Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional MIÉRCOLES 13 4 2005 ABC Hombres de Hamás autoproclamados como las brigadas antivicio de los saudíes atacan a una pareja de enamorados y asesinan a tiros a una joven en una playa de Gaza Terror talibán contra una pareja de novios palestinos TEXTO HUGO MEDINA. SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. Pasear por Gaza puede resultar fatal si los paseantes son una pareja de novios. Las costumbres musulmanas no se parecen a las occidentales y Hamás se encarga de recordar que la Franja debería ser como Arabia Saudí o Irán, donde la policía antivicio regula la vida social. La última víctima de esta concepción excluyente del Islam ha sido Yusra al- Azami, una estudiante de 22 años que osó pasear con su novio por la playa de Gaza con la inocente y romántica intención de contemplar una puesta de sol. Su familia le dio un permiso especial para el paseo a menos de un mes de la boda con la condición de que una de sus hermanas la acompañara. Fue su primer y último paseo ya que Azami fue abatida a tiros por un comando antivicio al cuerpo que yacía en el suelo fue tremendo y no representa al Islam comentó indignado un estudiante. Ese y otros testigos estaban tan asustados que no se atrevieron a interferir. Esperamos hasta que los pistoleros abandonaron la zona y entonces telefoneamos a la policía y a una ambulancia continuó el estudiante. Detenidos Los hechos ocurrieron la semana pasada pero no se conocieron hasta ayer, cuando los reveló el diario The Jerusalem Post. La policía confirmó que ya ha detenido a dos de los atacantes y ha identificado a los tres restantes. Ésta no es la primera vez que los hombres de Hamas se convierten en policía antivicio Situaciones similares se han vivido en el pasado, especialmente durante la primera Intifada, a finales de los ochenta, y son más frecuentes cuando las penalidades de la ocupación son mayores. Se están comportando como los talibanes en Afganistán, pero no vamos a Un militante del Yihad Islámico asiste a una rueda de prensa, ayer en Gaza REUTERS Después de matarles, los asaltantes aún propinaron una paliza con bastones al cadáver de la muchacha permitirles que se tomen la ley por su mano porque no estamos en Afganistán, Arabia Saudí o Irán comentó un responsable de la policía palestina. Todos los atacantes pertenecen a Hasta la puesta de sol Azami, su hermana y su novio caminaron por la arena hasta que el sol se escondió. Enseguida volvieron al coche con la intención de regresar a casa antes de que terminara de anochecer. De repente aparecieron cinco hombres y los hechos se precipitaron. Varios testigos explicaron que los atacantes, a los que se identificó como miembros de Hamás, abrieron fuego contra el vehículo matando instantáneamente a Azami. Acto seguido propinaron una paliza con bastones y barras de hierro a su hermana y a su novio. Azami, que ya estaba muerta, no se libró de la paliza. Ha sido el crimen más horrible que he visto en mi vida. Lo que le hicieron una unidad de Hamás que dice que quiere preservar los valores del Islam en la Franja de Gaza continuó el responsable policial. Esperamos que Hamás nos ayude a localizar a los asesinos y a llevarlos ante la Justicia La familia de Azami asegura que en lugar de colaborar con la policía la dirección de Hamás da cobijo a los asesinos, mientras que varias organizaciones políticas palestinas aunque no todas han condenado los hechos mediante un comunicado conjunto. ALFONSO ROJO EL PERRO, LA FOTO Y LA BARRIGA U no de los supuestos axiomas del periodismo es que una imagen vale más que mil palabras No es verdad, porque lo nuestro es contar y no es a través de los ojos como el ser humano comprende las cosas, sino razonando, sopesando y poniendo en perspectiva. Digo esto a propósito de la foto del encuentro entre Bush y Sharón, que ayer iba en la Quinta de ABC y en la portada de los grandes periódicos del mundo. En la imagen se ve a Sharón con la mano tendida, avanzar a zancadas hacia un Bush que le espera a la puerta de su rancho texano, con su inseparable Barney como testigo mudo. El perro está quieto, expectante y es su presencia, unida al torpe aliño indumentario y la prominente barriga del primer ministro israelí, lo que induce a la confusión. Siendo una fotografía espléndida, es difícil concluir de su visión la crucial importancia del último encuentro Bush- Sharón. Es habitual que los presidentes norteamericanos reciban con honores y signos de amistad a los líderes israelíes, pero ayer- -además de eso- -Bush aprovechó la cita para subrayar que la paz en Tierra Santa pasa por la congelación de nuevos asentamientos judíos en los territorios que reclaman los palestinos. Hay quien recuerda hoy que el presidente de EE. UU. midió sus palabras y, para no desairar a su huésped, dejó caer a continuación lo que es un secreto a voces: la Administración Bush acepta y aprueba que Israel retenga buena parte de las colonias levantadas en Cisjordania, incluyendo las gigantescas barriadas y pueblos construidos en los alrededores de Jerusalén. Para esa inmensa legión de analistas y estudiosos, que apoyan sin mati- ces la causa palestina, tanto el muro de seguridad como esos asentamientos atentan contra los derechos históricos de un pueblo. Para acallarles, sería imprescindible que los israelíes no sólo se retiraran de Gaza y de de la mayor parte de Cisjordania, sino que se recluyeran detrás de las fronteras que tenían antes de 1967 y renunciaran hasta al último ladrillo conquistado en la Guerra de los Seis Días. El drama es que la paz no se fragua así. Primero, porque exige entre sus componentes uno tan etéreo, pero tan crucial, como la seguridad. Segundo, porque la Historia puede servir para justificar casi cualquier cosa. Sobre todo si la gente se empecina en elegir capítulos concretos. La roca que los musulmanes llaman Explanada de las Mezquitas y consideran sagrada, porque Mahoma se voló desde ella, es para los judíos el Monte del Templo, donde Abraham estuvo a punto de sacrificar su hijo Isaac. Hasta 1453, que en términos históricos es antesdeayer, Estambul se llamaba Constantinopla. La antigua Bizancio, la ciudad que llamaban Segunda Roma es hoy la principal ciudad turca y ni siquiera al fanático más desbocado se le ocurriría reclamarla de vuelta para la Cristiandad. Hasta podríamos hablar del Portal de Belén, pero eso será otro día.