en circulación AFP